La sumisa Tezza

Hace años, en mis comienzos como Mistress conocí al personaje principal del siguiente relato, Hoy por hoy somos grandes amigos a pesar de la distancia.
En aquellos momentos jamás imagine que llegaríamos a tener una relación tan buena , de sumiso a Dominante y de igual a igual, con todo Mi cariño Mariano y gracias por compartirlo.

Lady Monique de Nemours.
Sublime Lady of the O.W.K.

… Ella estaba sentada en el café , estaba nerviosa , emocionada, feliz y preocupada pues seria la primer vez que lo vería en su vida… De momento empezó a recordar como lo había conocido… Dos años atrás cuando abrió su Face fue su primer contacto… Allí comenzó la amistad , ella recordaba sus encuentros por cam, cuando lo vio por primera vez, la primera fotografía que el le envió. Al recordar todo eso su corazón se aceleraba mas y mas, no podía creerlo, su maravilloso sueño se haría realidad . Conocería a ese hombre que le despertaba tantas cosas.

Tomaba café cuando de repente vio en la puerta, de pie, al hombre que había idealizado por tanto tiempo y que pensó que jamas en su vida conocería. ¡¡Él tan guapo!! Estaba allí… con su abrigo negro, y su bufanda… uffff era realmente Guapo. Las lagrimas rodaron por sus mejillas. El camino hacia la mesa, ella hubiera querido hincarse y besar sus pies pero había demasiada gente, él la abrazo y ella se sintió la perra mas feliz del mundo, no podía creerlo estaba allí con su AMO platónico, ya era una realidad .

Él se sentó y ella tomo sus manos, estaban muy frías, ella se las besó, él comenzó a hablarle, sabia que ella estaba nerviosa, comenzaron a hablar y hablar, ella se perdía en su mirada, él tan fuerte, tan viril, tan honesto, tan perversamente hermoso, con una sonrisa encantadora. Después de un rato, ya mas relajados Él la mira a los ojos y le pregunta: ¿tu deseas sesionar ? La perra Tessa se lo pensó… creí que jamas lo diría… ella aceptó de inmediato, él realizó un llamado telefónico y le dio instrucciones, ella esperó fuera del restaurante tal como él le había indicado.

Muchos pensamientos llegaron a su mente, ¿y si ya no regresa? ¿y si se decepcionó de mi ?… ¿si no era yo como el pensaba? Cuando vio llegar un coche gris con ÉL dentro, su piel se estremeció, no sabia si era el frío o era la emoción, froto sus pezones despacio porque se habían endurecido.Y así se dirigieron a La Casona del Sado de Ama Sofia . Ella subió al coche, iba callada . Y así se dirigieron a La Casona del Sado de Ama Sofia.

Él le explicaba las cosas, Ella no escuchaba simplemente se llenaba de su presencia, quería que ese momento no pasara jamás, cómo era posible sentir algo así por una persona que no conocía que ni siquiera pensó que jamas lo vería en persona, todas las emociones a flor de piel, llegaron al estacionamiento, ella con su cabeza gacha, no podía ser de otra manera era solo una perra sumisa. Él bajó, mientras caminaba se iba acomodando la bufanda , su abrigo volaba con el aire, daba pasos grandes, firmes y seguros, ella detrás de Él con la cabeza baja (como Él indicó), había hojas de los arboles en el suelo, tarde nublada con frío, mucho frío, pero ella no lo sentía, sus mejillas estaban rojas y calientes.

Llegaba el momento tan esperado. Él tocó el timbre, enseguida abrió una Señora, se veía guapa , ella lo saludó con mucha calidez, respeto y cariño, estaba claro que se conocían. Él serio le dijo unas cuantas palabras, la perra Tessa saludó con su cabeza gacha. La Señora sacó unas esposas y sonriente le dijo; “tus manos atrás” y le puso las esposas, acto seguido le puso una correa de piel. El camino, ella lo siguió, no cabía tanta felicidad en su cuerpo… no sabía que iba a encontrar, no tenia idea de que pasaría ,lo único claro que ella tenia , era la confianza y la seguridad que sentía estando al lado de Él. Pasaron por delante de varios cuartos, era una casa antigua, a la perra Tessa le gustó las vibraciones de ese lugar. Llegaron a un cuarto rojo lleno de aparatos y de accesorios, los ojos de la perra Tessa se abrieron, pensó que estaba soñando, una sonrisa de felicidad se asomó por su cara. Él se quitó el abrigo, su rostro era serio, muy sádico. Ella se sentía extremadamente emocionada y excitada, no sabía como sería la sesión pero tenia la certeza que seria maravillosa.

Él le soltó las manos le quitó el abrigo, acercó su cara a la cara de la perra Tessa la miró fijamente y le dijo ahora sabrás y vivirás esto en real. Le subió una mano, enseguida la otra, acercó su boca a su oído y ella se estremeció mientras le pellizcaba sus pezones se pusieron duros, ahhhhhhh sentía una sensación que le recorría desde los pies hasta el ultimo cabello, estaba erizada. Tomó sus senos y les dio unas palmadas, ahhhhh ella comenzaba a mojarse sus manos subían y subían atadas a una varilla y esta a una polea… él volvía a acercar su boca… ella quería besarlo pero Él… no se lo permitía… apretaba sus pezones y ella quería que la penetrara quería sentir su polla dentro de su vagina… el deseo era mas fuerte a cada momento, volvió a acercar su boca a su oído y ella quitó la cabeza… en ese instante la tomo del cabello la jalo hacia su cara le dio dos bofetadas que sonaron muy fuerte y le dijo…  “no vuelvas a quitar la cabeza” … ahhhhhhh ella respiraba su aliento cerraba sus ojos y lo sentía… lo miraba con los ojos de su alma … ella caminaba hacia él… él se retiraba… por momentos se acercaba y lamia sus pezones… ahhhhhhhh… ella se retorcía de placer… él tocaba su vulva encima del pantalón ella quería que metiera su mano…

Que desesperación… que ganas de sentirle… que manera de hacerse desear… ÉL volvió a tirar una vez mas de la cadena… la perra Tessa estaba en puntas de pie, sentía dolor intenso y fuerte… pero al mismo tiempo estaba muy excitada su cuerpo temblaba de deseo… sus ojos perdidos en la cara del AMO… Él siempre la miró fijamente… su mirada era fuerte… la perra Tessa no sabia si ella podía mirarle a la cara… si ella tenia ese derecho… si realmente había ganado ese privilegio de mirar su rostro…

Una vuelta mas y la perra sintió que sus huesos se desprendían… sintió mucho dolor… El AMO acercó su cara y por fin la besó… tenía su mano en la vagina de la perra, la cogía fuertemente y con ese beso la perra olvidó todo… el le dio su saliva y ella se la tragó… era un alimento para ella ahhhhhhhh… ahhhhhh momentos irrepetibles… El AMO bajó la varilla… las manos de la perra Tessa le hormigueaban pero a ella no le importaba nada… El AMO la sostenía entre sus brazos… la encaminó al potro… la miró… la tomó del cabello… la acercó a su cara… ella no habló… la perra estaba perdida de placer… Él volteó y le dijo “regálame el mejor orgasmo de tu vida”… él empezó a desvestirse… ella empezó a hacer lo mismo ya recostada en el potro… ella temblaba de placer, volteaba a mirarlo sin duda alguna era hermoso y perfecto, la perra lo veía extasiada… así mirándolo empezó a tocarse la vagina se metió un dedo… después el otro… enseguida metió un tercer dedo, seguía mirándolo y temblando, eran mucha su desesperación por alcanzar un orgasmo… había sido demasiado deseo contenido, se metió cuatros dedos… cuando empezó a sentir que se corría como lo que era, una puta perra ramera… basura sin valor… que al estar ahí agradecía ese placer que podía alcanzar, ahhhhhhh … él se acerco y la detuvo para empezar a atarla de pies y manos, una vez atada le pellizcaba sus senos… ella se retorcía de placer… ahhhhhhhhh, por primera vez vio su polla, la tenia muy cerca de su boca… pero él la castigaba haciendo que ella la deseara con mucha intensidad , deseaba tenerla en su boca, ahogarse en ella hasta babear, ella suplicaba… le rogaba que se la metiera en su boca… pero él la hacia sufrir, ella se retorcía, trataba de alcanzarla, él acercó su boca y dejo caer su saliva en la boca de la perra, ella la tragó gustosa, pero quería mucho más quería probar su carne, sentirla dentro de alguna manera, él daba vueltas al potro, ella sentía que los huesos se le desprendían, no se quejaba, todo valía la pena, cuando ella menos lo espero el se montó en ella, se sentó en su pecho, ella sintió que se ahogaba… ahhhhhhhh, él le dijo… con su polla en la mano, ¿¿¿la quieres ??? Ella asintió, que si, pues no podía hablar, sentía que el aire le faltaba Le dije… si aguantas una vuelta más te la doy, ella volvió a decir que si con la cabeza aggggggggg que dolor tan intenso que dolor tan insoportable ya para ella, él se sentó un poco mas hacia adelante, ella pudo ver de cerca su miembro erecto, la quería con desesperación, con mucho deseo, como una persona hambrienta, así estaba ella… hambrienta de ese placer que le había provocado ÉL… todo el dolor que sentía lo olvidó… dejó de sentirlo… se ahogaba en sus lagrimas… por fin la tenia cerca pero no tanto como lo deseaba, ahí se dio cuenta una vez mas que lo único que valía era lo que Él quería, todo el dolor había valido la pena, la recompensa fue extraordinaria aunque quería y necesitaba más.

Él se bajó del potro tocándose su miembro, se alejó quedó de pie frente a la perra Tessa seguía jugando con su pija, ella seguía deseándola más y más, él sonrió….. él empezó a desalarla, le dijo “irás al cuarto de allí abajo estarás completamente desnuda ahí esperara  ,ahhh y quédate con las botas puestas”, ella obedeció estaba ya muy húmeda , bajó por unas escaleras muy angostas, era un cuarto rojo, había una rueda enorme al fondo y muchos aparatos, oscuro, iluminado por algunas velas. Ella se quedó mirando pensativa, deseando que el tiempo se detuviera, y hacer ese instante eterno, aún estaba sin creer lo que estaba viviendo, Él bajó las escaleras, camino hacia la rueda y le dijo: “ven súbete aquí”, ella obedeció, no sabía que pasaría, pero confiaba plenamente en ÉL, la ayudó a subir, la colocó con las piernas y los brazos abiertos, comenzó a amarrarla muy fuertemente, también pasó un amarre por la cintura, una vez bien atada la dio vuelta dejándola de cabeza abajo, Él sonrió le dijo: “¿sabes que así como estas puedo hacer contigo lo que yo quiera?”, “si quiero llamo a los que están aquí y les dejo que te usen, que hagan de ti lo que quieran, dejarte aquí encerrada, no hay nadie quien te pueda ayudar”.

La levantó, ella lo miró y le dijo… “si su deseo es hacer eso, que así sea, estoy en sus manos por voluntad propia y puede hacer conmigo lo que quiera”, Él acercó su boca y la besó. Ella hubiera querido abrazarlo, qué desesperación, los amarres la sujetaban sin permitirle el mas mínimo movimiento. Él le dio de manotazos en las entre piernas, le dijo…”mi látigo son mis manos”, le dio de manotazos en los pechos, ella se humedecía, le daba de vueltas varias veces, mareándola, se ponía frente a ella y le acercaba su pene sin permitirle tocarla, la levantaba y la besaba en la boca… aggggggg… oohhhhh por DIOSSSS… que ansiasssss de tocarloooo… paró la rueda estando ella boca abajo y le tocó la concha, ella gemía de placer, le pellizcaba los pezones, ella se retorcía de placer… le daba mas fuerte en las entre piernas, volvió a mover la rueda, la volvía a besar, la tomó por el pelo con fuerza generándole un tremendo dolor, la besó y se alejó, quedó parado frente a ella y le dijo: “¿esto querías verdad? ¿Esto buscabas?”. Ella agachó la cabeza y dijo si Sr…

La perra estaba mas que extasiada, un remolino de emociones recorrían su mente su cuerpo sensaciones inolvidables. ÉL se giró le miró a los ojos y le dijo, te daré una única oportunidad, pídeme lo que quieras, te voy a premiar por tu lealtad, tu discreción, tu disciplina ,dime que deseas, solo una cosa así que piénsatelo bien, ella lo miraba extasiada, quería detener el tiempo.

Pensó tantas cosas, entre ellas quiero ser sometida, sentir sus manos, que sienta mi calor, y mi deseo hacia Usted, que jamas olvide mis manos mi boca, quiero atarle, dejarle inmovilizado, vulnerable, que sienta todo el placer absoluto y sublime que me ha hecho sentir ( perra llora ) entonces ella le dice: ¿¿Puedo besar sus pies ??? preguntó asset… ÉL le dijo si, ella se puso en cuatro patas, camino hacia él se hizo el pelo hacia atrás y besó sus pies, ÉL la tomo del cabello la levanto y le dijo ¿¿que decides?? Tessa dijo “quiero que me use que me haga suya, penetreme”, ÉL camino hacia un mueble y tomo un preservativo, ella se empinó en un mueble ofreciéndole su cuerpo, quedando expuesta su intimidad, él se acercó bajó su cabeza y lamió su culo varias veces, ahhhhh gimió la perra Tessa, le dio fuertes nalgadas y la penetro fuertemente, hasta que viendo que ella se excitaba por demás se retiro, era perversamente sádico… exquisitamente cruel… y ella se volteo lo miro y le dijo… “no no… piedad!!!” …  entonces Él le dijo: “sentirás mis manos sobre tu cuerpo… has sentido mi dominio mental… ahora sentirás mi fuerza, mi dominio físico… !!!!!te azotare !!!… sentirás mis manos en tu cuerpo”, jamás olvidaré ese momento por lo duro, por lo intenso… él paró y empezó a caminar por el cuarto… había todo para azotar, fustas, látigos floggers… todo lo que se puedan imaginar, pero nada como ese látigo incorporado que Él tenia ,se paró dio media vuelta y regresó, tomó las manos de la perra las junto las ató… las levantó y las amarró de una argolla en el techo… Una vez atada e imposibilitada le dio otra palmada en las nalgas, la perra comenzó a llorar, le dio otro, otro y muchos más, ella quitó el cuerpo, él la tomó del cabello la escupió y le dijo “te daré doble y si vuelves a quitarlo”, y le dio muchos más, la perra estaba por demás excitad , sentía dolor y mucho placer estaba llena de sensaciones.

Él se separó y dijo “mira perra”, estaba muy excitado, empezó a jalar su polla ,y de pronto empezó a eyacular… salpicaba el cuerpo de la perra Tessa, ella abrió la boca, le dijo “¡¡démela por favor!!”  Él no se la dio, Él embarró su semen en el cuerpo de Tessa y en el suelo la desato y le dijo, límpiala, Tessa se puso de rodillas y empezó a lamer llena de felicidad. Termino de lamer… levantó la cabeza y le dijo gracias SEÑOR. La perra Tessa sabia que la sesión había terminado. Salieron de la Casona. Él le dijo ven vamos a que comas algo, ella solo bajó la cabeza y lo siguió a un metro como se lo había indicado en un principio, sabia que era la despedida, sus lagrimas le corrían por sus mejillas, eran unas lagrimas gordas, entraron al café que estaba en la esquina, ella le tomó las manos y se las besó.

No podía hablar sus palabras estaban ahogadas, ella lo miraba, no sabia si lo volvería a ver algún día, ella tomo café, él tomo agua mineral, ella por fin pudo hablar y le dijo… “¿¿¿¿Y AHORA QUE ???? después de haberle conocido de haberle sentido de conocer su olor su sabor, qué voy hacer”. Él la miró fijamente le dijo sigue con tu vida, si quieres un esclavo tenlo, quieres un Amo tenlo, haz lo que quieras no te limites estas preparada para hacer lo que tu quieras, saca y disfruta tu lado sádico que es el motor de todo esto, le apretó la mano y le dijo Tessa,,!!!!!!! NO HAY UN SOLO PARAÍSO!!!!! Se despidieron ,ella lloró todo el camino y toda la madrugada, era su última noche en Buenos Aires, ella regresó muy agradecida con ÉL por ese hermoso sueño hecho realidad.

Autor: Mariano Martín Martínez.

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “La sumisa Tezza”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...