Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

CONFINAMIENTO BDSM: ¿En qué consiste y cómo lo podemos realizar?

Dentro del BDSM el confinamiento (“confinement” en inglés) es una forma de bondage que implica encerrar a la persona atada en un espacio reducido, lo cual potencia la restricción y su indefensión.

El confinamiento BDSM consiste en llevar el bondage un paso más allá, elevando tanto la intensidad de las sensaciones como el nivel de indefensión del/de la sub. Hay muchas formas de practicarlo, usando desde un armario o ataúd hasta una caja o baúl u otra clase de elemento dentro del cual pueda caber una persona. Si se desea añadir un nivel más alto de restricción y mayor sensación de indefensión podemos asegurar el habitáculo dentro del cual confinamos a nuestr@ sub con candados, clavos o usando una cerradura si dispone el elemento de ella.

Usar un contenedor que disponga de tan poco espacio que obligue al/a la sub a adoptar una postura contraída e incómoda resultará en un mayor sentimiento de sumisión y de nerviosismo ante una vulnerabilidad aún mayor, máxime si aplicamos cierres y seguros que impidan la huida.

El confinamiento puede ser una forma de castigo, dado que produce una sensación claustrofóbica muy intensa, aunque también puede ser una forma de objetivización, ya que “guardamos” a nuestr@ sub cuando terminamos de jugar con el/ella hasta que queremos volver a usarl@ otra vez.

Si mientras dura el confinamiento situamos juguetes sexuales y vibradores por el cuerpo de nuestr@ sub podemos agregar una tortura sexual al juego, si usamos dispositivos a control remoto podremos castigar a nuestr@ sub a voluntad mientras permanece confinad@ e indefens@.

Si confinamos al/a la sub con los ojos vendados, llevando una mordaza que le impida hablar, aplicando en su cuerpo un bondage muy restrictivo u obligándol@ a llevar juguetes sexuales o incluso reteniendo un enema, las sensaciones de la experiencia ganaran muchísima intensidad.

Respecto a las medidas de seguridad es muy importante que nos aseguremos de que el/la sub pueda respirar dentro de donde lo/la vayamos a encerrar, si el habitáculo carece de ventilación deberemos practicarle unas vías para prevenir que al/a la sub le pueda faltar el oxígeno.

En estas circunstancias algun@s subs son propens@s a sufrir ataques de ansiedad debido a la sensación de claustrofobia, por lo que debemos tener preparado un método que nos permita liberar rápidamente a la persona confinada si algo va mal o la persona sub desea pausar el juego.

Debemos tener en cuenta, más aún si la persona está amordazada, que cuando el/la sub se encuentre confinad@ le será muy difícil comunicarse con nosotr@s, por lo que tendremos que idear un gesto de seguridad que pueda usar, como una campanita o botón que de pitido al pulsarse.

A la hora de confinar a nuestr@ sub en un espacio verdaderamente reducido, que obligue a adoptar posturas estresantes, debemos tener cuidado de no forzar las articulaciones y vigilar que el cuello y la columna vertebral no soporten una tensión excesiva que pueda ser peligrosa.

Antes de realizar el confinamiento debemos acordar el tiempo que durará el mismo y cronometrarlo. Cuanto más angosto sea dicho confinamiento la duración del mismo deberá ser menor para prevenir luxaciones, esguinces y dolorosas molestias derivadas de las posturas de estrés.

Bajo ningún concepto deberemos dejar sin vigilancia a un/a sub que se encuentre confinad@, dado que necesitamos estar pendientes para liberar a la persona al primer indicio de que algo anda mal. Es recomendable mantener la temperatura ambiente fresca para evitar sofocos.

Ilustración: hakaba

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.