MI PRIMERA SALIDA

Era una tarde normal, estaba realizado mis tareas domésticas de servidumbre, de repente escuché que mi Señora me estaba llamando, dejé corriendo lo que estaba realizado y me presenté ante mi Señora. Me ordenó que me sentara y me pospuso que le acompañarse a un viaje a mi Señora y otra Señora amiga suya,  sin pensarlo un segundo le respondí que si, mi Señora se emocionó igual que yo, era mi primer viaje juntas, cuando estaba terminando de asimilar la buena noticia y me iba a disponer a continuar con mis labores domésticas, me volvió a llamar y en mitad del camino me volví, mi Señora me dijo: ” durante del viaje te vistes de nena para salir a la calle”. De repente le respondí siiiii, vale Señora, mí Señora me respondió que nos teníamos que poner las pilas y preparar el  vestuario, le respondí que si Señora.

Me puse a terminar lo que estaba haciendo, pero ya, en mí mente no podría parar de pensar en los preparativos que tenía que hacer, me hice una lista mentalmente y a los pocos días se la comenté a mi Señora, hubo cosas que estaba bien puestas en la lista mental y otras me faltaban o no tenía en mí mente. Me dijo que tenía que prepararme un uniforme para estar sirviendo a mí Señora en el apartamento, también  me acompañó a buscarme los accesorios que debería llevar puesto, era todo muy emocionante y placentero y viendo poco a poco, que me estaba haciendo con mi ajuar de cosa de sissy, teníamos todo planeado, el medio de transporte, el alojamiento, lo teníamos todo bajo control,  los días iban pasando y el momento se iba acercando.

Llego el día antes de la salida del viaje, me pasé por la casa de mi Señora, para ultimar los detalles y quedar a la mañana siguiente. ¡Qué nervios tenía, era mí primer viaje con mí Señora! Íbamos a visitar amigos de mi Señora del mundo BDSM, me encontraba yo con emociones encontradas, algunas  de incertidumbre y otras deseosas de poder estar junta mi Señora y poder disfrutar de un fin de semana de BDSM total, me encontraba que no cabía dentro de mí misma.

Llegó el día siguiente, nos vimos a la hora acordaba en el punto de encuentro,  desayunamos antes de emprender el viaje, mi Señora me preguntó que cómo estaba, le respondí muy educadamente, “Señora estoy como una moto”, mi Señora sonrío, y recuerdo que me dijo, “anissss nena, tu tranquila que los vamos a pasar muy bien”, terminamos de desayunar y  cogimos el tren, ya estábamos en marcha en  una aventura con mí Señora.

Durante el trayecto me iba hablando, mi Señora de los planes que teníamos y los compromisos que debía cumplir de chico y de sissy, llegamos a nuestro destino y enseguida nos fuimos para el apartamento, y una vez que estábamos ya a solas, mi Señora abrió su maleta y me dijo, “nena ya sabes, a servicio y te coloca el CB”, así procedí, me metí en el baño y me puse mi CB, cuando salí del aseo me arrodillé y le hice entrega de la llave del CB, mi Señora me ordenó que me incorporase y me dio mi lencería y mí camisón y me dijo: “dúchate y te preparas para esta noche y descansa un poco”.  Así lo hice, me duché y me acosté en una cama, al rato  escuché a mi Señora de llamarme, me había quedado dormida, pero eso era lo de menos, ya tenía que ponerme a prepararme, maquillaje y todo los demás…  empecé con el maquillaje, después me vestí y por último me coloqué los accesorios, los collares y pendientes, ya estaba lista, mí Señora también estaba lista para salir.

Tube que ir a baño, me estaba orinado, en realidad eran los nervios que tenía dentro de mí, era la primera vez que iba a salir vestida de chica a la calle, no se cómo podía mantenerme en pie, mi Señora me decía “tú tranquila, que no te va a pasar nada, disfruta del momento y la experiencia”, y yo decía dentro de mí, sí claro, es fácil decir eso, sin esta en mí situación.

Mi Señora abrió la puerta y me dijo: “venga a la calle, que vamos a llegar tarde al evento”, ya no había vuelta atrás, salí por la puerta, empecé a bajar las escaleras, ahora mismo pienso en ese momento y no me explico, cómo no baje rodando por la escalera, ya que no podría ya que mis piernas no paraban de temblar, eran los nervios de salir a la calle vestida de chica por primera vez. Abrió la puerta del portal mi Señora, yo inspiré hondo y me dije mentalmente ahí voy. Al  salir de la casa, no quería levantar la mirada, por pensar qué dirá la gente a verme vestida de chica, de pronto me empezó a venir varias ideas a mi cabeza: pensé ¿qué me puede pasar si voy con mi Señora?, mi Señora me defendería si alguien se metía conmigo, también pensé estamos en un país libre, ¿por qué no podía ir así vestida?, notaba que la gente se fijaba en mí, pero como mucha educación, no me decía nada, eso me daba confianza, también pensaba que estaba en una ciudad que nadie me conocía y también me tranquilizaba, con el transcurso de la noche me sentía más segura de mí, más tranquila y me atrevía a levantar la cabeza y mirar hacia el frente.

Llegamos a local donde ésa noche tenía un evento, mi Señora, me presentó a una Señora amiga suya, la saludé protocolariamente y a continuación entramos en el local, ¡¡¡guau!!! Era una sala de BDSM, y al momento me encontraba más tranquila, más segura de mí, estaba más cómoda, allí recibí un trato exquisito, la gente súper correcta y amable, después de evento nos dispusimos a salir a cenar, ya no tenía nada de nervios, me encontraba muy tranquila viendo que había sido bien recibido y por la calle cada persona va a los suyo sin entremeterse en los que hace la gente, por eso tengo que dar las gracias a mi Señora, por ofrecerme que la acompañarse a ése evento. Fue mi primera salida a la calle junto a mi Señora, también de tengo que agradecer a mí Señora  el apoyo que recibí en eso momento de nervios, GRACIAS SEÑORA.

 

Autor: Sissy Chantal.

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “MI PRIMERA SALIDA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *