UNA SESIÓN CON ROSAS

Un ramo de rosas, flores tan hermosas, tan cargadas de simbolismo… su aroma, su belleza, sus colores, pero también sus espinas. Se asocia una rosa con el corazón, la flor del amor, la dulzura, la amistad y la pureza; algunas personas asocian la flor de la rosa a la vagina de la mujer.

Existen numerosas especies de rosas, pero la mayoría tiene cinco pétalos, por tal motivo en ocasiones es flor satánica asociada al pentagrama, la estrella de cinco puntas, en algunas sociedades secretas la rosa es su símbolo.

Para vivir una sesión con rosas limpia muy bien sus espinas y sus tallos, desinféctalos si puedes, el pinchazo de una espina de rosa no es peligroso si está limpia, pero puede generar infección si tiene algún resto de suciedad.

Un ramo de rosas, hermoso regalo para tu esclava en algún día especial… y aún más especial si la haces guardar el recuerdo de “una sesión con rosas”.

Con la rosa puedes acariciar a tu esclava con suma suavidad, pasaras lentamente sus pétalos por sus pechos, por su espalda, por su vientre.

Con la rosa también puedes castigar a tu esclava clavándole las espinas en esos lugares que antes acariciarte; caricias con la flor, pinchazos con sus espinas; acaricia sus pechos con la flor, pincha sus pezones con las espinas.

Recordareis con ella que dolor/placer muchas veces llegan juntos; simbolizareis la existencia de lágrimas en una vida que puede ser hermosa.

Pero con rosas se puede jugar de muchos mas modos…. Imaginemos algunos.

Tu esclava con ojos vendados, sin que sepa que es lo que tienes en tus manos buscas que lo adivine… puedes utilizar el olfato primero… probablemente tu esclava con la fragancia lo adivine, si no lo hace puedes acariciarla con la flor y tras ello pincharla con las espinas.

Imagina el escenario de tu mazmorra lleno de pétalos de rosa, el simbolismo puede ser muy especial y preparar la sesión con rosas.

Puedes cubrir los ojos de tu esclava con los pétalos de la rosa. O puedes sujetar la rosa con algún adhesivo a su cuerpo, notando suavemente (de forma lateral, es un juego que debe efectuarse con prudencia, a veces conviene no dejar todas las espinas sino solamente algunas para evitar daños no previstos) el tacto de su flor, de su tallo, pero también de sus espinas.

Puedes colocar algunos pétalos, uno por uno, en su boca (no debe tragarlos por riesgo de atragantamiento), y besarla suavemente.

Podrías jugar con la cera de una vela, dejando caer la cera caliente sobre los pétalos que previamente has colocado en su vagina, en sus pezones o en su boca abierta.

 

Puedes atarla con una rosa entre las ataduras, un bondage utilizando rosas en algunos lugares genera un plus de belleza en tu sesión; según donde coloques la rosa y su tallo puede provocar una sensación agradable o el dolor de una espina.

Si adquieres las rosas con tallo largo podrías incluso “azotarla” con varias rosas (enseguida perderán los pétalos, pero esos pétalos extendidos por el suelo –o en la cama o lugar donde vayas a tener la sesión- tendrán mayor simbolismo)

También puedes tumbarla sobre varias rosas, al tumbarse sentirá el capullo de modo húmedo y frío, también percibirá las espinas y tendera a no apoyar por completo la espalda por el dolor que puede provocarla.

Ordenarla tumbarse sobre los pétalos, tan cargados de belleza… pero también sobre los tallos con sus espinas.

Con la espina puedes provocar una pequeña herida de la cual brote un poco de sangre, el contraste visual de la rosa roja junto a la sangre que se derrama tiene fuerte carga simbólica.

Puedes también jugar con las cosquillas… cosquillas eróticas con el capullo, con los pétalos, también con el tallo pasando por las axilas o en los muslos… y rozarla con la espina, en esa mezcla de agradable sensación y temor al dolor que puede ser provocado.

Con cuidado, juegos introduciendo la rosa suavemente en su vagina, dejando el tallo fuera para sacarlo despacio (comprobando que no queden pétalos en el interior, si quedan son fáciles de sacar)…. Y, según vuestras propias fantasías, la posibilidad de introducir el tallo, con alguna espina en su ano (prudencia en este juego, si la espina se desprende dentro puede generar dolor y dificultad de extraerla de modo suave).

Prepara tu sesión con rosas, que sobren, que sean las suficientes para jugar, y que sobre al menos una para guardar como recuerdo de los momentos vividos juntos en algún pequeño jarrón que permanecerá durante un tiempo como testigo de recuerdos de momentos vividos.

Tu esclava, ese ser que se entrega a tu voluntad, bien merece un hermoso ramo de rosas.

Autor: Algol LM

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “UNA SESIÓN CON ROSAS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...