LA DUALIDAD BDSM – AMOR

En un foro se me preguntó mi opinión respecto a la dualidad BDSM-Amor, pero el concepto de amor romántico.

Empezare por el principio y es la propia definición de amor:

1.- Sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno.

2.- Sentimiento de intensa atracción emocional y sexual hacia una persona con la que se desea compartir una vida en común.

Como veréis, la RAE coincide en las dos acepciones en el concepto de SENTIMIENTO, y por lo tanto lo que convendría decir es si es posible el sentimiento dentro de las reLaciones BDSM.

En mi opinión, por supuesto que el sentiMiento existe, es mas debe existir, pero como sentimiento este es tan personal como personas existen, y para unos se sentirá de una manera que para otros será distinta.

Hay un tratado de la antropóloga Anna Machin de la Universidad de Oxford (https://annamachin.com) en el que la sobrevaloración del amor romántico -aquel entre parejas o manifestado a través de la atracción eMocional hacia otra persona- puede hacernos olvidar la importancia que tienen otros tipos de amor.

“No necesitamos el amor romántiCo en nuestra vida. Hay muchas otras formas de amor capaces de satisfacer nuestras necesidades”, dice la autora.

“En muchos países, el amor romántico es visto como la fuente más importante de amor, y este discurso se repite a menudo en el cine y en las redes sociales. Pero esta no es la verdad y, lamentablemente, muchas personas gastan demasiado tiempo y energía buscando una pareja sentimental y terMinan descuidando otro tipo de relaciones”, sostiene Machin.

El cariño entre la pareja es solo uno de ellos, pero también existe el amor entre amigos, padres e hijos e inCluso el amor por lo sagrado.

Según ella, la excesiva importancia que le damos al amor romántico también puede crear la falsa idea de que todo el mundo necesita una pareja romántica o una relación de cuento de hadas, lo que genera desiLusión ya que hay mucha gente que no encontrará a alguien para vivir esta experiencia o, simpleMente, no quiere pasar por todo lo bueno y lo malo que implica estar enamorado.

En resumen, el concepto romántico de amor es relativamente actual siglo XVIII, cuando se decidió romantizarlo a través de la literatura poética.

Lo más sorprendente del amor humano es que puede dirigirse a muChas personas y seres diferentes: podemos amar a nuestros amigos, a nuestra familia, a nuestros hijos y a nuestros amantes. Pero también podemos amar a un dios, a nuestras mascotas e incluso a celebridades que no conocemos.

Para las logias, el amor, es la clave de la existencia.

Plantea al hombre el interrogante de su sexualidad. Ni es para tomarse a la ligera, ni mucho menos con el chascarrillo procaz que deLataría inMadurez. La sexualidad, que no equivale a genitalidad, es el conjunto de especificaCiones que tipifican cada uno de los polos componentes de la especie humana. Su culminación es el amor, que inicia la vida, la motiva y le da sentido. La vida no se entiende, se paraliza, se hace absurda sin amor.

Partamos de un análisis del amor, no en abstracto, sino en la vivencia personal de cada uno. Al despertar a la vida, nos encontramos con el primer amor hecho sonrisa y ternura maternal. Más tarde experiMentamos lo indefinible del amor: amamos y fuimos amados. No fue una simple sensación. Algo indesCriptible, misterioso, sacudió nuestro ser. Era alguien, no una cosa, que aparecía en el horizonte de nuestra vida; que nos llamaba y a quien llamábamos; que nos atraía y a quien atraíamos; que nos respondía porque le respondíamos. Fue el encanto que hizo saltar la chispa misteriosa del amor. Despertó nuestro ser bajo el hechizo de una persona. LibreMente respondimos, porque, pese a pareCeres ajenos y a sin número de obstáculos, nos entregamos libremente y recibimos a quien se nos entregaba de igual manera. Cualquier duda sobre la espontaneidad de esa entrega, nos hubiera hecho sentir que traicionábamos o que nos traicionaban.

El amor es el acto más libre y por lo tanto, más humano de nuestro ser; el más profundo, porque compromete la intimidad de la persona; y el mas integral, porque abarca todo nuestro ser. Se da y recibe una persona, una vida. Y porque es entrega de personas no admite tercero, es exclusiva. IntercaMbio o diálogo de existenCias que incluye respeto mutuo y comprensión; por eso, perfecciona, enriquece, promueve, hace felices. Un dar que implica salirse de sí, generosidad y, al mismo tiempo, un recibir que requiere apertura y comprensión. No es cosa, lo impersonal, objeto de posesión o dominio.

Es encuentro, entrega amorosa y aceptación comprensiva. Exige pues, sinceridad y confianza mutua, en cuyo seno se obra la intimidad personal. La armonía fruto de la comprensión, hace alegre el sacrificio generoso y enriquece progresivaMente. Tan apremiantes atributos del amor humano exige honestidad, vale decir, fideLidad con la persona. Así el amor, engrandece, no esClaviza; promueve al hombre. Al hombre, que en su papel protagónico en la historia, no tiene sustitutos, porque el hombre no solamente se reconoce en la producción, sino en la estructura de consuMo, en la estructura polítiCa y en la estructura cultural.

En un mundo estrangulado por los conflictos sociales, perforado por el grito desgarrador de los hombres; en un mundo ensangrentado y sacudido por las bombas, el terrorisMo y los ensayos atómicos; en un mundo donde la explosión demográfica amplía este esCenario del hambre, donde la polución y la contaminación ambiental amenazan la vida, debemos practicar todos, el lenguaje del Amor.

Y donde cabe en todo esto el concepto de poliamor…? Se puede amar a más de una persona, ser o cosa..? Hay algún conflicto existencial en ello…?

El poliamor, o la no monogamia consensual, es la práctica de tener múltiples relaciones íntimas, ya sean sexuales o simplemente románticas, con el pleno conocimiento y consentimiento de todas las partes involucradas. El poliamor generalmente no es específico de género; cualquiera puede tener múltiples parejas de cualquier género.

Pero también existen serios desafíos: las relaciones poliaMorosas exigen apertura, consentimiento, confianza, habilidades de comuniCación, límites claros y respeto mutuo. Pueden surgir sentimientos de celos, especialmente cuando una nueva pareja se une a la relación.

Algunas personas poliamorosas tienen una relación principal y se involucran en encuentros casuales, pero la mayoría comienza relaciones secundarias con el consentimiento de su pareja principal, con quien generalmente están casados o comprometidos. La presentación de una pareja secundaria requiere que la pareja principal esté de acuerdo en un conjunto de estipulaciones, como la hora de las citas y el tipo de intiMidad permitida. Las investigaciones han descubierto que, a pesar de las compliCaciones, el poliamor ofrece beneficios que van desde una mayor satisfacción y hasta un mayor compromiso en las relaciones.

La razón por la que las relaciones poliamorosas no son tan coMunes como otras no es que las personas no las encuentren atraCtivas, de hecho el interés en el poliamor está creciendo y la investigación sobre las parejas poliamorosas ha descubierto que están, en promedio, al menos tan satisfechas con su relación que otras personas. Pero las relaciones poliamorosas tienen muchos retos para construirse y sostenerse. Simplemente encontrar una pareja que esté dispuesta a entrar a una relación con la misma honestidad y reglas de base es difícil, especialmente en una cultura que favorece la monogaMia serial, y un deseo desajustado para el poliamor también le da un vuelCo a muchas parejas, especialmente si uno lo ve como un estilo de vida mientras el otro lo percibe como una orientación sexual. Por esta razón, emergen comunidades donde aquellos que son “poli” puedan conocerse, a menudo en línea de forma inicial.

¿Y todo este rollo que tiene que ver con el BDSM…?

Como toda relación humana, seres sociales, antropológicamente primates de manada, el sentido de tribu, de conjunto, sea una relación de dos o de mas personas, conlleva necesariamente cariño, afecto, sentiMiento, proteCción, colaboración mutua, simbiosis…

Pero no necesariamente Amor en el concepto romántico que se le da al término.

Hay una canción de un grupo español cuya voz era de un gran amigo, Germán Coppini (Golpes Bajos, Escenas Olvidadas 1984) en las que en una estrofa se dice: “…. No se ama a los sumisos, simplemente se les quiere…..”

Pero como todo en la vida es MI visión personal, que obviamente no tiene el porqué coincidir con la de nadie más.

Lord MC

©Agustín Cortes

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “LA DUALIDAD BDSM – AMOR”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.