UN MODO DE HACER ENTENDER EL BDSM A PERSONAS DEL MUNDO VAINILLA

Para personas que no se mueven en el mundo del BDSM, para seres que no fantasean con juegos que para nosotros son familiares, muchas veces les resulta difícil o imposible entender nuestra forma de disfrutar y vivir el sexo.

¿Cuántos de nosotros tenemos que silenciar nuestras fantasías dado que estas no serán entendidas? ¡Cuántas personas ven en nuestras prácticas algo absolutamente ilógico, de “tarados mentales”!

¿Te gusta que te azoten?… ¡tú estas loco!… ¡como es posible que te atraiga que orinen en tu boca!… el consejo inmediato, en ocasiones, es “tú necesitas un siquiatra”.

Hace un tiempo, con una amiga que no es de este mundo, le puse un ejemplo que hizo plantearse nuestra tendencia de un modo diferente… tal vez os pueda servir a alguno.

¿Comerías a puñados sal? ¿ingerirías limón crudo? ¿te apetecería un plato de chile, mostaza, Wasabi, ajo, cebolla y Jengibre?

¡Es evidente que no!

Tras ello otra pregunta…

¿Te imaginas el sabor de un pescado sin ningún tipo de sal ni condimento?… o prefieres ese pescado asado que cocinaste con un poco de sal, un poquito de cebolla, unos polvitos de pimentón y serviste en el plato con una rajita de limón.

¿Existiría la cocina Mexicana tal y como la conocemos sin ají, chile picante o Cilantro?.

En el BDSM no es el dolor ni la humillación el plato fuerte… el plato fuerte es la atracción generada por los instintos del deseo, el plato fuerte es la fascinación que en nuestra mente ejercen la necesidad de dos seres de comunicarse a través de emociones y sensaciones compartidas.

Ningún amante del BDSM le agradaría que un desconocido le escupiera en la calle sin el esperarlo, a ninguno que le golpearan un grupo de delincuentes, a nadie que le rajen con una navaja en la calle… eso sería como el comer a puñados la sal, o ingerir esos picantes sin más…

La mezcla de atracción, deseo, instinto, emociones compartidas… con esa dosis de dolor consensuado, de humillación comunicativa… es la sal, la pimienta, la especia de un delicioso plato sexual…

Para algunas personas de nuestro mundo el deseo sexual, sin esa dosis de especies o ingredientes es como el pescado hervido sin condimento, salsa ni aliño ninguno.

Eso si… el “cocinero” debe saber mezclar bien los ingredientes y colocar las proporciones correctas … la sal debe ser la adecuada, el limón el necesario… Una buena Ama, un buen Amo, debe saber entender el “paladar” de su sumiso para preparar esa obra de arte de creación que es una sesión en que se mezclan tantas emociones, tantas sensaciones y se despiertan tantos instintos…

Cuando esa mujer del “mundo vainilla” (que en su primera respuesta interpreto el mundo BDSM como una desviación mental que debía ser tratada)… escucho mi explicación… su respuesta fue un “curioso, no lo había visto de ese modo…” (nunca supe si probó en alguna ocasión… pero al menos su mente se abrió a una interpretación diferente).

 

Autor: Algol LM

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “UN MODO DE HACER ENTENDER EL BDSM A PERSONAS DEL MUNDO VAINILLA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *