¿VAINILLA O BDSMERO?

Es una pregunta bastante particular… Para los que entran nuevos en esta revista y no saben lo que es una persona vainilla o la referencia os lo voy a explicar.

El término vainilla es bastante nuevo, es la forma distintiva que se establece para diferenciar a las personas que mantienen relaciones íntimas convencionales en vez de unas más fuertes. ¿Por qué Vainilla? La metáfora se basa en,  por ejemplo, cuando tú vas a una heladería normalmente escoges los sabores conocidos que sabes que te gustan en vez de probar algo nuevo por temor a que no te guste y desperdiciar tú dinero, la vainilla es uno de los sabores más elegidos y el más básico al igual que el chocolate o la nata, por lo tanto la metáfora es esa y la elección de dicho término para referirse a las personas que temen experimentar sensaciones más fuertes en su intimidad. Se contentan con los típicos besos en el cuello, caricias y la postura del misionero en lugar de probar cosas nuevas con su pareja, sea por los tabúes, por simple temor o comodidad.

¿Qué significa BDSM? El BDSM son las siglas y la referencia al Bondage; el bondage es la práctica de la inmovilización, sea con cuerdas, esposas, grilletes, cintas, etc. Disciplina; la disciplina se atribuye a un castigo o simplemente actos como tales para generar placer, azotes, ciertas posturas, juegos un poco más psicológicos, etc. Dominación; la parte Dominante tiene la responsabilidad dentro del lecho de marcar las normas siempre consensuadas por la parte sumisa activa,  la parte Dominante es la que dictamina, la que marca todos los pasos, lo que pasará en dicho encuentro y el que cuidará y se responsabilizará de la otra persona. Sumisión; la sumisión se  atribuye a la persona con una personalidad sumisa latente, la cual obedecerá y se pondrá en manos de la parte Dominante activa. Por último Sadomasoquismo; el sadomasoquismo tiene muchas escalas, principalmente su referencia es hacía el dolor patente dentro de las relaciones sexuales y se puede emplear de muchas formas distintas, siempre y cuando no pase del dolor/placer el cual se establece con los límites de las partes sumisas dadas sus preferencias y resistencia.

Una vez explicado esto comencemos. El BDSM no es que esté muy bien visto por la sociedad actual y por desgracia a causa de la película 50 sombras de Grey las personas lo han empezado a conocer de la manera que no es. Algunas a causa de dicha película le han cogido temor, otros lo han despreciado, y algunos lo han venerado y lo han empezado a practicar de la manera errónea. Por lo tanto, voy a intentar aportar algo de luz al asunto, explicar las diferencias, desenmascarar a personas que desprecian el BDSM o que no se imaginan que a la hora de la verdad, aunque sea de manera light, ellos también lo practican sin saberlo. Intentaré daros otro punto de vista, y aconsejar a personas novatas que han intentado introducirse en este mundo de la manera errónea.

1. 50 sombras de Grey, sus errores cinematográficos de su sinopsis, y la realidad

En 50 sombras conoces a un hombre exitoso, joven, atractivo con una obsesión por el control y unos traumas que dictaminan su vida. A una mujer que se encapricha y al igual que él se obsesiona con la otra parte protagonista y al ver los traumas intenta salvarlo.

En la película ves que la obsesión, el estilo de vida y sexual del Sr. Grey viene por traumas del pasado donde le pegaron palizas y apagaron cigarrillos en el torso de su cuerpo. Dicho protagonista acosa e investiga a sus “sumisas potenciales”, que son mujeres las cuales nunca han sabido de ese tipo de prácticas. Las manipula, las seduce y engaña para que acepten el ser sus sumisas ya que esa es la única manera de que ellas puedan estar con él.

Una de las cosas que han hecho bien, ha sido cuando el Sr. Grey le entregaba a la protagonista un contrato donde ella podía establecer los límites y el tiempo que ella necesitará para aceptar o declinar su proposición.

Respecto a lo demás, la película se basa en una mujer que trata de salvar a un hombre traumatizado que se oculta tras el BDSM ya que solo disfruta otorgando dolor a los demás aunque vaya acompañado de placer. En una de las secuencias ves como el pierde el norte y ella le hace la petición de que le enseñe hasta donde él estaría dispuesto a llegar y lo que le gustaría hacerle realmente, él la azota sin miramiento alguno infringiendo un máximo dolor a su compañera estando enfadado tanto con ella como consigo mismo.

Bien, para aclarar esto. Las personas que practican el BDSM disfrutan con ello, saben lo que es, lo investigaron y se introdujeron poco a poco en sus prácticas. Son personas sanas psicológicamente, sí que hay personas que tienen problemas graves psicológicos y se refugian detrás de ello para desahogarse o causar daño gratuito, pero las personas que son Amos y sumisas reales son personas normales y corrientes que simplemente necesitan experiencias más fuertes también por desahogo (siempre seguro y saludable) y por placer, algunas personas lo practican  porque se someten a mucho estrés en su día a día y son personas que tienen un carácter controlador y necesitan del BDSM para relajarse, ceder las riendas por una vez a otra persona y que les cuiden, mimen, los lleven al límite y de esa forma eliminar todo el estrés de manera placentera y segura. Los Amos son personas que adoran el control lo necesitan y disfrutan otorgándole a sus compañeros que se lo recompensan con su obediencia, la sensación indescriptible que tienen al ver la confianza y la entrega absoluta hacía ellos. Y ninguna de las dos partes se avergüenza ni quieren ser salvados, al contrario de lo que hacen los protagonistas de dicha película. Las personas reales practicantes llevan el BDSM en la sangre con mucho orgullo.

Otro de los errores y de los motivos por lo cual se mancha el BDSM, ¡nunca y digo nunca! Un Amo tocará a su sumiso cuando esté enfadado, bajo ningún concepto se practicará una sesión, sea doma, disciplina o cualquier otra cosa en ese estado. En el BDSM has de tener mucho control y a no ser que seas un sádico nunca causarás daño real a tú compañero, es algo inaceptable y que mancha varias de las normas las cuales son, “Sano, Seguro y Consensuado”.

En la película también ves como el Sr. Grey no duerme, ni deja que su sumisa le toque. En cierta forma es cierto que a algunos Amos no les gusta que sus sumisos les toquen sin permiso, otros no emplean vínculos “románticos” y por lo tanto no duermen con dichas personas, pero eso es un tema que tocaré en otro artículo para evitar hacerlo demasiado largo.

En resumen. la película es completamente errónea a pesar de que sí que haya algunas partes en las que sí que han introducido prácticas reales que, por desgracia, incluso las han introducido mal ya que han mezclado muchas formas de ser en una, como el 24/7, el sadomasoquismo, el Edgeplay aunque solo lo han plasmado como el control de lo que la protagonista come o el vestuario. pero ya es algo que está dentro de tal, y un gran etc. de cosas.

2. El BDSM real

El BDSM es un estilo de vida, no es violento por mucho que se puedan infringir castigos en los cuáles recibes algunos azotes, todo está pactado de antemano y la parte sumisa dispone de una palabra de seguridad, ella dictamina cuáles son sus gustos, preferencias, lo que estaría dispuesta a probar, sus límites y su grado de dolor. La palabra de seguridad sirve para que si en una de las prácticas ves que no puedes aguantar más a la que la dices la acción se para por completo, sea una doma, disciplina, castigo o bien simplemente el coito. También si la persona no quiere recibir disciplinas o castigos en los cuales se haya que infligir dolor físico, ella puede establecerlo y no recibirá ningún acto como tal.

El dolor que se infringe de todas formas no es como os pensáis, realmente lo único que notas cuando te azotan es escozor durante un breve momento y luego mucho calor, cuando recibes un azote sea con la mano o una herramienta en la espalda, en los glúteos, piernas, etc. Lo que causas es que la piel se hipersensibilice, la sangre bombea más rápido y se acumula en tus zonas erógenas causando más excitación y placer a la hora de recibir atención en esas partes, algunas personas incluso han llegado a eyacular solo al recibir los azotes sin la necesidad de ser tocados. Otro ejemplo son las pinzas en los pezones, suelen doler bastante más, pero sí lo aguantas luego cuando te tocan y lamen en esa zona sientes un alivio y un placer indescriptible, y todo lo que te hagan en los pechos/pectorales lo sientes en la parte íntima, ya que igual que con los azotes la sangre se dirige hacia esa zona erógena importante.

Por último en estas referencias, ¿sabéis que cuando estáis manteniendo relaciones y os dan una buena nalgada cuando estáis apunto de llegar al clímax el orgasmo se retarda haciendo que llegue con más fuerza después?  ¿Asombroso verdad? Pues esto es lo que os aporta el BDSM.

