LAS REGLAS DE LA CASA DE LA REINA DE INGLATERRA

Las reglas de la casa de la reina de Inglaterra dictan que… No se debe tomar el té con el meñique estirado, ni sorber de la taza, este es uno de los cientos de ejemplos de educación y buenas maneras olvidados en esta era de i-phones y reggaeton, en esta era de “todoloquieroyaygratisytunosabesnadadenadayteequivocasporqueyoesto”. A lo que me refiero es que se han perdido las formas, la educación básica, el saber estar y comportarse.

Como la mayoría de los mortales son cutres, al menos hasta que demuestran lo contrario, pretenden que los demás lo seamos, y que nos unamos a su cutrerío, en el mundo vainilla puede funcionar, porque claro, son millones, los cutres y chabacanos son legión, pero en nuestro selecto mundillo del BDSM, lo cutre es una enfermedad y lo malo es cuando infecta el mundo BDSM y luego te encuentras en “eventos” en un bar cutre, con gente en chándal diciéndote que te equivocas, hablándole a Dóminas y Masters de forma vulgar con excesiva confianza, como si fueran amiguetes de barra y mil necedades mas. Eso amigos míos, es una total falta de respeto por el mundo BDSM, a sus protocolos, a la más mínima educación y a las reglas de la casa de la reina de Inglaterra.

Si gustas de hablar en reuniones BDSM, dirigirte a Dóminas que desconoces como si fuera la vecina de abajo, o tratar con un Master como si fuera un cualquiera de un bar, esta no es tu columna, eres libre de ser cutre, pero no esperes compresión ni aprobación por tu ignorancia. Ahora si quieres curar esta infección moderna con un mínimo de educación te lo explico: TRATA A LOS DEMÁS COMO TE GUSTARÍA QUE TE TRATARAN, esto que debería estar grabado en el ADN de cada ser humano, es simplemente sentido común. Si deseas entrar en el maravilloso mundo del BDSM, de su oscuridad y fetichismo, de su ambiente único y exquisito, tienes que tener un mínimo de educación para con los demás. Por que si eres un cazurro y los demás de la misma quinta, eso no es BDSM.

Yo no estudié en el colegio privado de Eaton en Londres, estudié en un colegio público de barrio populoso y obrero, así que no estoy pidiendo imposibles ni nada del otro mundo, porque yo vengo de la cloaca y eso no me ha impedido ser educado con los demás.

Piensa que la persona a la que te diriges cuando contactas con Dóminas y Masters, siempre están por encima de ti, porque ellos son los dominantes, los que eligieron esa senda y tu la persona suplicante, la que eligió estar debajo de ellas y como mínimo tienes que tratarlas con respeto. Si te diriges a ellas por primera vez, como por ejemplo contactar con ella o él en una red social, o una llamada de teléfono, no vale eso de…

– Hola ¿De dónde eres?- Porque lo primero que vas a dar a entender es que buscas paja rápida y una falta de respeto hacia la persona con la que hablas, es que te importa nada el mundo BDSM… pero quien coño te crees que eres que te diriges a una Dominante o a un Master como unos niñatos en la puerta de un supermercado, tu eres el sumisa/a, el suplicante, la persona que va a preguntar, que menos que dirigirte de forma respetuosa y educada, y por si fuera poco, no sabes la de cientos de personas que le rondan a ella o a él, la de cientos de conversaciones que puede tener al día como para que vengas tu con tus aires de internet año 2017  y por tu cara bonita te van decir de donde son, cuando normalmente en los contactos o grupos ya suele venir de donde son. Es muy normal que te mande a paseo, con educación, por que algunas personas tienen una paciencia infinita y que los dioses les bendigan por ello, otras os mandan al garete de forma abrupta por que es lo que os merecéis, por maleducados, por no saber tratar a las personas con un mínimo de educación. Seguramente estos cutres de la vida, montaran en cólera y soltaran improperios dignos de una taberna portuaria del siglo XVII (aunque lo dudo mucho).

La mayoría de estos cutres carecen de saber estar en el mundo vainilla y de lo que son capaces de generar a su alrededor (sobre todo en negatividad), son asiduos a sitios de ligoteo de esos que hasta te marcan la gente lo cerca que esta de ti en km (venga a gastar datos y a dejar señal de donde estáis, con quién, qué os habéis tomado y perdiendo vuestra privacidad), porque están pensados para que un individuo no tenga que pensar y no preocuparse por nada, no ser elocuentes y mucho menos tener una buena conversación, estos individuos encontrarán exactamente gente de la misma clase social que él, la clase cutre, el mercado de la carne salchichero, sin educación ni protocolo, con la premisa del…

– ¿Hola eres de aquí, follamos?- Amparados en perfiles dignos de las estrellas de la NBA o el cine, con cientos de carreras universitarias y niveles sociales de novela de ficción contemporánea. Después estos cutres que ya han medrado en la baja sociedad de esos sitios de ligoteo y un día ven 50 sombras de Grey, algún otro de su clan lo ha visto o fulanito le ha contado que… y se hacen expertos en BDSM en cero coma dos segundos, lo que les dura el calentón y se adentran en el mundillo como un elefante en una cacharrería creando una onda expansiva de cutrerío que nos llega a afectar, haciendo más mal que bien al mundo del BDSM. Puede que lleguen a algún lugar cutre donde practiquen BDSM cutre y cochambroso y encontrarán gente como ellos y triunfen (dios los cría y ellos se juntan), pero nunca llegarán lejos, fuera de ese territorio.

Mis consejos son los de ser amable y sobre todo educado, con una persona dominante, es sencillo, hay que saber estar y tu sitio es estar abajo, así que se imaginativo, educado y cortés y ya tienes el primer filtro saltado. Si sigues conversando, día a día y esta persona que quieres conocer y que es la que Domina te da un poco de cancha, se coloquial, se tu mismo, si la haces reír y disfrutar de tu conversación, se tu mismo, pero ojo, no te columpies, no seas descortés ni impertinente, el saber estar es fundamental. Otro consejo que os doy y este os lo grabáis en la cabeza a fuego es nunca ser más listillo que la persona con la que entabláis una conversación de este tipo, por que las y los Dominantes están curtidos en mil batallas (los de verdad, no los cutres del tipo “llevo dos meses en esto y me creo dios”, que los hay y muchos), por que no los váis a impresionar con bravatas falsas y mentiras gordas, con intentar ser lo que no sois, por que al final de la partida hay que levantar las cartas y los faroles en el mundo del BDSM son para dar luz, no para engañar. No engañes nunca, si estas casado, si eres pobre, si eres bajito, si no te gusta el vino blanco, lo dices, por que las mentiras tienen las patas muy cortas y es una falta de educación, intentar ser alguien que no eres.

Recordad que si os gusta que os traten con respeto, haced lo mismo por los demás, porque os lo agradecerán, si eres un cutre, no esperes respeto, por que te lo tienes que ganar y si eres un “me da igual y el que ha escrito esto se equivoca” no se que carajo haces leyendo esto, tu no necesitas nada del mundo, solo cutrez.

Es muy probable que Las reglas de la casa de la reina de Inglaterra, se convierta en un artículo más extenso y detallado o en cursos de educación, porque yo creo que todos necesitamos aprender educación y saber estar, y yo también, como el que más.

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “LAS REGLAS DE LA CASA DE LA REINA DE INGLATERRA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *