LA ALUMNA – 1ª PARTE

Paula, a sus 37 años era profesora de Literatura en la Universidad y en esos momentos estaba sentada detrás de su escritorio repasando los últimos exámenes de su clase. Tenía una hija de 18 años que también estudiaba en la misma Universidad, que en esos momentos emprendía viaje junto a su marido durante todo el fin de semana.

Su marido era empresario que a menudo iba en viaje de negocios y que gustaba de que su hija lo acompañara para que algún día tomara las riendas de su empresa. A veces incluso llegaba a ausentarse durante un mes y otras veces no le importaba que su hija perdiera días en la Universidad por esos viajes. Al fin y al cabo era muy aplicada y nunca fallaba en sus estudios.

Paula estaba ensimismada sobre los folios de los exámenes, cuando se sobresaltó al escuchar abrirse de repente la puerta del aula. Por la puerta entró Alicia Soto, una de las estudiantes más brillantes de su clase e hija de una importante familia de la ciudad. Paula recorrió distraída el cuerpo perfectamente formado de la joven de 19 años que se acercaba hacia su escritorio. Era bella, pero a la vez solitaria, no tenía novio, ni siquiera amigo íntimo conocido.

-Pasa, Alicia, aún no he terminado de corregir los exámenes.

-No he venido por ese asunto, doña Paula, quería enseñarle una cosa -dijo en tono arrogante.

Alicia se acercó a la mesa y metió su mano en el bolso sacando una vieja revista. El corazón de Paula se detuvo. De una mirada reconoció la revista, era una vieja revista de sadomaso de hacía años. Ella siempre había temido un momento como aquél, aquel viejo secreto…

profesora01

Alicia puso la revista sobre la mesa abierta por las páginas donde se veía en un reportaje a su profesora de Literatura completamente desnuda y atada, mostrando sus hermosos encantos a los 20 años.

-Estaba limpiando el ático de mi casa y en un baúl de mi papá encontré esto.

-Eso fue hace mucho tiempo, Alicia, era joven e hice muchas locuras, pero es algo que ya tenía olvidado.

Alicia se guardó de nuevo la revista y le dijo que tenían que hablar, se acercó a la puerta y la cerró, luego echó el pestillo y se volvió hacia su profesora, que se había puesto de pie ante su escritorio, nerviosa. Antes de que la joven volviera hasta ella, se fue a sentar de nuevo en su sillón…

-No, siga ahí delante de pie, doña Paula -dijo en cierto tono irónico.

-Sólo voy a sentarme en mi silla…

-¡Le he dicho que siga ahí de pie! -está vez no era irónico, sino autoritario.

Alicia fue la que se sentó en el lugar de su profesora. Paula se sentía incómoda.

-¿Te gusta enseñar aquí, Paula?

-Sí, Alicia, me gusta mucho mi trabajo.

-¿Tu marido sabe lo de estas fotos?

-No.

-¿Te gustaría que tu hija viera estas fotos? -dijo Alicia mientras ojeaba la revista.

-Claro que no -contestó agitada, comprendiendo que su situación era muy comprometida y era vulnerable a lo que quisiera la joven.

-Bien, Paula, hay tres razones por lo que debes considerar lo que te voy a proponer. Desde este momento y hasta que yo quiera, tú harás absolutamente todo lo que yo te diga. Si te niegas o no obedeces, te puedes encontrar sin trabajo, toda la Universidad verá estas fotos y tu marido y tu hija se pueden enterar de todo.

-¿Qué es lo que quieres? -preguntó Paula con voz temblorosa.

-A ti -contestó tranquilamente-. Quiero poseerte. Quiero que me obedezcas en todo, inmediatamente y sin una pregunta. Si en algún momento te niegas, haré fotocopias de estas fotos y todo el mundo en la Universidad se enterará de qué es lo que te gusta. Además de enviárselas a tu marido, tu hija lo podrá ver en el tablón de anuncios. Sin embargo, si aceptas el trato, guardaremos nuestro secreto.

Las rodillas de Paula temblaban. ¿Qué debía hacer?

-Verás, Paula, a mí me gusta lo que veo en estas revistas, quiero tener una esclava y tú me gustas, así que tú eliges, o eres mi esclava o lo puedes perder todo.

-No entiendo, yo soy tu profesora, soy mayor que tú, no puedes tratarme de esa forma.

-Esto es muy simple, sí, soy tu alumna y mucho más joven, pero eso no tiene importancia, me gustas y quiero que seas mía, así que tú verás qué haces. O aceptas esta proposición o te espera el escándalo y la vergüenza.

