QUÉ ESPERAR DURANTE UNA SESIÓN FEMDOM

¡Por fin has dado el paso! Has investigado a tu Ama, has logrado contactarla, reservar la sesión, (en algunos casos enviar un depósito) confirmar y ahora finalmente estás a punto de disfrutar de tu primera sesión.

Probablemente estés muy nervioso, y eso es muy normal. Es probable que tu Ama pueda saberlo (porque casi todos los novatos están nerviosos). De hecho, eso significa que estás emocionado por la experiencia, ¡y eso es bueno! Además, a veces las personas ansiosas son más divertidas de asustar…

Seguro que te estás preguntando cómo comenzará la sesión. ¿Abrirá la puerta, te agarrará del cuello, te arrastrará, te arrancará la ropa y comenzará a golpearte?

Si bien eso es divertido en el porno fetiche, puedo decirte con total seguridad que esto no sucederá con ninguna Dómina de buena reputación. Tu primera sesión con una Dómina significa que ambos necesitáis sentirse el uno al otro.

Si bien es posible que hayas respondido muchas preguntas de manera online, es posible que se hayan omitido ciertos temas o que surjan nuevas preguntas por parte de la Dómina después de una segunda lectura de tu solicitud de sesión. Este es el momento en que se harán y responderán esas preguntas. Normalmente les gusta repasar los intereses y límites del sumiso nuevamente en persona porque  se puede leer mucho del lenguaje corporal de alguien mientras habla sobre sus intereses o antecedentes. Una consulta en persona puede proporcionar mucha información sobre cómo alguien realmente se siente acerca de algo, mientras que la mayoría de las personas no son tan reveladoras al escribir algo.

También durante este tiempo la Dómina responder cualquier pregunta que el sumiso pueda tener sobre ella o la sesión. Recuerda: esta es tu experiencia. No dudes en preguntar lo que necesites para tener la experiencia más completa posible. Y to se preocupes por tratar de actuar de cierta manera si ese no eres tú, hay que ser uno mismo.

Este tiempo generalmente cuenta también el tiempo total de la sesión, por lo tanto, es posible que desees hablar mucho, ten esto en cuenta. La mayoría de los estudios se alquilan por horas, y con frecuencia las Amas tendrán sesiones antes y después de ti, lo que significa que la duración total de la interacción que tenga con tu Dómina se limitará a ese tiempo. Algunas personas solo quieren conversar durante la mayor parte del tiempo de la sesión porque necesitan ese tiempo para entrar en el espacio y la escena, y eso también está bien. Solo asegúrate de tener en cuenta ese aspecto al decidir cuánto tiempo deseas para una sesión.

Y, por supuesto, sé cortés.Aunque es posible que ya te hayas molestado con esta mujer en numerosas ocasiones en online, esto no te da permiso para tocarla de manera inapropiada o llamarla “bebé”. La Ama probablemente te corregirá rápidamente si te sales de la raya. Es mejor si actúas como una buen perro desde el principio. Si tienes alguna pregunta sobre cómo debes comportarte, simplemente pregunta. El consentimiento es la base de todas las buenas relaciones BDSM. Algunas Amas permiten más caricias que otras. Solo pregunta.

Una vez que se realiza la consulta, la Dómina probablemente dejará muy  claro que el tiempo de juego real está comenzando. Ella puede preguntarte si necesitas usar el baño o tomar un vaso de agua antes de la sesión (todos los estudios bien equipados vendrán equipados con duchas, baños y agua). Después, lo más probable es que termines desnudándote por completo (dependiendo de la sesión), recibirás la palabra de seguridad y  más instrucciones, y comenzará la sesión.

Durante la sesión, siéntate libre de expresarte. Las personas con las que es más divertido jugar son las más expresivas: son más fáciles de leer y bromear. Gemir, retorcerse, hacer ruidos graciosos, ¡déjate llevar! ¡No tengas miedo de comunicarte! Lo hace aún más entretenido para ambas partes. Después de todo, probablemente estés explorando el mundo Femdom para explorar otro lado tuyo. No tengas miedo de soltarte y aprovecharlo al máximo.

Y si te sientes incómodo  durante la sesión, asegúrate de que la Señora lo sepa. Esto podría significar que tus extremidades se están adormeciendo, algo lo está empujando en el lugar incorrecto o que se hizo algo que termina lastimándote de manera improductiva. Hay muchas veces en las que te sentirás incómodo intencionalmente durante la sesión (como recibir un puñetazo en las bolas, si es lo tuyo), pero cualquier cosa que parezca incómoda involuntariamente (como tirar de un músculo) debe expresarse de inmediato. ¡No tengas miedo de usar tu palabra de seguridad en el uso previsto!

Al final de la sesión, probablemente terminarás con una cierta cantidad de cuidados posteriores. Hay muchas Amas que  disfrutan hablando de la sesión una vez que termina. Muchos sumisos pueden sentirse abrumados  después de la sesión y pueden tener dificultades para verbalizar lo que sienten. Eso es muy normal, has tenido una experiencia muy intensa y necesitas tiempo para recuperarte y relajarte.

 

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “QUÉ ESPERAR DURANTE UNA SESIÓN FEMDOM”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...