LAS 5 ETAPAS DEL CASTIGO

Castigar es asunto serio. Y el castigo doméstico bueno y eficaz debe ser ejecutado con cuidado, y sobre todo, cuidadosamente planeado y cronometrado para crear el efecto óptimo. La disciplina doméstica clásica puede comprender  5 fases – igualmente importantes – que contribuyen al castigo:

1. Confesión y juicio.
2. En espera del castigo.
3. Presentación del castigo.
4. El castigo propiamente dicho.
5. Finalización.

Es importante explorar y explotar cada fase al máximo, asegúrese de la atención que se da a cada detalle y de que cada fase se ejecute a su capacidad total. Esto no sólo hará que la sesión de castigo sea muy larga e intensa, sino que también asegurará que se trate de un castigo que no es probable que olvide rápidamente. Un ojo agudo para el detalle, así como el ritual es lo que tiene un impacto y deja una impresión más profunda que el castigo real en sí.

Confesión y juicio. La vergüenza, la humillación, el malestar y el miedo son factores que son tan importantes como el propio dolor. De hecho, tendrán una influencia mental en la percepción del dolor (es decir, lo harán más intenso) y contribuirán en gran medida al efecto del castigo como un todo. Un experimentado disciplinador disfrutará de cada fase del proceso de disciplina, pero probablemente encontrará la mayor parte de su alegría en la primera fase inicial, en las lágrimas, los miedos, el rubor y el nerviosismo.

En esta primera fase debe estar de pie – o arrodillarse – ante su dominante y confesar sus pecados, cualesquiera que sean. La mayoría de los dominantes experimentados preferirán la sub posición, ya que esta es una posición más incierta y no le permite “arrastrarse en su sumisión” como es probable que haga cuando se le permite arrodillarse. No aceptes susurros ni balbuceos. Debe confesar sus pecados, verbalizar claramente y  sentir la vergüenza completa.

Dile cómo te ha decepcionado (de hecho te traicionó) y decirle lo decepcionado que estás teniendo que castigar de nuevo. Haz que se pare, se sienta incómodo, avergonzado, humillado. Es probable que se ruborice y llore. Deja que las lágrimas fluyan – se supone que debe sentirse avergonzad@, pequeñ@, sin valor y agonizante. El esclavo debe saber que sólo puede recuperar una cierta dignidad a través del castigo, el dolor y el sufrimiento.

Algunos dominantes prefieren tomar un juicio rápido, otros prefieren mantener la incógnita sobre el castigo durante un tiempo más prolongado. Todo eso es simplemente una cuestión de preferencia personal. Sin embargo, para mí, si vas tener piedad esta vez y aplicar un castigo leve, mejor no se le digas, ya que puede encontrar falsa esperanza y falsa seguridad en el hecho de que va a salir con un castigo leve esta vez y puede que en más ocasiones.

Autor: Amsterdam News Desk

Artículo hallado en la base de datos IronGate.

 

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “LAS 5 ETAPAS DEL CASTIGO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...