NOS HACEMOS POPULARES

¿Me parece a mi que cada vez hay mas cosas BDSM en el mundo vainilla? Vamos, no es que te regalen fustas ni floggers en las tapas de los yogures, pero si es cierto que cada vez hay más gente que sabe (muy mal, pero conociendo algo del tema) de que va esto del BDSM y dentro del BDSM cada vez hay más gente, mas grupos más eventos (que más no significa mejor). ¿Se esta normalizando el BDSM?

Pues si mis queridísimos lectores de BDSMhoy.com, nos hacemos populares, esto ya no es cosa de fotógrafos de moda, pasarelas de París o Milán y la siempre recurrente villana de cómics con látigo, pinchos, látex y tacones que acaba teniendo un rifirrafe con el súper héroe de turno. ¿Estamos ante el inexorable camino de la normalización del mundo BDSM, o es la enésima moda fetish y BDSM que vuelve una y otra vez para importunarnos?

Esto no es nuevo, viene siendo gradual y ya pasaba del chapapote del 50 sombras de Grey, personalmente creo que el mundo del BDSM se vuelve cotidiano a cada día que pasa para la cultura popular, ya no es cosas de erotismo fetichista oscuro y tenebroso, ya no es cosa de vídeos de música transgresores con las imagines de látex y fustas, ya no es cosa de diseñadores y fotógrafos de moda que plasman sus deseos en la alta costura. La gente ha perdido el miedo ha sacar escenas BDSM en series de Tv, películas, libros y tebeos, eso si siempre muy light, siempre muy mascado para los morales ojos de los bien pensantes vainilla, pero no deja de sorprenderme la cantidad de detalles fetish y BDSM que veo sobre todo en el mundo audiovisual.

Escena Bdsm  en la serie de televisión Big Bang Theory

Sin ir más lejos hace un par de semanas viendo la serie de TV The Magicians, serie de magos universitarios algo gamberra, en la segunda temporada sale una escenita picarona con ciertos tintes BDSM, con profesora sexy y alumno de rodillas con las manos atadas a la espalda con unas cadenitas de plata, para curar las manos del alumno con un ritual mágico, el alumno irremediablemente se pone muy tierno (chandondo) y la profesora se da cuenta, ella no le da lo que el desea, no sucede nada más, pero la escena al completo es digna del maravilloso mundo del BDSM, sobre todo el detalle de la profesora al negarse a jugar. La serie que esta basada en las novelas de Lev Grossman (me tengo que leer los tres libros), la serie es bastante gamberra, con fiestas de universitarios con alcohol drogas y magia bizarra, donde los alumnos intercambian algo más que conocimiento mágico, relaciones homosexuales, de todo, bastante directo, pero fue el ejemplo BDSM que os he contado, y de la forma en la que se ha realizado lo que si me llamó la atención.

Como he dicho antes, esto se vuelve popular y esta normalización ya pasaba venia de antes del aluvión de 50 sombras de Grey lo manchara todo llevando a la gente vainilla una errónea concepción de lo que es el verdadero mundo BDSM, y que te vengan a dar lecciones sin que uno las necesite, con un bagaje pobre a causa de esta normalización.

Esto sucede cuando una persona que no tiene ni idea de BDSM se pone a escribir sobre el tema y hace más mal que bien, hace que un montón de inexpertos se crean los dioses del BDSM con esa imagen torcida y nublosa de la realidad. Pues mucho antes de que el rico Grey y su abultada cuenta bancaria existiera (recordemos que solo era un fan fiction de la saga de Twilight con algo de BDSM light), ya había gente que había traspasado ese tabú de sacar escenas BDSM light en su arte.

Esto no es mas que otro ejemplo (y no es el último) de como el BDSM se mete en el mundo vainilla, ya no se cuela para escandalizar y llamar la atención, ya esta ahí, listo para que se vea, para dar ese toque picaron y fetichista que el sexo, las drogas y el rock and roll ya no dan.

¿Y es bueno que se normalice?, pues yo diría que si pero con matices. Y pensareis “que este tío que escribe nunca esta contento con nada”, pero dejad que me explique. Cuando una cosa se convierte en común, cualquiera hace uso de ella, se vuelve anodina y pierde calidad, sobre todo cuando los que no tienen ni idea del tema les da por hacerlo, pongo un ejemplo, la música rap, el hip hop, el raggae y los ritmos latinos cuando se popularizaron a nivel mundial como algo común dio pie al ragetton, ese horrible engendro y atentando musical, chabacano que todos los días salen cientos de canciones de eso, a todas horas en todos los móviles y coches de cientos de anodinos, aburridos y vacíos fans de “eso que llaman ragetton”. Pues al BDSM, le puede pasar, cuantas imitaciones de las nefastas sombras de grey hay en las estanterías de las tiendas de libros o web de libros electrónicos, pues eso es lo que pasa cuando una cosa se vuelve popular y todos quieren aprovechar su escaso talento para subirse al carro, como el palo selfie, como los blogs de internet, como las redes sociales, como las apps de contactos y como todo en este siglo XXI, se abusa tanto de ello hasta que se quema y deja de ser algo popular, acabando en un rincón o pasado de moda.

Pues al BDSM le puede pasar lo mismo, yo espero que no llegue a ese punto de populismo y que siga en la fina frontera de lo que es llamativo y el tabú, esa fina línea que hace que sigue sorprendiendo gratamente a los que amamos el BDSM… pero me temo que mi fe en los simples mortales es muy escasa y la raza de cutres hace tiempo que nos rodea. En cuanto empiecen a aparecer cervezas artesanas (por cierto ¿por qué todas estas cervezas artesanas hipster saben igual?) con títulos como 50 sombras de cebada o BDSM de malta, es señal inequívoca de que se esta yendo todo al garete, señal de que el BDSM esta en hasta en las galletas del supermercado y que todo va a bajar de nivel, todo absolutamente todo lo que nos gusta que acabaremos encontrando dildos y fustas en tiendas de chinos y podríamos acabar viendo unas botas altas de tacón con chándal, o hipster de internet diciéndonos a nosotros que no sabemos nada de BDSM (aunque esto ya esta sucediendo).

Y ese el peligro de la globalización de la cultura, la saturación del mercado y la sobreexplotación de algo. Como ejemplo os diré que las fotos fetish de los años 20 y 30 tienen un millón de veces más morbo que cualquier foto de modelo en látex donde el fetichismo se ha perdido en mil capas de Photoshop creadas ayer mismo.

Me gusta que cada vez haya más detalles de mundo BDSM en el mundo vainilla, pero puede acabar como os he contado y lo peor es cuando la moda se pase, porque se pasará y arrasará con todo, dejando el mundo BDSM como el día después de un apocalipsis nuclear, aunque los más fuertes y amantes del BDSM sobrevivirán así hasta el siguiente ciclo.

Me gusta que poco a poco esto vaya a más, que tranquilamente más gente se vaya uniéndonos, pero no que de la noche a la mañana, por culpa de gente que no sabe del tema, de una novela que es errónea o de una moda el BDSM acabe echo unos zorros que por culpa de esto, como las cientos de muñecas rotas que la cultura popular y el mercado capitalista ha destrozado.

Siento ser tan negativo, pero el camino es parecido a demasiadas cosas que ya he visto, de todas maneras, aún queda mucho para mis profecías, así que a disfrutar de cada regalo que unos valientes nos meten en el mundo vainilla.

Nos hacemos populares, para bien o para mal.

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “NOS HACEMOS POPULARES”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *