DEL DAR POR EL CULO AL MACHO

(Conversaciones escuchadas al azar, en diversas fiestas BDSM)

Consideración primera: Cuando, consensuadamente, se da la vuelta a la tortilla en el tema del coito anal heterosexual, y la mujer, que normalmente es la que recibe, le da al hombre por el culo… dado que la mayoría de mujeres no tienen pene, es preciso que use un consolador de arnés.

Primera conversación oída: Hombre desconocido, vestido con tejanos negros y chupa de cuero: “De veras que hoy tengo ganas de que me den por el culo, pero ya sabes que no me va nada todo eso del rollo gay…”

Mujer, vestida con mono de látex y con una fusta de todo a cien en la mano: “Vale, cariño. Entonces, cuando lleguemos a casa, me pondré ese consolador con correas que me regalaste en nuestro aniversario y te voy a dejar el culo como un pandero.”

 

Segunda conversación oída: Pedro, supuesto “Amo” hablando con Juan, otro de su cuerda: “¡La mujer de Alberto le ha dado por el culo con un consolador! ¡Le ha dado por el culo, ¿me oyes?! ¡Es un calzonazos…! ¡Un mariquita! ¡Y se atreve a llamarse Amo!”

 

Consideración segunda: Cuando una mujer le da por el culo a un hombre con un consolador de arnés, esa es para ellos una situación muy delicada, especialmente si esa pareja forma parte de lo que habitualmente se llama la comunidad heterosexual “normal”. Porque, muy a menudo, los de su entorno (si se enteran de lo sucedido) tienden a considerarlo como un acto sexual homosexual (una “mariconada”, como dirían los clásicos). Y eso no es cierto. Aunque la verdad es que los hombres muy machos acostumbran a pensar que su misma masculinidad corre peligro con tan sólo pensar en meterse en algo que pueda ser considerado como gay… y no digamos si en lo que piensan es en que una mujer (la suya, quizá) les de por el culo con un consolador. Pero el que a un hombre le de por el culo una mujer no cosa de gays: se mire como se mire eso sigue siendo sexo entre un hombre y una mujer… o, en otras palabras, sexo “normal”… heterosexual. Y, desde luego, es algo con lo que pueden disfrutar ambos, y mucho, siempre que haya habido antes la comunicación necesaria entre ellos  para consensuar el acto, y siempre que este se realice con la comodidad y cuidado necesarios para que el receptor se encuentre a gusto.

Desde luego, no es buena idea el que ella sorprenda a su hombre saliendo del baño y entrando de sopetón en la alcoba llevando una polla de buen tamaño colgando del bajo vientre… con clara intención de usarla en su trasero. Probablemente, tal sorpresa sólo lleve a un rechazo y un disgusto. ¡Nada de violaciones anales!
Lo cierto es que el sexo anal es algo de lo que pueden disfrutar, y mucho, tanto el que lo da como el que lo recibe… si se lleva a cabo del modo correcto. Para empezar, hay que tener en cuenta que el culo, y el ojete en particular, tiene un montón de terminaciones nerviosas, que le pueden hacer sentir a uno  de maravilla si se las estimula adecuadamente… y si se usa la suficiente vaselina. Y, probablemente, el hombre se lo pase mejor que la mujer con la práctica del sexo anal, a causa de la glándula prostática que él tiene por ahí detrás. Es bien sabido que el hombre puede alcanzar el orgasmo con el toque directo y el estímulo a la próstata… ¡sin necesidad de que se toque, en lo más mínimo, al pene! ¡Y un orgasmo por estimulación de la próstata es algo fuera de este mundo!

Tercera conversación oída: Antonio, sumiso ocasional, vestido tan solo con un taparrabos de algodón negro: “Hola, Julia, ¿quiéres follarme?”

Julia, switch a la que ocasionalmente le gusta tirarse a tíos por el ojete, ataviada con unas sedas como de bailarina de la danza del vientre: “¡Vale, Antonio, pero yo me pongo encima… no veas lo harta que estoy del sexo del misionero ese! ¡Y te aviso que voy muy caliente…!”

Antonio: “No me has entendido, nena… ¡lo que quiero es que me des por el culo!”

Julia: “¡Oh, vale… entonces voy a la taquilla a por el consolador y la vaselina! ¡Y vete preparando el culo, que te voy a meter mi pollón por el ojete hasta que te corras! ¡Luego podemos cambiar de papeles, claro…!

 

Consideración tercera: ¡Y lo bien que se lo van a pasar…!

Etiquetas

También puede interesarte...

8 thoughts on “DEL DAR POR EL CULO AL MACHO”

  1. cristal50 dice:

    creo no hay nada mejor en una pareja hetero que la mujer le folle por el culo al hombre

  2. Nathalie dice:

    Mi amo me lo pide a menudo cuando jugamos y me regala ese momento de control que me pone a 200. Tras ser por un momento mi puntita, sé que me castigará aún mejor!

  3. Xivixman dice:

    Me encanta que me dé por el culo las mujeres me dejaría follar por todas me pone a mil

  4. Carlos dice:

    Es una autentica delicia.Lastima que cuando lo pides muchas mujeres se escandalicen y crean que eres un pervertido.Tienen asumido que el sexo anal es de homosexuales o para ellas pero que un hombre hetero les proponga que le penetren con un arnes no aceptan.

  5. STEF dice:

    mi novio es menor que yo, y hace un par de meses yo bromeaba con follarmelo por el culo (metiendole mis dedos), hasta que una vez me dijo el que si yo tanto queria hacerlo que lo hiciera, pense para mis adentros ” que esto de verdad esta pasando” debo decir que la idea me exito enseguida pero nunca lo habia hecho antes, y temia que si lo hacia el se volveria gay o algo, esa es la idea que uno de alguna forma tiene de eso, el caso es que empeze a hacerlo con suavidad y cada vez que estabamos juntos me lo pedia hasta que se hizo parte de nuestras relaciones sexuales, tengo pensado comprar un arnes, se que le va a encantar!. :), por cierto me encanta cuando lo tengo abierto de piernas mientras me lo follo con los dedos, supongo que a eso se le llama fisting.

  6. Gabriel dice:

    A veces hay una concepción errónea al respecto , si es sexo entre hombres si tiene relación con la sexualidad pero cuando es entre un. Hombre y una mujer está más relacionado con la demostración de dominio femenino sobre el sexo masculino , es una demostración del poder femenino sobre el , también muy relacionado con el castigo aplicado sobre los genitales masculinos una demostración clara de poder y dominio mediante la aplicación de diferentes golpes aplicados con rodillas piernas manos apretones , morder los testículos o la aplicación con diferentes elementos con fustas flageladores toalla húmeda sogas cepo testicular y más , me lo an echo muchas veces , y cada mujer que me lo a echo lo a disfrutado mucho , el placer de tener el dominio completo sobre mis huevos , y mediante ellos tenerme indefenso a su Merced y luego de divertirse con mis huevos si , con mis manos atadas en mi espalda doblado sobre una mesa me dan duro por el culo ,puedo sentir cada ves que me lo hacen el placer que sienten al dominar un macho a su antojo primero al divertirse con sus huevos y luego con su culo al penetrarme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Vídeos

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...