TACONES ALTOS

-Quita Sam, me aburres.

Lady Nala se dejó caer en el sillón para descansar de sus altos tacones de plataforma, Sam la siguió y se puso a sus pies. Nala le acarició la cabeza.

– ¿Quieres continuar? – Sam hizo un gesto afirmativo con la cabeza.

-Desde abajo, y hazlo lento.

-¿Qué ocurre Nala, tu perro se ha portado mal?

Nala se levantó a saludar a César Romano dejando a Sam con la miel en los labios. Los dos se quedaron mirando a Sam que estaba deseoso de continuar su tarea.

-Míralo pobrecito, cómo te mira con esos ojillos de súplica, ¿no vas a dejar que continúe?

-Te estas ablandando César.

-Será la edad, además también quiero disfrutar del espectáculo.

-Pero qué perro eres.

-Yo no, perro ese que tienes ahí.

-Muy bien Amo, toma asiento.

Antes de sentarse, Romano preparó algo de beber y se lo llevó a Nala. Nala bebió un sorbo y se relajó disfrutando de la lengua de su sumiso.

-Tengo que pasarme más a menudo por aquí.

-¿Te gusta mirar César?

-Ufff… En fin volviendo a otros asuntos. ¿Qué fue de Falcón?

-Ni me hables.

-¿Problemas con tu amado?

-No es mi amado, simplemente me molesta que se me escape.

-Te está dando donde más te duele, en tu ego.

-Dame tiempo, yo siempre consigo lo que quiero tarde o temprano…

Autora: Lady Nala

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “TACONES ALTOS”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...