Valores perdidos del BDSM

Hoy hablando con mi Señora sobre la presentación que tiempo atrás Ella hizo en la Libreria Mas Bernat de Barcelona de la archiconocida trilogía de “50 Sombras de Grey” donde el público , totalmente femenino, mostró una expectante curiosidad sobre el fenómeno de masas; me comentaba la pena que le supone comprobar la pérdida de aquel misticismo oculto del BDSM, del glamour, del necesario protocolo, de la mínima educación y de la sutil sensibilidad que siempre se ha destilado en nuestras “oscuras mazmorras” …
Todos estos valores se han perdido en estos tiempos.
Me preocupa ver cómo, aprovechando la avalancha de “50 sombras de Grey”, todo el mundo, fusta en mano, se apunta a la moda de considerarse Dómina. Un precioso corsé y unas botas altas parecen ser suficiente para ser llamada Ama.
Sin desmerecer el arte y oficio de la prostitución, tan arraigada en esta sociedad pero tan alejada del mundo del BDSM, sorprende ver como cada vez aparecen más y más anuncios en contactos de escort que suelen mezclar ambos mundos, de manera que por lo que cuesta el servicio, te sueltan un fustazo, te insultan y te maltratan.
Es una pena admitir que tiene razón, pero estoy segura que tras esta moda, no tan pasajera como se merecería, la esencia del BDSM continua viva. Las verdaderas Señoras, Amas, Dominas, disfrutan del maltrato de la fusta, de la humillación del cinturón de castidad y de la fortaleza de su Superioridad.

Autor: Clarisse de Nemours.

 

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “Valores perdidos del BDSM”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *