VOLVERÁS

Volverás, quieras o no quieras volverás, y me refiero que por mucho que reniegues del BDSM, volverás porque la cabra tira al monte, volverás porque todos volvemos, porque te gusta tanto… has tenido dichosas experiencias en el mundo BDSM, has tenido una satisfacción física y mental que ya no podrás dejarlo atrás, y por mucho que te empeñes, TE GUSTA, y no ni hay vuelta atrás, naciste así y eres del reservado club de BDSM.

En algún momento de nuestras vidas, decidimos dejar el BDSM, los motivos pueden ser varios, desde desidia, aburrimiento, complejo de culpa (y de esto voy a hablar en otra ocasión), gente toxica o malas experiencias, accidentes, amor… decidimos dejar del BDSM para siempre, no es “me hago un break” y descansar un poco, pues no, decidimos que ya esta bien de BDSM en nuestras vidas y lo dejamos completamente.

Al principio de dejar el BDSM, nos engañamos, y lo suplimos con querer llevar una vida “normal” entre las vainillas y el resto de gustos que sobrevive en este planeta, pero poco ha poco hay algo que nos falta, como un hormigueo incesante, poco a poco nos vamos dando cuenta de que nos falta algo importante, y por mucho que lo intentemos tapar con cosas como el deporte, el cine, el matrimonio, la familia, los videojuegos, una pareja, o los doritos con queso picante, no conseguimos taparlo.

Por que intentamos llenar ese hueco que hemos dejado vacío con cosas “normales” cosas que hacen los vecinos y familiares, pero ese hueco no hay forma de rellenarlo con cosas efímeras e insustanciales, con vicios modernos, modas ecológicas o filosofías orientales, porque al final te das cuenta que te falta lo que te gusta, que no es otra cosa que el BDSM.

Supongo que muchos os estaréis acordando de las veces que lo habéis dejado y estaréis reconociendo que esto del BDSM no se deja, si amas el BDSM, no lo dejas, si has tenido la fortuna de conocerlo bien, en condiciones y con gente que merece la pena estar, no lo dejas, por mucho que reniegues, al final vuelves a redil, por que amigas/os míos, la cabra tira al monte.

Tengo la teoría que con el BDSM se nace, ¿por qué? Hay miles de “vicios” diferentes, pero este del BDSM es el que nos gusta y nos gusta de verdad, esto no es un helado de chocolate especial de la temporada de verano que comes por gula, esto es BDSM y como ya dije en otra ocasión, no estamos locos, es que lo llevamos en la sangre. Esto no es como el tabaco que lo “puedes” dejar, porque no te puedes montar una sesión cada hora como fumarte un pitillo. Esto es BDSM y es lo que te gusta, por mucho que te lo niegues.

Recuerdos las dos veces que lo he dejado y me he apartado del mundo BDSM, las dos veces han sido porque encontré pareja y trabajo estable y por respeto a ella, lo dejé, decía que lo que tenía que hacer era tener una vida “normal” (un carajo una vida normal, los “normales” están todos locos, pero locos de atar) Y las dos veces he vuelto y con más ganas. No se si me explico bien, pero para mi no es como cuando vas a una de esas reuniones de BDSM amateur que pueden ser cualquier cosa menos BDSM y acabas hasta las narices de algunos individuos que no tienen ni idea, esa horda de cutres que te asquean y del cabreo, no vuelves a verlos más, ni a ellos ni a sus presuntos “eventos”, pero eso te lo quitas con otra reunión donde la gente si sabe y les gusta de verdad el BDSM. Esto es más como un intento de “reformarse”, aunque no hay nada que reformar, es que lo llevas en la sangre, es el vicio que mas te gusta, el juego que mas amas.

Lo bueno y lo malo es que cuando vuelves, vuelves a por más, y eres como un torrente y te ilusiona todo y todos, cada aspecto nuevo del mundo BDSM y personalmente hay que ir más despacio, todo te parece nuevo y maravilloso y aprender cosas nuevas del mundillo, pero vuelves a fin de cuentas, porque como he dicho la cabra tira al monte.

Se de gente que me ha dicho, -lo dejo, me he cansado, o estoy harto-, y después nos hemos vuelto a ver en algún evento y nos hemos reído de aquello. Sé que hay gente que lo ha pasado mal y ha tenido experiencias negativas, por que ha caído en las manos de impresentables que no saben lo que es el BDSM y han salido de allí corriendo para no volver más. Os recuerdo que ese tipo de gente no practica el BDSM, por mucho que alardeen de ello, practican el sadismo puro y son enfermos mentales peligrosos, esos degenerados son un peligro para todos y no podemos culpar la actitud de las víctimas de esos enfermos.

Hay gente que les llama la atención, este nuestro mundo BDSM, por puro morbo busca a alguien que los inicia, lo prueban, pero no les gusta, es normal que no vuelvan a practicar, ya que no es algo que les guste o les llame tanto como pasar de la primera vez, está muy bien experimentar con cosas nuevas y diferente. Sé que hay gente que no lo practica y que me lee, a ellos decirlo que esto del BDSM no es una secta religiosa ni un partido político, por que esto no es una droga ni nada por el estilo, esto es un estilo de vida, un juego erótico que vas mas allá del el látigo y las cadenas, es un sensual mundo que si os gusta os llena tanto que es difícil dejarlo atrás, y recuerdo anécdotas de gente octogenaria que foscamente ya no podían practicarlo, pero que seguían viviéndolo y disfrutando del mundillo, por que los viejos practicantes del BDSM nunca mueren.

En mi caso fue un lo dejo y vuelvo, lo dejo y vuelvo a seguir, al final yo decidí que seguía en el juego, pero de cuando en cuando y a tomármelo tranquilo, y eso me ha recompensado en esta época en la que estoy metido de lleno en el mundo BDSM.

Así que si estas pensado en dejarlo, porque quieres ser normal, con una esposa o un marido, niños, perro, casa hipotecada familiar, coche a pagar al banco, ver el canal infantil porque tus hijos te secuestran la tele, escuchar las necedades de vecinos impresentables, visitas familiares que no se van, más niños gritando (los normales están locos), decirte que te lo ahorres, por que al final la cabra tira al monte y  decirte que VOLVERÁS.

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “VOLVERÁS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *