LA SEDUCCIÓN DEL INOCENTE EN FORMA DE PROGRAMA INFANTIL: HOMENAJE A PAULA GARDOQUI / PAULOKA

La nostalgia ya no es lo que era. Tenemos a golpe de teclado toda la información del mundo, incluso sobre acontecimientos que no estamos seguros si fueron o no reales. Es lo que me ha pasado a mí con mi primera Dominatix, que dudaba de si nuestro amor había siquiera existido hasta que San Google bendito aclaró mis dudas. Hoy en día me pregunto incluso cómo pude dudar de algo tan bello e intenso. No sólo existió, si no que a día de hoy estoy pensando seriamente entre enviarle un ramo de rosas o demandarla por lo penal. Pero, como siempre, vayamos por partes:

Dicen los que saben que la persona se crea con los estímulos que recibe desde los 0 a los 7 años. Yo estoy convencido de que el tener estas fantasías obedecen a que mi primer estímulo percibido como erótico en mi mente infantil tuvo algo que ver con estos juegos. Muchas veces he dicho que es debido a la Madrastra de Blancanieves, que, reconocerán Ustedes, tiene su aquel morboso, fetichista y sádico. Tendría yo unos cuatro o cinco años. Sin embargo, es mentira. O semi.

Mentí (o semi) por que tenía en la cabeza a alguien similar pero no la ubicaba ni en el tiempo ni en el espacio. Sólo tenía una vaga idea de que se llamaba “Pauloca” y que tenía algo que ver con Torrebruno. Era una especie de Reina mala y castigaba a Torrebruno y sus amigos con sadismo en algún ignoto programa infantil.

Para quien no lo sepa, diremos que Torrebruno fue aquel italiano bajito amigo de los niños (de verdad, no como ciertos Obispos) famoso en España por presentar “cienes y cienes” de programas infantiles, contar chistes malos siempre que le entrevistaban y cantar “Tigres/, Leones/, todos quieren ser los campeones”, canción que no pasará a la historia de las rimas elaboradas pero que ha quedado en la memoria colectiva de varias generaciones.

 

Durante mucho tiempo Pauloca fue un recuerdo difuso del que nadie sabía nada. Ni yo mismo, ni otros chicos de mi edad, que pensaban que estaba loco cuando les preguntaba al respecto. Se evaporó en una niebla de recuerdo infantil. Estábamos muy ocupados con Marco, la abeja Maya y demás. Luego la vida siguió su curso y los programas infantiles dejaron paso a las películas porno en VHS. Pero Pauloca siempre estaba ahí, y siempre quería saber de ella. Removí miles de revistas viejas en el Mercado de Sant Antonio, busqué en cromos viejos y demás. Nada. Me acordé de ella en mis primeras masturbaciones, pero no supe ponerle rostro.

El niño dio paso al adulto, más o menos, y las fantasías bdsm cobraron vida y forma. Y aún ese adulto que gozaba de prebendas en forma de latigazos tenía en mente el nombre de ese personaje. ¿Quién era? ¿Existió? ¿En verdad llevaba un látigo? ¿Fue ella la culpable de que tenga esas sensaciones que me atenazan?

Doy un salto de varios años y me encuentro en Internet. Y por fin mis años de búsqueda tienen respuesta gracias a teclear dos palabras en google: “Pauloca Torrebruno” y se me hizo la luz, cual a San Pablo caído del caballo. La revelación, en forma de “quizás quiso decir Pauloka Torrebruno”, en el siguiente párrafo:

Pauloka existió realmente, si. Era un personaje claramente inspirado/ copiado de la Madrastra de Blancanieves interpretado por la actriz Paula Gardoqui para el programa infantil “El Recreo”, emitido por televisión Española los sábados por la mañana durante los años 1977-78. O sea, que tenía yo entre 3 y 4 primaveras, no sabía ni comer el potito solo y ya me ponía cachondo con estas cosas. El leitmotiv del programa era que esta bruja perseguía a Torrebruno y sus amigos con nada buenas intenciones (y he leído en Internet que sí, que utilizaba látigos y cadenas, pero en un blog de otro salido como yo, lo que no sé si es muy fiable), mientras estos cantaban y jugaban alegremente por un reino imaginario. Panda gilipollas, por otra parte.

En verdad veo que no se rompieron los cuernos precisamente para crear al personaje. Se trata de una amalgama nada disimulada de La Madrastra de Blancanieves (de ahí mi semi- mentira) y la Reina Negra ésta de Alicia en el País de Oz. Incluso el nombre es un semi juego de palabras entre el real de la actriz y una parida de patio de colegio. Imagino que en plena transición se colaría algún progre en el equipo técnico del programa, que por otra parte parece ser que era el equipo oficial de rtve en esas lides, y no sé si fumado o algo salido dijo: “vamos a poner a una Dominatrix buenorra en el corro de la patata y vamos a hacerla pasar por un cuento”.
Dicho y hecho. Por que sólo a una mente perturbada (como la mía, por otra parte) se le ocurriría introducir a una mujer sádica con látigos y porte autoritario y majestuoso que se dedica a apresar a seres alegres. No recuerdo, en verdad, gran cosa más. Es como una canción que más o menos tarareo pero cuya letra ignoro. Lo que sí que tengo claro es que ese programa, esa imagen, ese personaje, esa actriz, se metió muy dentro de mí. Y quizás, sólo quizás, es lo que me hizo sentir estos mundos de locos y pervertidos desde siempre. O quizás es que ya iba tarado de entrada. No sé si fue antes el huevo o la gallina, la verdad. Pero sé que cuanto menos este programa ejerció de incubadora.
Sí, mi querida Madrastra. Un sucedáneo tuyo llegó antes. O igual fue a la vez, que yo soy infiel por naturaleza. O en verdad llegastes tú antes, no sé con certeza. La mente infantil es muy difusa y repito que yo no tenía ni 4 años. Pero que Pauloka me marcó más que tú sí que es cierto; ella era de carne y tú de dibujo. Ella Española y tú del país de Oz. Se siente.

Leo que la actriz Paula Gardoqui trabajó después como locutora de continuidad de RTVE, principalmente haciendo las entradillas de las películas que emitían. O sea, que una voz femenina me decía “y a continuación os ofrecemos la película JAIMITO EN BENIDORN” y yo ignorando que era la Pauloka a la que tanto busqué y que tanto quería. Parece ser que también co- presentó un concurso junto a un jovencito Gran Wayoming en el 84 y alguna cosilla intrascendente más, por lo que me la imagino haciendo lo que antes se llamaba “pasillos”, que es estar en plantilla sin función fija asignada. Una lástima, la verdad, porque su interpretación sensual y maliciosa de tan magnífico personaje debería pasar a la Historia, y no ser ignorados ante estas nuevas generaciones, que tienen como programa infantil el “Sálvame” y demás lindezas. O sea, que mejor salir con una sexualidad rara que siendo un asesino inmoral.

Por que no me cabe ninguna duda que Paula Gardoqui se prestó al cachondeo y jugó con la sensualidad y el doble mensaje con maestría. Ignoro si por ella misma o siguiendo alguna instrucción, pero fue el precedente con glamour y buen hacer del truco de poner una tía cañón que incitara las hormonas de los pre púberes y sus padres. Truco que, dicho sea de paso, cayó luego en la vulgaridad más grotesca y así hasta nuestros días.

Supongo que a día de hoy estará jubilada, de esa pre- jubilación que han hecho en RTVE a fin de quitarse a la vieja guardia y dar la impresión de ser moderna y competitiva. Una lástima, la verdad. Leo así mismo en Internet que parece ser no soy el único a quien le impresionó el personaje de Pauloka y le suscitó inconscientes fantasías. Al menos he visto 2 comentarios más en sitios de mala muerte diversos.

Como he dicho, no sé si enviarle un ramo de rosas o denunciarla. Aceptando la premisa anterior de que nuestro ser se desarrolla en los primeros 7 años de vida (algo que no tengo tan claro), he de concluir que probablemente estoy metido en este berenjenal del bdsm por culpa de ella. Sin embargo, bien mirado, tampoco me ha ido tan mal a día de hoy. Por culpa de esto del bdsm he sufrido bastante frustraciones, es cierto, pero hace ya tiempo de ello. Hay que ver el lado positivo. También gracias al bdsm he conocido mucha gente muy válida y tenido experiencias maravillosas, y lo que te rondaré morena.

En todo caso, valgan estas líneas como sentido homenaje a este personaje y ésta actriz. Lo digo desde el amor y la añoranza. Me gustaría hacerle llegar estas líneas a Paula Gardoqui con afecto y sinceridad. No he encontrado ningún foro oficial, ni página web, ni ná de ná al respecto, salvo una paupérrima entrada en la wikipedia. Incluso en el archivo de tve no figura. No desistiré, que yo soy de naturaleza cabezón, y ya miraré de enlazar este escrito donde sea a ver si da sus frutos.

Bueno, supongo que querréis fotos de ese personaje, aparte de la amiga Paula que ilustran este post, ¿no? Aunque sólo sea para comprobar si hay para tanto o no. Por desgracia, no he encontrado ninguna salvo esta y después de patearme lo mío. Creo que hay una conspiración para ocultar que hubo un tiempo en que los programas infantiles eran subversivos. Por ello pido ayuda a los habituales de este espacio. No obstante, sabido es que lo que no hay en la red no existe. Me ha costado, pero he encontrado este vídeo de Pauloka cuyo enlace pongo y que yo creo que si, que da cierta prueba de cuanto antecede aunque en mi recuerdo difuso me suenan otras secuencias de mayor embergadura.

Y eso es todo, que no es poco. La semana que viene no tengo claro de qué hablaré, pero seguro que no será tan intesante como hoy. Hasta entonces tengan cuidado ahí fuera y sean buenos o malos en su justa medida.

PD: ME GUSTARÍA HACERLE LLEGAR ESTE POST A LA ACTRIZ PAULA GARDOQUI, O AL MENOS UNA CARTA ALGO MÁS SUAVIZADA. POR ELLO, SI ALGÚN VISITANTE DE ESTE ESPACIO PUDIERA AYUDARME, RUEGO SE PONGA EN CONTACTO CONMIGO, BIEN COMENTANDO, BIEN POR E-MAIL. TENDRÁ MI GRATITUD Y, SI QUIERE, ALGÚN TRABAJILLO ORAL…

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “LA SEDUCCIÓN DEL INOCENTE EN FORMA DE PROGRAMA INFANTIL: HOMENAJE A PAULA GARDOQUI / PAULOKA”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...