MANJARES AFRODISÍACOS A LO LARGO DE LOS TIEMPOS

El que exista una íntima relación entre determinados alimentos y bebidas y el aumento o disminución de la capacidad amatoria subsiguiente a la comida es algo que casi nadie discute.  En cambio, sobre lo que sí hay discusiones es  a cerca de qué alimentos pueden ser considerados como eróticos. Y, naturalmente, a lo largo de la historia, la lista de alimentos, así considerados, ha ido variando.

Por ejemplo, en la antigua Roma, el poeta Horacio creía obtener potencia sexual por comer la carne de las liebres, de los jabalíes y de los erizos de mar. Por su parte, Plinio, el filósofo y naturalista, decía aumentar su capacidad amatoria con la ingestión de caracoles de río, huevos de gorriones y lenguas de gansos.

Otros compatriotas suyos, nobles romanos ellos, con la habilidad erectiva maltratada por el paso de los años y las nieves plateando sus sienes, confiaban en alimentos afrodisíacos tan dispares como puedan ser las ranas, los erizos, el pene de los lobos y la carne de un lagarto grande llamado escinco.

Más allá, dirección este, en el Asia de la antigüedad, los héroes de las epopeyas de la vieja India, tipo Ramayana o Mahabarata, que, en las mismas, no son presentados como amables incansables confiaban en la miel como  combustible indispensable para sus repasos prácticos del Kama Sutra.

Por su parte, los atletas griegos, que concurrían a los Juegos Olímpicos de los tiempos clásicos, también confiaban en el dulce manjar producido por las abejas, como restaurador de sus energías para seguir realizando proezas fuera del estadio, en las camas de las griegas… y de los griegos, claro, que no hay que olvidar que ya entonces existía una activa e importante minoría erótica homosexual.

Un Papa y Santo, Pío V, se hacía preparar un pastel, al que era muy aficionado, de testículos de toro, por creer en aquello de que “de lo que se come se cría”. Por su parte, la que quizá sea la más famosa de las cortesanas, Madamme de Pompadour, quien, cosa curiosa, normalmente parecía no disfrutar demasiado con las relaciones sexuales, se ponía como una moto a base de una receta de apio, ostras y chocolate.

El caso es que casi todos los alimentos, en un momento u otro de la historia, han sido considerados como afrodisíacos. Así, todos los productos del mar se consideran relacionados con Afrodita (quizá por aquello del nacimiento de la diosa del amor, saliendo de dentro de una vieira fenomenal a la orilla del mar) y, por consiguiente, afrodisíacos. Por su parte, los espárragos y las zanahorias son considerados afrodisíacos por su forma de pene, y los huevos, por lo que tienen que ver con la procreación.

Y así, podríamos seguir y seguir… y lo haremos, pero en próximos artículos, ya que quiero aprovechar el espacio que me resta en darles algo de información más práctica, para que puedan jugar con fogones y pucheros… y luego a la cama, claro. ¡Y no a dormir, zoquetes!

 

DE LO PICANTE COMO EXCITANTE ERÓTICO

 

Lo picante ha sido considerado, desde siempre, como elemento erotizante, e incluso afrodisíaco, si se toma en las cantidades adecuadas. Por ello, como primera de una serie de recetas que quiero irles ofreciendo, presento una en la que lo picante, bajo la forma de un pimentón africano, tiene un papel protagonista, acompañando al marisco, otro producto con fama de afrodisíaco.

 

GAMBAS PIRIPIRI AL ESTILO DE MOZAMBIQUE

Lo que los curries representan para las comidas de origen asiático, el piripiri lo es para la cocina de Mozambique. Y si bien, en su origen, pirpiri era el nombre que se le daba a un pequeño pimiento rojo picante, tipo guindilla, hoy se usa para referirse a toda una serie de platos picantes realizados con dicho pimiento, fresco o con el pimentón en polvo que se obtiene del mismo, secándolo y moliéndolo.

En Mozambique el piripiri tiene una aplicación especial en los platos de gambas, langostinos y pollo. La receta que se da a continuación puede realizarse en un robot de cocina o batidora, o al estilo tradicional, en mortero o almirez.

Se necesitan: 

  • 4 pimientos rojos picantes (guindillas) o dos cucharadas de las de té, de pimienta de cayena.
  • 1/4 cucharada, de las de té, de sal.
  • el zumo de 2 limones de tamaño mediano.
  • 2 dientes de ajo, machacados.
  • 5 ramitas de perejil, picadas.
  • 1 taza de aceite.

Mézclense todos los ingredientes, removiendo (o batiendo) hasta combinarlos bien. Resérvese. Si se va a usar para marinar enseguida, se puede dejar la mezcla a temperatura ambiente, de lo contrario cúbrase y métase en la nevera.

Para la preparación del plato (que sirve de 4 a 6 personas), deben usarse gambas grandes (en Mozambique usan crustáceos grandes, llamados camarones) o también langostinos. Hay que limpiar las gambas y quitarles la cáscara, aunque conviene dejarles la cáscara de la parte de la cola, para aumentar el sabor del plato.

Ingredientes:

  • De 1 kilo a 1,5 kilos de gambas.
  • Una porción de salsa piripiri (la preparada y reservada)

Colóquense las gambas en un cuenco y viértase la salsa sobre las mismas, moviéndolas para recubrir bien cada pieza. Déjense escabechando durante unas horas. Si se pueden dejar las gambas en remojo hasta el día siguiente, los sabores se combinarán mejor.

El método favorito de cocinar en Mozambique es a la parrilla, sobre carbón vegetal; así que éste es un plato ideal para la barbacoa de la casita de campo. Una alternativa es hacerlas a la parrilla normal, eléctrica o de gas. Se deben cocinar de 3 a 4 minutos poor cada lado.

También pueden freírse, si se hace rápidamente, en una sartén con mantequilla, metiéndolas el fuego justo el tiempo para que tomem un color rosa dorado.

Simultáneamente, caliéntese la marinada en que estuvieron empapándose las gambas y sírvase a parte en la mesa, como salsa (o si se prefiere, se puede servir otra porción de piripiri recién hecho)

Y que ustedes lo disfruten… primero en la mesa y, luego, ya saben, a ver qué provecho le sacan.

 

Artículo publicado en la sección “Ostras y Almejas” de la Revista Sado Maso. 

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “MANJARES AFRODISÍACOS A LO LARGO DE LOS TIEMPOS”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.