VAMOS A METERNOS OTRO POCO CON LAS PERSONAJILLAS ESAS DE LAS “amas” FINANCIERAS

Miré los muros de patria mía/
si un tiempo fuertes, hoy ya desmembrados/
por la carrera de la edad cansados/
por quién caduca ya su valentía.

Estos versos de Quevedo, que cito de memoria por lo que puede haber alguna palabra no textual, vienen al caso para describir la ciénaga actual que es el bdsm. Que sí, que hay excepciones, que hay peña maja que entra, que los que hacen ruido son la escoria, que tal y que cual. Pero qué queréis que os diga… comentaba antes del fin del mundo que estamos viviendo con el Amo y sin embargo amigo BITELCHUS que si yo me tuviera que introducir en estos tiempos en este mundo de locos y pervertidos me recluyo en un convento.

Y es que nos hemos convertido en trinchera y martillo de algunas prácticas turbias, o, peor aún, vulgares y chapuceras. Trinchera y martillo dentro de nuestras posibilidades, es decir, teniendo en cuenta de que  es una mierda de espacio lleno de tochos abandonados de un tipo gordo que no recibe un fustazo desde tiempo inmemorial. Y es que, en palabras del Quevedo del siglo XX Joaquín Sabina, “hoy ya retirado/ solo robo y mato/ por necesidad”.

Recapitulemos; yo sólo me muevo un poco en twitter, no estoy en fetlife ni similares. Tampoco salgo por el ambiente, salvo alguna cosa, que diría aquel. En esa red abundan personajillas que denigran el bdsm hasta límites infinitos y vive Dios que no queda sino batirse contra ello, en palabras también de Quevedo, dichas éstas por el GRAN ARTURO PEREZ REVERTE. Bueno, me comentan que en esa red y en todas, que como el coronavirus se contagia todo muy rápido, pero hablo de lo que conozco.

IMPORTANTE. Tengo un gran respeto por las profesionales del sector, e incluso a algunas llamo amigas. Creo que son necesarias y un motor de estos juegos. Pero de quienes voy a rajar… digo, a hablar, no son ni profesionales ni saben del bdsm más que yo de física nuclear. Son listas del parchís que ni se lo curran, de una cara de cemento sólo acorde con su vulgaridad. Hacen daño a la comunidad y a los 4 desesperados que se la pegan.

“Pero hombre, Spirit, cómo dices eso, qué pruebas tienes para decir semejante cosa?”.

¿Pruebas? Nunca nadie me lo ha puesto tan fácil. Solo vamos a coger un par o tres de mensajes al azar y el castillo caerá por sus débiles cimientos. No diré nombres ni pondré impresiones de pantalla por una mera cuestión de elegancia, pero todos los mensajes son reales. Vamos por el primero:

Una tal “X” pone tan tranquilamente:

1.Tributa para llamar mi atención.

2. Escríbeme. Ya.

3. Si no contesto, vuelve al paso uno.

Voy a la cuenta y sólo tiene un tuit más; su dirección de paypal.

Si esto fuera un examen y hubiera que hacer un comentario de texto, diría que ya está hecho por sí solo, pero vamos a desarrollarlo para que no nos pongan un cero o un diez sin más. Ya he dicho otras veces que yo soy catalán. En contra del dicho popular, los catalanes no somos tacaños. Lo que sí es que tenemos un sentido del gasto desarrollado; no nos importa gastar si es por alguna causa, a cambio de algo. Mentalidad fenicia, puede ser.

¿Qué nos ofrece esta tipa? Que paguemos. ¿A cambio de qué? De que no nos haga caso y volvamos a pagar. No sé vosotros, pero yo aquí no veo negocio. Bueno, para ella sí, pero yo tributo, en su cuenta de paypal, of course, luego presuntamente recibo la nada y luego… vuelvo a tributar. ¿Y volveré a recibir la nada? Digamos que no, que cual máquina tragaperras, al décimo intento recibo premio y me hace caso. ¿Y luego qué? ¿Seré suyo? ¿Cómo es, qué hace, qué relación tendremos? ¿Nos casaremos y tendremos hijos?

Venga, otra más. Esta es una de mis favoritas. Una tipa se crea una cuenta de twitter, donde dice algo así como “tributa, cerdo, soy una Diosa, bla bla bla”. Un único tuit. Pasan unas dos o tres horas. Parece ser que no contesta nadie, no me explico por qué. Y pone el segundo tuit, diciendo algo así como “vaya mierda de sumisos, no hay sumisos verdaderos, estoy muy disgustada bla bla”. O sea; nada de aprender las técnicas, alquilar un local, comprar material, anunciarse, hacerse clientela, que corra el boca a boca, etc… Pongo un tuit y a las dos horas me quejo de que el negocio va mal. Joder, ni la burbuja de las punto.com fue tan rápida.

Quien me siga en twitter sabe que de tanto en tanto me cachondeo de estas cosillas y pongo mensajes parodia sin mala intención, del tipo “sumisas de mierda, compradme tebeos, vuestro amo spirit quiere la primera edición de Batman” y cosillas así. Con los mismos resultados que el párrafo anterior, vaya mierda de sumisas que hay, ninguna es verdadera. Pues parece que da igual; ni se molestan en leer esos tuits; no hay día que una de esas amas financieras no me agregue en su lista, he incluso he recibido más de un mensaje a saco de que tribute porque soy un perdedor y es mi obligación que ella tenga sus bambas de marca o similar para ser feliz.

Que esa es otra, vaya nivel, Maribel, todas quieren ropa de marca o cualquier accesorio materialista inútil. Si alguna dijera que se le regale la primera edición de la enciclopedia francesa igual me lo pienso, pero todas con ropita y accesorios de la señorita pepis, qué vulgaridad, qué teen, qué superficial.

Y es que la vulgaridad es otro signo de marca de esta fauna. Faltas de ortografía y experimentos gramaticales por doquier, insultos y órdenes de transferencias y promesas de vídeos y calcetines usados en plan industrial, con copia y pega de lo mismo todos los días. Que no se lo curren teniendo sesiones presenciales ya está mal, pero es que ni estando todo el día delante de un ordenador son capaces de escribir algo mínimamente ingenioso y diferente.

No soy el único del gremio que recibe los cantos de sirena de quienes quieren dominar mi cartera. Ya dije que mi cartera tiene 3,1416 euros, un botón sin ojal y un tebeo de Batman que tengo repetido. (¿Qué hace un tebeo de Batman en tu cartera, Spirit?”-Para espantar a los criminales, que son supersticiosos y cobardes, pero eso no viene al caso). Decía… que estas tipas van a saco a todo aquel que twitter les ponga por delante de cuentas afines, en base a no se qué logaritmo de esos de matrix que les ofrece como personas de interés.

 

A sumisos con collar que tienen una relación sana que pregonan… mensaje de tributa, cerdo. A tipos que se burla y critica de ellas… mensaje de tributa, cerdo. A un tipo de Cuenca que pasaba por allí… mensaje de tributa, cerdo. Que cansino, por dios, me recuerdan a mi cuando iba de discotecas de adolescente, pidiendo bailar a todas las féminas de la pista hasta que alguna me dijera que sí. Pero lo bueno es que dicen… ¡no me hagas perder el tiempo si no vas a tributar! ¡Como si tuvieran otra cosa que hacer que pescar incautos! Igual no se descubre la vacuna contra el coronavirus porque están distrayendo a estas tipas falsos sumisos con sus mensajes para luego no tributar en su famoso paypal.

Pero el tema se torna un poco más serio cuando otra de las características de esta fauna es su falta total de moral y escrúpulos. Ojo y cuidado con esto. Son muchas las que exponen datos privados a fin de vengarse de algún agravio que creen recibir. Que le has preguntado no se qué cosa y luego no has pagado los dos minutos que ha dedicado en responderte… tuit diciendo que cuidado contigo, que eres un falso sumiso y un pajillero y tal. Que has hablado con ella (y se supone que pagado) y luego te has ido con otra que te ha gustado más porque es el mercado, amigo… tuit diciendo que cuidado contigo y con los datos personales que te haya podido sacar. Y esto no es ninguna broma. También te digo que ya son ganas de perder el tiempo haciendo caso a estos personajillos, pero no te metas en jardines que luego no sabes cómo van a salir. Que estas cobran hasta por saludar.

Iba a poner más tuits y ejemplos, pero son todos lo mismo; que si me rio de tu micro polla (¿cómo lo saben? ¿Quién se ha ido de la lengua?), que si foto con unas bragas de marca que le ha regalado su sumiso (de marca del mercadillo y regaladas por su abuela, pero bueno…), que si pantallazo (al menos con datos ocultos) del ingreso de su sumiso, si quieres ser como él haz lo mismo (spoiler; no quiero, suponiendo que exista), etc… Por rematar un poco el tema, decir que esa es otra; aparecen supuestos sumisos animándonos a tributar y entre todos hacer feliz a su/nuestra diosa, cuentas que sospechosamente se actualizan a la par que las de la diosa principal. Lo siento pero si yo estoy con alguien lo último que quiero es compartirlo, egoísta, egocéntrico y humano que es uno, para ser feliz todos en la cómuna/ cuadra me quedo en casa.

 

Pero es que mucha diosa y mucho nivel de marca, pero la lucha por los pobres infelices que se prestan al rollo (que igual hago encuesta para saber si son tres o cuatro) es encarnizada, riánse ustedes de la guerra de las galias.

Este tema da más de sí, pero por hoy ya paramos. Con todo lo expuesto, que cada cual haga lo que considere, faltaría más. Mi consejo es que, puestos a pagar, tengamos una relación real (aunque sea ciber) y dentro de lo que cabe sana, con una profesional de verdad, que se lo curre de verdad y que no estafe al tun tun, exponiendo lo que queremos. Creo, por si hiciera falta decirlo, que este tipo de tipejas denigran y degradan estos mundos, dando una imagen irreal, turbia y chapucera de los mismos. Por eso, mucha profesional de verdad está harta y se ha retirado en espera de tiempos mejores. Otras se quejan de que no se separa el grano de la paja y al meterlas a todas en el mismo saco no tienen la voz que merecen. Y los sumisos añoramos los tiempos en los que una Señora de verdad lo era, no una niñata detrás de una pantalla a la que su prima Jenny le ha dicho que si pone 4 tuits con esto algún imbécil le dará dinero para pagarse los kalimotxos.

Hoy más que nunca….tengan cuidado ahí fuera.

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “VAMOS A METERNOS OTRO POCO CON LAS PERSONAJILLAS ESAS DE LAS “amas” FINANCIERAS”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...