LA CEREMONIA DEL COLLAR

Muy pocas cosas en nuestro estilo de vida son más significativas que el collar que lleva un sumiso como símbolo de posesión. Es el símbolo exterior del compromiso entre el Dominante y el sumiso y la marca que le identifica como propiedad del otro.
Intentar reflejar la ceremonia formal de la imposición del collar, nos lleva a decir que no existen dos ceremonias iguales, aunque sí existen ciertos estándares en todas ellas.

La Procesión

El sumiso generalmente acompañado por su entrenador, mentor u otro dominante amigo que hablará en beneficio del sumiso. Este dominante dará un testimonio del carácter y el compromiso del sumiso con el estilo de vida D/s . Si este dominante es el entrenador, mentor o protector de este sumiso, deben al principio de la ceremonia liberar al sumiso de este cuidado.
El sumiso puede tener una/o o dos “hermana/os” para asistir al sumiso mientras espera el inicio de la ceremonia, pueden preparar su cabello, o su traje mientras esperan la llegada de su AMO.
El dominante llegará generalmente acompañado de uno o dos de sus amigos más cercanos o de aquellos que la ayudaron en su papel de AMO o Ama. Uno de ellos lleva generalmente el collar para el Dominante que está a punto de reclamar a su sumiso.

El vestido y la Apariencia

El Sumiso:
El sumiso lleva generalmente una prenda de vestir sencilla, a menudo un vestido de tipo túnica para la mujer y una prenda de vestir semejante para los hombres que puede incluir pantalones. El traje es sencillo pero elegante y atractivo, significando el papel del sumiso como un sirviente de su AMO. El sumiso llevará su cuello desnudo, sin adorno alguno.
El sumiso puede llevar pulseras, tobilleras, piercing, pero raramente llevará algún adorno en la cabeza, ni siquiera pendientes, y nunca llevará nada en el cuello, excepto un collar de entrenamiento si lo tiene. Este collar se quitará al comenzar la ceremonia. La razón de que no lleve ningún tipo de adorno en la cabeza, es que debe mantener el cuello dispuesto para que le sea colocado el collar verdadero.
Si la mujer tiene el cabello largo normalmente lo llevará recogido en en algún tipo de moño o trenza sobre la cabeza, se puede adornar con pequeñas flores.
El Dominante:
El dominante debe ir bien vestido y a menudo aparece con el traje formal o semiformal. La ropa de fetiche es aceptable en algunas situaciones y el Dominante puede elegir vestir de cuero o cualquier otro “disfraz” apropiado. La mayoría del los dominantes les gusta vestir como un caballero o dama de otras épocas si se trata de una mujer.
Ambos:
Todos tienen su propio estilo y los gustos personales se reflejan en la forma en que la pareja se presenta a sí misma. Se ha de tener presente que es una ceremonia muy importante y debe prevalecer el buen gusto en este día tan especial.

La parafernalia

El Sumiso:
El sumiso lleva generalmente sólo un artículo, la correa. A veces si es una mujer lleva una sola flor que ofrece al Dominante, para que la coloque en la solapa. Si es un hombre puede llevar un pequeño ramo de flores a su Ama como gesto de cariño.
El Dominante:
El dominante lleva un látigo de exhibición como símbolo de su dominación en este estilo de vida.
Ambos:
Si la pareja ha redactado un contrato, cada uno llevará una parte de este contrato que expresa sus obligaciones y responsabilidades. Estas copias deberán estar sin firmar y normalmente los tendrán los asistentes hasta el momento de la ceremonia en que se necesiten.

El Comenzar de la Ceremonia

Una vez que todos los asistentes se han sentado suena una campana para señalar el comienzo de la ceremonia. En ese momento el sumiso y sus asistentes se adelantan a la parte frontal de la habitación, acompañados por el instructor o mentor.
Si el sumiso estaba bajo el cuidado de otro Dominante, tal como un protector, el entrenador o mentor, éste liberará oficialmente al sumiso de su cuidado y protección. Si el sumiso lleva un collar de entrenamiento, se quita en este momento y cualquier contrato que tuvieran entre ellos será firmado por ambos y por un testigo como contrato sin validez a partir de ese momento. Es entonces cuando el sumiso es declarado libre y puede ahora hacer su propia elección. El sumiso entonces pasará a situarse junto a sus hermanos/as .
Cuando suena una segunda campana El dominante con sus asistentes avanza hacia el frente de la habitación, cualquier declaración acerca del carácter o logros del Dominante se hace en este momento por la persona elegida para hablar en su beneficio. Cualquier otro sumiso que lleve un collar dado por este este Dominante deberán estar presente , sentado en la parte delantera de la habitación y en una actitud respetuosa.
Después que se ha dado el testimonio, el sumiso, con la correa en la mano, camina hacia el Dominante y sus asistentes. Se parará unos segundos delante de cada uno de ellos como si realizara una elección. Una vez que ha parado y considerado a cada dominante, vuelve al dominante de su elección y le ofrece su correa con palabras parecidas a lo Siguiente:
“Yo le ofrezco esta correa a usted para que me guíe y dirija en mi viaje en la vida. Es mi deseo pertenecerle y seguirle allí donde usted elija llevarme.”

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “LA CEREMONIA DEL COLLAR”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.