HISTORIA DEL BDSM: ENTREVISTA A MONIQUE DE NEMOURS

Supongamos que tenemos un círculo perfecto, es decir de 360º, allí alguien está parado, justo a los 360º. A los 180º, hay otra persona parada, es decir a la mitad del círculo. El primero empieza a correr en busca del segundo, el segundo corre para no ser alcanzado. Ambos, perseguidor y perseguido, transitan el contorno del círculo a la misma velocidad. Seguro que al cabo de un tiempo, si se los observa desde fuera, se podrá apreciar que los dos corren deprisa, pero nadie podrá saber con seguridad quién es el que persigue y quién el perseguido.

Cuando llamé por teléfono a Monique de Nemours para conocerla y comprometerla a una entrevista, el círculo comenzó a gestarse. A la hora exacta que habíamos pactado nuestro encuentro me presenté en su sala, toqué el timbre y su asistente Albert me dijo que enseguida Monique me atendería. Por detrás de la cortina que divide el hall de entrada del primer piso de la sala, un perfecto suelo de madera retumbaba con sus tacones, estaba muy cerca de conocerla.

Se presentó franqueando la cortina con una pulcritud fetichista que supe admirar en pocos segundos: Zapatos de fino tacón y puntera de metal, pantalones de cuero negro muy ajustado, sostén también de cuero y también muy ajustado, lo que dejaba claro tanto vestuario ceñido al cuerpo era evidente, Monique poseía, como propietaria absoluta, un cuerpo hermoso. Me tendió la mano para que la saludara, cogí su mano con galantería, observé sus delicadas uñas esculpidas de rojo, sentí en su mano una temperatura cálida y me la llevé a mis labios, apenas deposité mis labios en su mano entendí que la carrera en círculo había comenzado…

– Dejemos en principio el ambiente profesional, me gustaría que los lectores de Sumissa tengan la oportunidad de conocer un poco más íntimamente a la mujer que yo tengo el gusto de tener enfrente. ¿De dónde viene Monique de Nemours?14

– Nací en Argentina, Buenos Aires, pero tengo nacionalidad alemana. Mi padre es alemán y mi madre argentina, además Alemania es un país al que quiero como mío y en el que viví muchos años.

– Entonces naciste en Argentina y luego de un tiempo emigraste hacia Alemania.

– No, primero viaje a Miami, estuve bastante tiempo viajando por Norteamérica, y por todo el mundo. Luego sí me quedé un considerable tiempo en Alemania.

– ¿Y esta afición hacia el fetichismo y el SM, arrancó con la melodía del tango?

– Esta afición nace hace tanto tiempo que ya ni me acuerdo. Para mí, y en mi caso, pertenecer al SM, o ser aficionado al SM, es algo que llevo en los genes.

– Esto significa que el SM tiene un protagonismo muy fuerte en tu vida. Tanto, me aventuro afirmar, que te debe ser difícil disimular ante tus amigos o familia, si es que disimulas.

– Para nada. Mi madre sabe perfectamente que soy Mistress, y sabe qué significa ser Mistress.

Mis hermanos, gemelos ellos, no sólo lo saben, sino que además me ayudaron en persona en las obras del estudio. El resto de mi familia, como son mis primos, primas, también lo saben. Y por supuesto, todos mis amigos. Todos los que me rodean saben que esto para mí es una gran afición, además de combinarlo hoy por hoy con un negocio.

– Sigamos un poco más con esto de los genes. En tu caso, ¿le has buscado origen a esos genes?

– Creo que esto me viene por parte de padre, alemán, frío, calculador. Y yo tengo la ventaja de ser mitad alemana mitad argentina. Entonces soy tan fría como los alemanes y tan apasionada como los latinos.

– Vamos a desmenuzar este tema de los genes que me parece muy llamativo, creo que es un punto de vista distinto, por eso lo vamos a explotar. En los comienzos de tus romances juveniles, llegó el primer beso, la primera carta de amor, el primer escaparse de mamá y papá para pasar una noche con tu amado chico, ¿qué hacían los genes dominantes con aquellos adolescentes?

– Desde luego, sin tener ni idea que era todo esto, los genes dominantes se manifestaban vacilando a los novios de turno, porque nunca tenía un novio, tenía varios. Entonces les decía a la hora que me tenían que pasar a buscar, a qué hora me recogían en el trabajo, y hasta les hacía que me llevaran al encuentro de alguna persona que yo bien sabía a ellos los ponía celosos. En una palabra, me gustaba putearlos.

Además en esa época trabaja mucho en medios masivos, fui portada de algunos discos de rock, trabajé en algunos programas de televisión e hice algunas cosas en radio. Con esta pequeña popularidad también jugaba con ellos. Tú como argentino recordarás la famosa Cueva, pues yo fui la fundadora de aquella sala tan importante en la movida porteña.

– Es decir que, un puñado de poder, te daba la autoridad suficiente para que tus genes desarrollasen todo ese instinto dominante. Así, buscando el lugar del instinto, ¿buscaste un lugar en el SM?

– Yo no lo fui a buscar, el SM siempre se pegó a mí. Fue surgiendo. Quizás porque la gente me ve muy desenfadada, muy fría. Pero a la vez muy apasionada con las cosas. A eso le sumamos que siempre tuve una figura muy aceptable, finita, delgadita, como una Barbie pero que le gustaba vestir de cuero. Mucha gente que me rodeaba me decía: por qué no te vienes a tal fiesta, no te vienes aquí, no viajamos allá. Y de fiesta en fiesta, viajando, conociendo gente, manejándome siempre con soltura y simpatía, fui introduciéndome en las fiestas fetichistas.

– ¿O sea, que le terminas de poner nombre una vez habituada a las fiestas fetichistas?

– No, ya sea nombres, como prácticas fetichistas SM, lo tenía en la intimidad con mi pareja de aquel momento, que primero fue un amigo, luego un amante, luego una gran relación. Hoy por hoy sigue siendo un esclavo mío. Con él fui recorriendo el camino del fetichismo y el SM, probando cosas, y aprendiendo mucho.

– Es decir que hubo una pareja que dio el marco apropiado para introducirte de lleno en este mundo.

– Exacto, esta pareja dio lugar a que yo desarrollara mis instintos, fue como el “conejillo de indias”. Además esta persona ya estaba iniciado, yo empecé a jugar con él, mejor dicho, él me enseñó a jugar. Lo bueno es que en esos tiempos comencé clavando agujas, no empecé haciendo un spanking, o poniendo esposas, fui de lo más heavy a lo más suave. Esto, claro está, sólo lo podía lograr con la confianza que una pareja te da.

– ¿Esto último se desarrolló en Barcelona?

– A esta persona la conocí en Barcelona, pero con él hemos viajado mucho, él fue mi acompañante en muchos de los viajes que te describí con anterioridad.

11– ¿En Barcelona nace Mistress Monique de Nemours?

– Sí. Todo comenzó colaborando en Roissy, como una broma. Alguien me comentó que existía una sala espectacular y que esta sala era dirigida por una mujer monísima. Este amigo no se equivocó, la mujer, Lady Carla, me pareció hermosa.

La conocí y me gustó su sala y le dije que quería aprender de ella. Reconozco que he aprendido mucho de ella. Siempre he dicho, que si de alguien aprendí en este mundo es de Lady Carla. Es una Señora a la cual le estoy muy agradecida por todo lo que me enseño.

– Cuéntanos tu paso por Roissy.

– Al principio no era trabajar, era colaborar. Hacía sesiones, pero no cobraba, sólo era por aprender más y por divertirme, no necesitaba cobrar. A decir verdad, nunca necesité cobrar una sesión para vivir, lo que sí pasaba es que en cada sesión me perfeccionaba más y más, y luego sí me convertí en Ama profesional.

Es decir que Roissy fue la puerta de entrada al gran mundo del SM. Terminé de descubrir este maravilloso mundo, (aunque sigo descubriendo día a día cosas maravillosas), en Amsterdam, en las impresionantes fiestas de la ciudad holandesa.

También, conociendo gente y siempre con esa necesidad corporal de viajar y ampliar fronteras, asistí a muchas fiestas en Londres. El hecho de viajar me amplió la capacidad de ver cosas diferentes que aquí, en España, no encontraba.

Creo que aún estamos muy atrasados en este país, por eso me alimento de las tendencias de otras ciudades más avanzadas en el tema, eso es viajar para mí, traerme las experiencias de otros países. De hecho podría decir que estoy instalada aquí, pero conservo mi grupo de esclavos en dichas ciudades. Cuando viajo, tengo una agenda preparada para todas las fiestas que me apetece asistir.

– ¿Te has puesto una meta, es decir, pretendes llegar a algún sitio como objetivo en esta actividad?

– Esto a mí me divierte, y además es fundamental en mi vida sexual. Por supuesto que al tener una sala también debo pensar en hacerla redituable, en principio esta yendo muy bien, y que siga bien es un objetivo de todos los días. En cuanto al resto, el seguir aprendiendo es un objetivo permanente. Ahora mismo te puedo contar que voy a ser sublime Lady de OWK, esto también es un objetivo que muy feliz me hace el haberlo conseguido.

– ¿Cómo se llega a ser sublime Lady?

– En principio lo que ellos te piden es que pases en su reinado una cierta cantidad de días con tu esclavo personal, te observan, y el tiempo dirá, según sus observaciones te admiten o no. Siempre la decisión te lo comunica la reina que como sabrás se llama Patricia.

– Es decir que no sabemos íntimamente cuales son las características que en una interna se debate para que ellas te nombren sublime Lady.

– En teoría, lo único en lo que se basan es en observarte cómo te comportas en una fiesta, en una sesión. Esto es fundamental para llegar a ser una sublime Lady. En las oportunidades que tuve de intercambiar algunas palabras con la reina, quedé encantada con ella. Hoy por hoy te confieso que para mí ir al OWK, es como para un niño ir a Disney. Me lo paso muy bien desde que llego hasta que me voy. Siempre participo de todos los juegos y actividades que se realicen con los esclavos que estén presentes en ese momento. Este año, en junio, va a ser mi coronación.

– O sea, hay una fiesta en la que oficialmente te nombran y te coronan sublime Lady.

– Vamos a ver, la coronación es una forma simbólica, aquí nadie te coloca una corona, ni te ponen una banda. Simplemente te nombran, subes al escenario, te dan un pasaporte y un titulo como que perteneces ya al reino.

Los dos seguíamos corriendo en círculo, a la misma velocidad, una velocidad impuesta por palabras, y también suplantadas por profundas miradas en los momentos donde es necesario una pausa. Cruzaba sus piernas con mucha seducción, allí me parecía correr en el círculo mas lento que ella, pero cuando sentía su aliento muy cerca por detrás reavivaba la entrevista y, en consecuencia, mi velocidad dentro del círculo.

– ¿Qué es un esclavo personal para ti?

– Aquel que está pendiente de mí las 24 horas.

– ¿Tienes muchos de esta categoría?

– Tengo dos.

– ¿Te ha pasado que alguien, una vez dentro de una sesión, haya confundido esto con prostitución? Y si ha sido así, cuéntanos cómo reaccionaste.

– Sí, me ha pasado. Aquí mismo. El esclavo estaba en el potro, atado, muy excitado. Y me dice: “Por favor, déjame lamerte”, no le contesté, y se puso un poco pesado. Me acerqué al oído y le dije: “¿sabes una cosa?, esto no es una casa de putas, aquí se hace lo que yo diga respetando los límites que en el cuestionario tú me has puesto, así que continuamos como yo quiera o ya te puedes ir”. Cuando me dijo: “Sí, mi Ama, continuemos”, acto seguido la cara le voló de un lado al otro.

– ¿Y todo quedó como parte de la sesión, o se puso más pesado?

– Se puso más pesado, porque insistía. Esto puede pasar, y te explico porqué. Puede que muchos tengan fantasías fetichistas, entonces ven a una chica vestida de cuero o de látex y creen que porque pagan tienen el derecho a pegarse el polvo. En este caso la sesión siguió, pero al irse me pidió disculpas y me confesó que su ilusión era pegarse el polvo con una chica vestida de cuero. Aquello terminó bien, pero hay que ir con cuidado, también sé que estas cosas pueden terminar en un grave problema.

– ¿Qué tipo de medidas tienes para apalear estas situaciones difíciles?

– Albert, mi amigo y asistente, está siempre detrás y atento a lo que pudiese pasar. Además estamos conectados con alarmas de seguridad.

– Digamos que el anterior fue un caso en el que no te apetecía tener ningún tipo de contacto sexual. Ahora bien, si alguien te gusta, ¿concedes algo sexualmente?

– Es un problema mío y de la persona en cuestión, para eso soy Dómina, y dentro de una sesión decido todo yo.

– Vamos a suponer que viene un esclavo y te pide que hagas esto o aquello, según lo que te digan o te pidan, ¿sientes más placer al ver que al esclavo le gusta algo que a ti te apetece mucho hacer?13

– Para empezar, no acepto que ningún esclavo venga y me diga hazme esto o aquello. En todos estos años llevo una normativa de trabajo. Por ejemplo, nunca se me ha visto la cara en ninguna revista, ni siquiera en mi propia web, entonces cuando llegan aquí, esperan que Mistrees Monique les abra la puerta, es allí cuando se encuentran a Albert. Como habrás visto hay fotos mías en la entrada, y ahí mismo descubren cómo es Monique. Luego rellenarán un cuestionario para dejar sentado cuáles son sus preferencias y sus fantasías, cuál es su nivel, si está iniciado y qué experiencia tiene, es decir que el cuestionario es muy, pero muy amplio, como para que no quepan dudas de su perfil. Antes de ver a esta persona, Albert me acerca el cuestionario, lo leo perfectamente y si realmente me interesa conocerlo, salgo a conocerlo. De ahí acepto que esa persona se introduzca en el mundo de mi estudio y en tener una sesión conmigo. Cuando comenzamos a jugar, siempre rigiéndome por el cuestionario, hago la sesión como a mí me apetezca. En cambio, si no me interesa, también salgo a darle las explicaciones de porqué no lo acepto en el estudio. Te aclaro que esto último, por regla general, es lo que menos sucede.

– Volvamos al caso anterior, al que se equivocó. También, supongo, había llenado un cuestionario. ¿Están los que mienten?

– En ese caso queda claro que mintió, por lo general son los menos, pero hay de todo. En cuanto a los cuestionarios te puedes encontrar de todo, hay cosas de locos y otros cuestionarios que suelen ser muy divertidos. Lees cuestionarios que dices “esto va a ser la peña marinera” y resultan que terminan siendo sesiones de lo mas aburridas, porque te encuentras con esclavos que no son nada expresivos. Yo, al menos como Ama, pretendo, y me gusta, que los esclavos sean expresivos.

– ¿Expresas el Fetichismo y el SM a niveles artísticos, es decir, realizas actuaciones u otras cosas que tengan que ver con el arte y el SM?

– He colaborado con una afamada Dómina de la escena española. He participado en performances, el último ha sido en el Kamasutra en Amsterdam.

– ¿Y en el futuro?

– Tengo ahora actuaciones para un sitio de intercambios de parejas, te aclaro que a mí el tema de intercambios no me llama para nada la atención, simplemente es que este sitio es el más importante en este tema, y la dueña es muy buena amiga mía. La idea es realizar una pequeña demostración sobre cómo es una sesión.

Todo surgió porque ella está conectada con gente muy maja que quiere incursionar un poco en los conocimientos del Fetichismo y el SM, y me propuso a mí realizar una demostración. Luego tengo algunas actuaciones en San Francisco, durante tres semanas, pero esto lo quiero dejar picando ahí. Y en medio de todo esto, los viajes a Amsterdam y París, allí, tengo a mi muy estimado manager Jean Luc Bernardini, que me dirige en todo lo que concierne a ambas ciudades.

– ¿Has hecho vídeos?, y si no lo has hecho, ¿tienes intenciones de hacerlo?

– Nunca los hice, aunque me lo han ofrecido. Supongo que más adelante, si la propuesta es seria, me lo plantearé como una posibilidad. Pero siempre luego de la publicación del libro Fetish Art que, según Robin Cay, en unos seis o siete meses estará listo. Además dicha presentación la haremos en Barcelona.

– ¿Y alguna cosa más como musa inspiradora?

– Julian Peiró, periodista de un medio muy conocido, está escribiendo un libro titulado “Yo, la Dómina”. El hilo conductor de la historia es una Dómina que le pide a sus esclavos que le dediquen poemas. El genérico de los poemas se titula, “Destino, lujuria”. En realidad es un libro con poemas Sadomasoquistas y fetichistas en casi toda su extensión. Con Julian nos une una gran amistad y junto a las tantas charlas que hemos tenido decidió basarse en mí para escribir este libro.

– Qué bueno es que se publiquen estas cosas en planos como la poesía, es una distinguida y romántica forma de expresar lo feliz que puede ser cualquiera viviendo sus fantasías.

A propósito de esto, ¿ Por qué crees que la gente esconde esta fantasía con tanto celo, como si los que nos dedicamos a vivir plenamente esta fantasía, u cualquier otra no convencional, seamos seres extraños? 15-1

– Creo que aquí la gente tiene una doble moral. Por ejemplo, hace unos días recibí un mail de un señor confesándome que le encantaba este tema, que deseaba ir a más y superar sus propios límites, pero, me decía: “tengo un problema y es que no puedo tener marcas porque entonces qué le explico mi mujer”.

Le respondí que en principio sería más que interesante que le contara a su mujer cuáles eran sus fantasías, por supuesto si no se empieza por el principio, difícil lo iba a tener, pero esto es impensable que suceda, con esto creo que te resumo cómo se vive, lamentablemente, el SM en España.

Estamos más que atrasados en comparación con otros países de Europa. Pero creo que con el tiempo esta actividad se irá desmistificando, como ha sucedido con la homosexualidad. La gente en España tiene que entender esto como un juego, y no llenarlo de calificativos que lo descalifican.

– ¿Dominación a mujeres realizas?

– Sí, lo hago. Por lo general ellas vienen con su master, esto es lo más frecuente. Además, algunos masters, me ofrecen a sus esclavas por si alguien me solicita una esclava para una determinada sesión.

Estábamos sentados en el mismo lugar que el esclavo que quiere solicitar una sesión con Monique se sienta. Un amplio sillón desde donde se puede apreciar al completo el primer piso de la sala. Un decorado que de tan espectacular “estorba”, además de candelabros majestuosos con velas encendidas que acompañaban nuestras miradas allá donde éstas se dirigieran. Sumido en estas turbaciones estaba cuando me invitó a descender por una pequeña escalera al subsuelo de la sala. Ustedes perdonen la obsesión por la figura del círculo, pero una vez descendimos al subsuelo sentí irreversible su sombra atrapando a la mía, era en verdad un lugar mágico. Allí, mientras apreciaba el impresionante mobiliario sin dejar de imaginar la utilización de cada espacio, continué…

– Es una sala muy bonita y donde se puede dejar a la imaginación volar y volar tanto como ella quiera. ¿Qué significa este estudio para ti?

BDSM ESTUDIO es el hijo que no he tenido, es mi realización como mujer. Ya te digo, quizás el día de mañana tenga la necesidad de tener hijos, es algo que pensé, pues bien, con tantos niños desamparados en el mundo adoptaría uno seguro.

– Sigue, por favor, contándonos más sobre BDSM STUDIO.

BDSM STUDIO se promociona por Internet y en Sumissa, allí se puede encontrar toda la información que se desee averiguar. No es una sala convencional abierta al público. Sólo se puede acceder a él mediante una cita previa. Lo pueden hacer todos aquellos que deseen vivir esta eximia fantasía.

El timbre sonó. Miré a Monique como preparando una fuga inmediata en caso de que la hora y el día coincidan con alguna sesión. Me dijo que me quedara tranquilo, que era una Dómina que utiliza su sala free- lance para realizar sus sesiones. Desde el subsuelo astillaban mis oídos el encantador glamour de otros tacones.

Subimos hacia el encuentro de aquella dama. En segundos la sala fue invadida por un perfume dulce que acompañaba a la hermosa y esbelta figura de Lady Ayesha. Nos saludamos y ella también extendió su mano para saludarme, por supuesto operé de la misma manera y con la misma galantería que minutos antes había obrado en el saludo hacia Monique, besé su mano suave.

Estaba por dejar caer mi cuerpo en el sillón cuando el timbre volvió a protestar una presencia más. Una morena de ojos rasgados y dueña de una distinción irresistible sumó un trébol de féminas capaz de hacer perder algo más que el propio control, era Mistress Edel, que también me extendió su mano llevándose como vuelto el calor de mi aliento que empañó su mano y selló el saludo…

A los pocos minutos ambas mujeres entregaban su belleza a las calles de Barcelona, se habían ido, no sin dejar una estela que, de tan espesa, confundía sus ausencias.

Lady Ayesha, Mistress Edel, Mistress Winnifred de Amsterdam, Mistress Mariana, que además es manager de Demask en Amsterdam, y Mistrees Foxy , utilizan BDSM STUDIO para sus sesiones.

– Seguro que con la apertura de BDSM Studio me perdí la oportunidad de vivir una excelente fiesta de inauguración, si es que la hubo.

– Por supuesto que existió tal fiesta, y nos lo pasamos muy bien. Estabamos Jean Luc, con su esclava, Mistress Micha con su esclavo, Mistress Winnifred con esclavo, Lady Ayesha con su esclavo Kor, Albert mi asistente, mis dos esclavos personales y muchos amigos más de España y del exterior. Ya te he dicho que BDSM Studio está abierto para los amigos, y seguro que tú, como la Revista Sumissa, tendrán un lugar siempre que se haga algún brindis por este maravillo mundo.

– Gracias Monique, todo lo que nos ha contado ha sido maravilloso. Me ha servido para que los lectores de Sumissa puedan darse perfecta cuenta de quién eres. O al menos espero que a ellos les haya servido tanto como a mí, que me aventuro a decir que esta entrevista me ha salido redonda, como un círculo perfecto de 360º.

Cuando se conoce a alguien con tantas cosas que contarte, con puntos de vistas tan claros y con el altísimo nivel humano que esta mujer posee, es cuando se siente que una carrera en círculo debe terminar, para que empiece otra, y para que vuelva a empezar otra y otra más. Por lo menos a mí me parece maravilloso haber sido, como en este caso fui, atrapado por esta encantadora mujer en esta una nueva carrera en círculo que para mí es el intercambio humano entre dos, o más personas, lleno de inquietantes palabras, más la presencia errante de las miradas y la quietud de acero del respeto, sobre todo cuando esas palabras transitan por un vestuario tan delicado que convierten sus letras en los singulares términos de fetichismo y sadomasoquismo.

Una entrevista de: Andrés Casabona, para la Revista Sumissa. 2005.

Etiquetas

También puede interesarte...

3 thoughts on “HISTORIA DEL BDSM: ENTREVISTA A MONIQUE DE NEMOURS”

  1. alfred dice:

    Con razón encuentro química contigo. Igual llevo el Tango en mis venas Pasional. Gólgota Tormenta Esas cosa Mias. Y por otro mi formación militar Prusiana de n un Ejercito Latino. Amo Argentina

  2. alfred dice:

    Quisiera contactarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...