¿QUÉ ES EL BDSM?

Es el camino que me ha traído hasta ti.


Es un juego entre iguales que disfrutan marcando la diferencia.


Es lo que le hace el Sr. Grey a la totolhaba de la Anastasia de los cojones y que moja el coño a mucha gente.


Es una pulsión que me ha condicionado la vida, y que a veces tomaría una pastilla para no tenerla y otras veces bendigo no haberla tomado.


Es atar a tu pareja a la cama mientras la fusta del Dechalon está por ahí. ¿Por qué eso no iba a ser bdsm?


Es magia recíproca. La parte sum da su entrega, ciega. La parte Dom la recoge. Y hace algo bello. Quién lo probó lo sabe.


Es un mundo interior, donde no ha de entrar el mundo exterior.


Es un juego entre adultos consistente en la adopción de roles, rituales, protocolos y prácticas de dominación/ sumisíon, dolor y bondage, practicado siempre de forma sana, segura y consensuada. Si vamos a decir muchas cosas sobre qué es bdsm, está bien alguna más académica.


Es que te aten a una silla y te den la del pulpo y al acabar te besen como si no hubiera un mañana.


Es un postureo consistente en decir por ahí que no se es de verdad, da igual el rol que se tenga, pero especialmente amitos. Eso sí, mientras se tira la caña a todo nick que huela a fémina.


Es algo donde nadie va a hacer nada que no quiera. Pero sería una lástima no hacer algo que se quiere.


Es una pulsión de carácter sexual. Sexo sin sexo, o sin sexo genital, para ser más exactos. De carácter mental, de plenitud. Una conexión entre personas.
Es pasión, inquietud, pulsión, deseo….VIDA.


Es eso en lo que nos entretenemos mientras esperamos la muerte.


Es mi naturaleza, respondió el alacrán. -¿Spirit, esto a qué coño viene? -No te sabes la historia. Había un castor y un alacrán El alacrán le pidió al castor cruzar el río. -No, le respondió éste. Si te cruzo me picarás. -¿Por qué iba a hacer algo tan estúpido? Si te pico, nos ahogaremos los dos. El castor cedió y el alacrán, claro, le picó en mitad de la travesía. Mientras se ahogaban el castor le preguntó por qué había hecho tan estúpido. -Es mi naturaleza, respondió el alacrán. Pues ya sabéis de dónde viene la frase.

El bdsm es libertad. Libertad para aceptarse, conocerse, jugar.


El bdsm es comunicación. Expones tus deseos más oscuros. Estás indefenso. Te abres entregándonte. La otra parte recibe la entrega y hace algo sucio y bello. Hay que tener un nivel muy alto de intimidad para que sea intenso. Esta frase ha tenido 138 me gusta en twitter, no me la jodáis.


El bdsm es algo que me importa una mierda si tengo tus besos.


El bdsm es un conjunto de ritos  y protocolos que me paso por el forro porque sé lo que es importante.


El bsdm son ojos mirándote. Mirándonos.


El bdsm es el fruto del árbol prohibido que no puedes olvidar una vez que pruebas su amargo sabor.


El bdsm es un juego de locos y pervertidos entre gentes que no están bien de la cabeza. Bendita locura. Todo lo que se sale de lo convencional, es peligroso. Por algo será. Tened en cuanta que lo convencional es aceptar que 3/4 partes del mundo se mueran de hambre. 


El bdsm es sexo evolucionado. No he visto a ningún animal que lo practique. Tampoco he visto a ningún animal que construya hospitales.


El bdsm es miedo. Miedo puro. Nunca me vas a ver tan indefenso/a. Te muestro mis miserias, mi yo más íntimo. Ten cojones a gestionarlo.


El bdsm es una puta mierda. El bdsm es algo bello y útil. Es contradictorio, como todo en esta vida. Porque es vida. ¿Lo hemos dicho ya?


El bdsm son esas pasiones oscuras del alma que, en su momento, no pueden ser negadas.


El bdsm es la Baronesa Von Sadiquen con un látigo o el Sr. Grey en su mazmorra del amor y nosotros haciéndonos pajas. Porque una paja es sexo, y el sexo es vida. Porque el bdsm también son fantasías, y no es malo que sea así. Y es importante. Y somos nosotros.


El bdsm son dos amantes que quieren ir más allá.


El bdsm es un Dios entrando en un bar.


El bdsm es… no tengo ni puta idea. Toda mi vida he estado condicionado, deseado, practicado, reflexionado, estudiado esta pulsión y he llegado a esa conclusión. Que no tengo ni puta idea.


El bdsm es algo que necesito como respirar. 


El bdsm son findoms de pacotilla esperando que les pagues las coca colas… No, eso no es bdsm, por favor. Era broma, este es un blog de humor.


El bdsm es plenitud. Quién lo probó lo sabe. Te hace estar completo, si lo necesitas. Te hace ser mejor. Te incentiva. Te sube.


El bdsm es un/a sumis/a fuerte y seguro/a que se entrega a un/a Dom/a receptiva.


El bdsm es emoción. Es una montaña rusa de acción sin límite. ¿Te subes? No sabemos dónde llevará. Pero será grato, te hará mejor.  Por que será mutuo. Y el vértigo significa que estás vivo.


El bdsm es azar. Y la coincidencia es el lazo secreto que une al mundo. Ya lo hemos dicho. ¿Lo repetimos?


El bdsm son dos personas que tienen mucha complicidad jugando.

El bdsm es una estética, un postureo, unas botas, un látigo, una cruz, una pose, una dureza, una crueldad… porque las apariencias se inventaron para engañar.


El bdsm es una mente sucia y enferma al servicio de algo bello.


El bdsm es inteligencia. 


El bdsm es frustración. Por que la vida es frustración. Pero cuando llega, golpea dos veces. Le da sentido. Todo lo que importa, cuesta, requiere un esfuerzo. 


El bdsm es un acrónimo inglés que me importa una mierda. Yo me hice sumiso para no trabajar.


El bdsm es eso que hacían los maricas Leather en sus motos, yo antes lo llamaba sado maso.


El bdsm es algo imposible de explicar si no lo sientes. No le  puedes explicar a alguien que no lo sabe lo relajado que te quedas después de una sesión intensa. Lo que te has entregado. Lo que es el dolor y lo que significa. El bdsm es algo que o se siente o no se siente. No se es mejor ni peor por hacerlo, pero es así.


El bdsm es técnica. Pero si sólo fuera eso todo el mundo lo podría hacer.


El bdsm es amor. Y a quien diga lo contrario le mato. Y quien lo probó lo sabe.


El bdsm son detalles. Y el Demonio está en los detalles.


El bdsm son mujeres riéndose como las malvadas de los cuentos, sumisos sudando mostrando sus ojos, amas con el palo de la cocina, mantas en el suelo, sillas de cuero con velas, habitaciones de hoteles por horas, Reinos perdidos a 53 minutos en tren, garitos clandestinos con contraseñas, bares con lenguajes secretos. 


El bdsm es un lenguaje único y universal.


El bdsm es creer. Confiar. Entregar. Recibir. Y, por lo tanto, algo muy grato. Requiere una responsabilidad muy grande. Requiere una confianza muy ciega. Requiere ser mutuo.


El bdsm es complicidad, es sentimiento, es potenciar lo que dos almas sienten. Es tocar el cielo con las manos. 


Y debería acabar… parafraseando a Bécquer… bdsm eres tú. Pero no, bdsm no eres tú. Porque eres mucho más. Eres vida y sentimiento y tocar el cielo con las manos y sentir y vivir y disfrutar y jugar y ser y querer. Son personas inteligentes, sensibles, que se quieren, que se importan, que se desean, jugando. Y el bdsm sólo es una forma de expresarlo.


Tengan cuidado ahí fuera.


Spirit de Lady Monique de Nemours.

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “¿QUÉ ES EL BDSM?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...