El BDSM te ofrece mil oportunidades, una de ellas la de conocerte a ti mismo de una forma que nunca podrías imaginar, el saber dónde están tus límites e incluso el descubrir que podrías superarlos, experimentar y sobre todo disfrutar.

3. Personas que no sabían qué practican indirectamente el BDSM

Muchas personas discriminan a las que practican el BDSM pero lo que no saben es que ellos mismos en la cama tienen matices sadomasoquistas. Una de esas personas era yo, yo no sabía que tenía esas inclinaciones, ni que lo practicaba en cierta forma. Nunca lo discriminé, al contrario, me llamaba la atención aunque no sabía realmente lo que era, en mi intimidad aunque fuera en parte sexo convencional era más duro y rudo, no había el romanticismo o las “guarradas” como dicen algunos. En mí caso era solo bestialidad y lo que no sabía es que la práctica de la asfixia, las nalgadas, el que me cogieran del pelo tan fuerte, y un gran etc. estaba denominado sadomasoquismo ya que se infringe dolor por mínimo que sea, imaginaros mi asombro al descubrir que incluso antes de saber lo que era ya lo practicaba en cierta manera.

Los escupitajos en el rostro, una lluvia dorada o blanca, los tirones de pelo, cuando arañas la espalda o te clavan las uñas, las inmovilizaciones con manos, la toma de control, la asfixia, los mordiscos fuertes y en según qué zonas, los insultos, cuando te disfrazas e interpretas por ejemplo el papel de enfermera y paciente y cosas por el estilo forman parte del BDSM, no os lo esperabais ¿verdad? Es lógico nunca puedes comprender algo sin realmente indagar sobre ello.

 

4. Iniciarse en el BDSM de forma segura

Muchas personas sobre todo en el género femenino han idealizado y buscado experimentarlo, pero de forma errónea, todas buscan a su Sr. Grey ya que tienen una fantasía idealizada con algo que no es real. Olvidaros de encontrar a ese empresario multimillonario buenorro que practique el BDSM y se enamore de vosotras porque no va a ser así.

1. Informaros por fuentes fiables, foros, blogs, páginas, o revistas de información (una podría ser esta misma de BDSM Hoy), leer libros, pero que hablen de verdad de lo que es, como podría ser la saga de Amos y Mazmorras. Con ella fue con la que aprendí y me di cuenta del todo de lo que yo necesitaba y quería realmente en mí vida.

2. Una vez estudiéis y os informéis como es debido podréis empezar a experimentar, lo recomendable es contactar con personas especializadas en el sector que realicen domas, ellos os podrán enseñar a identificar los Amos reales de los falsos ya que los segundos os podrían hacer mucho daño ya que se aprovechan de la falta de experiencia para causar daño a las personas. Otra opción es empezar a practicarlo con mucha calma o cuidado con vuestra pareja o con un compañero de vuestra elección, pero para ello tenéis que tener una confianza absoluta, nunca dejéis que una persona inexperta practique con vosotros directamente según que cosas como la asfixia o los azotes con flogger, varas, cañas, o látigo, os podrían desgarrar la piel interna. El bondage y shibari tampoco ya que os podrían quemar la piel y desgarrarla también, primero que practiquen solos y una vez realizado de forma segura podréis empezar a practicarlo poco a poco.

3. Siempre dejar claro los límites y los codewords.

4. Si no lo vais a hacer con vuestra pareja o amante, antes de poneros en manos de cualquier persona conocerla primero, ir concertando citas (no sexuales), simplemente encuentros donde se pueda mantener una conversación, tenéis qué estar plenamente seguros antes de poneros en manos de una persona con la que estáis empezando a tener trato, todo con calma y paciencia. No importa que tardéis dos meses en empezar, lo importante es que sea siempre sano, seguro y consensuado.

5. Por último dejar fluir las cosas, todo llega a su debido tiempo, tener en claro lo que queréis, y nunca tengáis miedo de experimentar, pero siempre con cautela.

Como suelo decir, el mundo es un misterio. La vida está llena de infinitas posibilidades, no tengáis miedo de surcar las olas que os ofrece y de vivir al límite sin vergüenza y con orgullo.

 

Texto y modelo: Sara Schmitt/Walküre

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “¿VAINILLA O BDSMERO?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.