-¿Y cuánto va a durar este chantaje?

-Durará hasta que yo quiera y basta de charlas. Ponte firme, tus manos a la espalda y bien recta, no te muevas y no digas nada.

Sin saber qué hacer, Paula, hizo lo que la estudiante le dijo. Alicia se levantó y dio una vuelta alrededor de su profesora lentamente. Se paró frente a ella y la miró fijamente a los ojos.

-¿Qué piensas hacer, Paula?, quiero una respuesta ya.

-Está bien, acepto, Alicia.

-Señorita Soto para ti.

-Sí, señorita Soto, acepto.

Alicia volvió a sentarse en el sillón del escritorio de su proferora…

-Desabróchate la blusa.

-No, por favor, Alicia, no me hagas esto -dijo suplicante.

Alicia se puso en pie de repente y le dio una bofetada a su profesora.

-¡¡¡He dicho que me llames señorita Soto, zorra, y ahora mismo desabróchate la blusa!!!

Paula se quedó helada, sin poder reaccionar.

-Está bien, tú lo has querido, ahora mismo voy a hacer las copias de esta revista -dijo Alicia dirigiéndose hacia la puerta.

-¡¡¡No, espera, por favor!!!

Alicia se detuvo y se puso frente a su profesora mirándola de nuevo a los ojos.

-Por favor, Alicia, no me hagas esto, te daré el dinero que me pidas, por favor…

-Aún no te has enterado, esto no es por dinero, zorra, así que adiós -y se volvió de nuevo hacia la puerta.

-¡¡¡Por favor, Alicia… perdón, señorita Soto!!! Haré lo que quieras…

Paula comenzó a desabotonar su blusa mientras Alicia volvía al escritorio sonriente.

-Quítatela.

Paula se quitó la blusa y la puso encima de la mesa. Estaba frente a su estudiante sin saber hasta dónde podía llegar.

-Ahora quítate el sujetador, Paula.

La profesora abrió su sujetador y cuando iba a ponerlo encima del escritorio…

-Tíralo a la papelera, no lo vas a necesitar más.

Desnuda de cintura para arriba la profesora estaba roja y avergonzada frente a su estudiante.

-Ahora pon tu falda sobre la mesa.

Sin pensarlo esta vez, Paula dejó caer su falda, se agachó y la puso sobre la mesa junto a la blusa.

-Bien, veo que habrá que mejorar tu elección de ropa interior. Ahora quítate esas medias y las bragas.

Temblorosa y humillada se quitó las medias y las bragas.

-A la papelera, ya.

Desnuda frente a una joven estudiante se preguntaba qué pasaría ahora, cómo había llegado hasta aquello tan rápidamente y casi sin pensar.

-Las manos a la nuca, zorra.

Alicia se levantó y se puso de nuevo frente a su profesora, extendió la mano y le acarició los pechos, sus dedos se detuvieron en los pezones.

-Tienes un bonito cuerpo para tu edad. ¿Te gusta esto?

Y siguió acariciando los pezones. Paula permanecía callada. Se sentía algo excitada con el tratamiento al que estaba siendo sometida, pero no podía admitirlo.

Alicia le dio un fuerte pellizco en el pezón…

-¡Contéstame ya!

-No, no me gusta -Paula mintió, se sentía inexplicablemente excitada.

Alicia soltó el pezón y siguió acariciando los pechos de Paula.

-Creo que me estás mintiendo y te castigaré por eso. Sé que tu marido y tu hija están fuera de la ciudad, tu hija me dijo esta mañana que se iba de nuevo de viaje con su padre, así que te tengo para mí todo este fin de semana.

Un escalofrío recorrió el cuerpo de Paula.

-Pasaré este fin de semana en tu casa y te prometo que el lunes estarás completamente entregada a mí sin discusión. Ahora ponte la falda y la blusa, pero deja sin abotonar los dos botones de arriba.

Paula lo hizo, pero se sentía más desnuda que vestida, sus pezones erectos se adivinaban bajo la blusa. Nunca había estado sin bragas y mucho menos con su coño tan mojado como lo tenía en esos momentos.

-Vamos a tu casa, deja el sujetador, las bragas y las medias en la papelera, ya los cogerá el conserje cuando limpie las papeleras.

Las dos se dirigieron hacia la puerta.

-Ahora sígueme dos pasos por detrás mío y actúa de lo más normal.

-Sí, señorita Soto.

Cómo podía actuar de lo más normal. Sus pezones erectos se frotaban contra la blusa con cada paso y su coño más húmedo a cada minuto que pasaba. Encima, el impresionante trasero de Alicia frente a ella, con el vaquero muy metido en su culo, aquel culo la excitaba. Aquella situación la excitaba.

Alicia llevó a Paula por los pasillos de la Universidad hasta salir y acercarse al aparcamiento a recoger el coche de la profesora.

-Dame las llaves -exigió Alicia.

Alicia se sentó tras el volante y Paula en el asiento del acompañante.

-Levántate la falda.

Paula se la levantó hasta medio muslo.

-Más arriba, quiero que tu culo se siente sobre el asiento directamente.

Su culo tocaba la suave tapicería del coche y estaba segura de que su coño la estaba manchando. Alicia puso el coche en marcha, estaban a escasos veinte minutos de la casa de Paula.

-Tenemos que hacer una parada de camino a tu casa para comprar unas cosas.

Paula se estremeció, pensando que la llevaría a una tienda con su coño desnudo y sus pechos casi a la vista.

-¿Dime, Paula, que clase de juguetes sexuales tienes en tu casa?

Paula no podía creer lo que le estaba preguntando su alumna.

-Tengo un vibrador, señorita Soto.

-¿Nada más?

-Sí, sólo eso, señorita Soto.

Alicia llevó el coche hasta unos grandes almacenes y aparcó.

-Ya hemos llegado, vamos de compras. Recuerda, sígueme dos pasos por detrás mío.

Paula se bajó la falda y salió del coche. El fresco aire le endureció aún más los pezones.

-¿Llevas dinero?

-Sí, Alicia.

-¡¡¿Como me has llamado?!!

-Ali… lo siento, señorita Soto.

-Bien, desabróchate otro botón.

-Por favor, señorita Soto…

-¿Quieres que sean dos en vez de uno?

-No, señorita Soto -y Paula se abrió otro botón. Si se moviera un poco sus pechos se saldrían de la blusa, sabía que tendría que moverse con cuidado.

-Coge un carro, zorra.

Paula cogió uno de los carros del supermercado y la siguió dos pasos por detrás, como le había ordenado. Llegaron a profesora02la sección de animales.

-Ya que vas a ser mi perrita necesitas un collar. Pruébate éste…

-¡¡¡¿Aquí?!!!

-No me gusta repetirme, ¡pruébatelo!

Echó una rápida mirada alrededor y se colocó el collar en el cuello.

-Va bien, señorita Soto.

-Espera que te lo abroche…

Alicia le abrochó el collar y se lo dejó puesto.

-Bien, ahora una correa. Coge esa roja.

Antes de coger la correa, Paula fue a quitarse el collar del cuello antes de que nadie la viera. Alicia le dio una bofetada…

-¡Déjatelo puesto!

Paula, avergonzada, se volvió y se alzó para coger la correa del gancho de la estantería. Al estirar el brazo se le salió un pecho, pero se cerró la blusa y se lo guardó, manteniendo la mano aguantando la blusa. Alicia la cogió del hombro y le dio otra bofetada…

-¡No te toques la blusa!

Paula le dio la correa, dejando que el pecho, que de nuevo salió fuera, volviera dentro con un movimiento. Alicia metió la correa en el carro y siguió paseando, dirigiéndose a otra sección. Paula se esforzaba por bajar la cabeza para que no se le viera el collar, cosa imposible, y siguió a Alicia a dos pasos empujando el carro. En otra sección, compró cuerda y algunos artilugios metálicos. Se dirigió a la sección de comestibles. Alicia puso en el carro tres pepinos, una bolsa de zanahorias, un bote de guindillas en polvo y una caja de chupa-chups.

Paula cada vez estaba más nerviosa viendo lo que iba entrando en el carro de la compra y algo preocupada por el volumen que estaba tomando. Alicia hizo otra parada y echó en el carro algunas velas y dos cajas de pinzas para la ropa.

-Te espero en el coche, ve tú a la caja y paga.

Paula llegó hasta una de las cajas y comenzó a dejar el contenido del carro uno a uno. Ella estaba muy avergonzada pensando que la cajera podía adivinar para qué era todo aquello que estaba comprando.

-¿El collar que lleva puesto también se lo cobro? -le preguntó la cajera.

Paula asintió completamente roja y humillada. Al agacharse para meter las cosas de nuevo en el carro, sus pechos bamboleantes salieron de la blusa y la cajera no paraba de mirarla y sonreir descaradamente. Paula llegó al coche. Alicia estaba ya tras el volante y con el maletero abierto. Dejó todo en el maletero, lo cerró y entró en el coche.

-¡La falda!

Paula rápidamente se alzó la falda hasta la cintura y se sentó directamente sobre su culo. Su coño, más húmedo que nunca, mojó descaradamente la tapicería, dejando una mancha un tanto difícil de justificar.

-¿Quieres que paremos en algún sitio para cenar? -preguntó maliciosamente Alicia.

-No tengo hambre.

-¡¡¡Señorita Soto!!! -y le dio otra bofetada.

-Perdón, lo siento mucho, señorita Soto.

-Desabróchate el botón que queda puesto en la blusa. Debes de saber que cada vez que no entiendas una orden mía o me faltes el respeto de esta forma, perderás algo, y ya te queda poco que perder.

La cara de Paula estaba completamente roja, su coño estaba completamente expuesto y ahora sus pechos también. Sabía que estaba perdida si volvía a fallar. Alicia dirigió el coche hacia un local de comida rápida que servían el pedido en el coche. Paula sentía pánico al ver que se ponía tras otro coche ya muy cerca de la ventanilla donde se hacían los pedidos.

-No se te ocurra tocar la blusa o la falda. ¿Qué quieres para comer?, nos espera una larga noche.

-Nada, señorita Soto.

Paula se encogió en su asiento cuando Alicia paró el coche junto a la ventanilla y pidió un bocadillo de pollo, patatas y helado de chocolate. Esperaron un minuto ante la ventanilla y cuando el joven les llevó su pedido Alicia alargó la mano a Paula para que le diera dinero para pagar. Paula pensó que estaba casi anocheciendo y que quizás el empleado no podría verla en la penumbra del interior del coche, pero casi se muere del susto cuando el empleado la saludó por su nombre y ella sólo pudo susurrar un “hola” hundiéndose aún más en su asiento, buscando protección. Alicia se paró en una zona más o menos oscura del aparcamiento del establecimiento y empezó a comer su bocadillo.

-La blusa completamente abierta, Paula.

Con cierta duda, Paula abrió completamente su blusa, exponiendo claramente sus pechos.

-Mientras yo ceno quiero que te entretengas cubriéndote los pechos con el helado de chocolate, pero ten cuidado de no manchar tu blusa, que es muy bonita.

Completamente humillada y temblorosa, Paula comenzó a extender el helado por sus pechos, se estremeció. Ella esperaba agradar a su joven estudiante, ya que había podido comprobar que el más mínimo fallo podría tener consecuencias cada vez más alarmantes. La sensación del postre frío hizo que sus pezones se pusieran aún más erectos hasta casi ser doloroso.

-Ponte un poco de helado también en tu coño.

Los dedos de Paula se hundieron en el helado y lo untó por su coño.

-También quiero que tengas chocolate por dentro de tu coño.

La respiración de Paula se intensificó al sentir el frío helado estimulando por dentro su caliente vagina. Ella continuó metiéndose los dedos y restregando su coño mientras Alicia comía tranquilamente jugando con su profesora. Paula estaba cada vez más caliente y sentía el calor del éxtasis. Cuando estaba a punto de orgasmar, Alicia le ordenó que parara y que lamiera sus dedos, pero que no tocara nada más. Paula estaba completamente expuesta con su cuerpo desnudo, mostrándose claramente en un aparcamiento algo concurrido, chupando sus dedos manchados en chocolate tal y como su alumna le había pedido.

El sabor del chocolate mezclado con el de su propio coño la hizó sentir mal. Paula se sentía agradecida a Alicia por no dejarla correrse de esa manera delante de ella, completamente humillada, pero su cuerpo estaba siendo recorrido por un fuego que quería ser satisfecho. Alicia condujo el coche hasta la casa de Paula. Era una casa rodeada de un seto en casi el extremo de la urbanización, aunque había algo de tráfico por la zona. Alicia aparcó delante de la entrada del garaje de la casa…

-Baja del coche, coge toda la compra y ve hacia el baño, allí te esperaré yo. Dame las llaves de tu casa.

Alicia salió del coche y entró en la casa de su profesora, dejando a Paula allí fuera recogiendo las cosas, con la blusa completamente abierta, su falda en la cintura y con sus tetas y su coño completamente embadurnados de chocolate pegajoso. Alicia le había advertido de que fuera cuidadosa de que su escasa ropa no se manchara y con esa orden pretendía lógicamente que Paula no se cubriera nada mientras estaba fuera en la calle, expuesta a que pasara alguien y pudiera verla.

Paula echaba miradas a su alrededor suplicando que no pasara ningún coche ni nadie andando, dándose toda la prisa de la que era capaz. Cuando acabó de coger todo, cerró el automóvil y se dirigió corriendo a la puerta de su casa, cuando intentó abrirla… ¡Estaba cerrada con llave! Paula, nerviosa y temblorosa, comenzó a tocar el timbre y a golpear la puerta con sus nudillos. Una brisa fresca se levantó y pudo sentirla acariciar todo su expuesto cuerpo y se puso a golpear la puerta más frenéticamente y casi a gritar…

-¡¡¡Por favor,señorita Soto, déjeme entrar!!!

Alicia, en el interior, contemplaba por una ventana el nerviosismo creciente de su profesora y sonriente pensó que la dejaría allí cinco minutos más y pensando que aún le esperaban nuevas sorpresas al entrar en su casa. Finalmente Alicia abrió la puerta encendiendo la luz del porche de la casa y disparando una foto su cámara Polaroid. Paula se sobresaltó alarmada, asustada de lo que estaba ocurriendo, pero Alicia le impidió franquear la puerta…

profesora03-Los paquetes deben ser entrados en la casa por la puerta de atrás, no por la principal.

Y Alicia cerró de golpe la puerta en las narices de su profesora. Ésta, completamente desorientada, corrió hacia la parte de atrás, abrió como pudo el pestillo de una pequeña verja, abrió ésta, pero escuchó el sonido de un coche que se acercaba, los faros casi la iluminan completamente justo cuando ella se agachó detras de la verja, esperando que nadie la hubiese visto. Cuando llegó a la puerta de atrás ésta estaba abierta y allí estaba Alicia esperándola de pie en su cocina.

-¡Por favor, Alicia, no quiero que me hagas ninguna foto!

Una tremenda bofetada la hizo casi tambalearse.

-Cuántas veces tendré que repetirte que tienes que llamar a tu superior por su nombre apropiado, puta. Ahora deja estas bolsas y ve al baño. ¡De prisa!

-Sí… perdón… señorita Soto…

Paula subió rápidamente las escaleras que llevaban hasta el baño de su dormitorio. Detrás llegó Alicia, que se sentó sobre los lavabos dobles. El agua de la ducha estaba corriendo con agua caliente.

-Quítate la ropa y date una ducha rápida.

Paula se desnudó y se metió bajo el agua, enjabonando el chocolate pegajoso de su cuerpo.

-Más jabón en tus tetas, zorra.

Paula se ruborizó al estar masajeando enérgicamente sus generosos pechos ante su estudiante, vertiendo más gel sobre su suave piel. De nuevo el brillo del flash de la cámara.

-¿Estás segura de que has quitado todo el chocolate de tu coño?

Las manos de Paula enjabonaron abundantemente suzona púbica. Sus dedos se hundieron en el interior de su coño para conseguir limpiarlo por completo, sintiéndose más caliente que nunca. Una descarga eléctrica atravesó su cuerpo cuando sus dedos se deslizaron por su clítoris, y apartó sus dedos rápidamente. Alicia sonreía burlonamente y acercándose a la ducha cerró el agua.

-Sal de la ducha y siéntate aquí, siéntate en el borde.

Paula salió del baño y se sentó en un banco de baño preguntándose qué sería lo próximo.

-Abre las piernas al máximo, zorra.

Paula asustada, abrió un poco más sus piernas.

-Creo que no has entendido. He dicho que las abras al máximo, todo lo que puedas. Veo que quieres que te castigue…

Paula ante la amenaza abrió a más no poder sus piernas. Alicia cogió una silla y se sentó ante su profesora profesora04completamente abierta de piernas y sentada en el borde del banco. En sus manos llevaba espuma de afeitar y una navaja de las que Paula no se había percatado antes.

-Por favor, señorita Soto, no me haga eso, por favor… -suplicó.

-¡¡¡Cállate, zorra!!! -le gritó Alicia al tiempo que le daba otra bofetada y comenzaba a embadurnar toda la entrepierna de Paula con espuma de afeitar.

El toque de la mano de Alicia la hizo sobresaltarse. Paula nunca se había sentido atraída por otra mujer, pero el toque fue electrizante, diferente.

Alicia embadurnó bien toda la zona. Paula sentía cómo sus pezones se endurecían al máximo y cómo un calor ardiente recorría todo su cuerpo.

La navaja resbaló por la delicada piel femenina arrastrando tras de sí el vello púbico de Paula. Alicia tocaba y estiraba con maestría hasta dejar toda la entrepierna completamente afeitada. Luego, con una toalla húmeda retiró los restos de espuma. Alicia se alejó y miró su obra…

-Una bonita sonrisa, Paula, tienes unos labios preciosos en tu entrepierna.

Paula no pudo hacer nada cuando la chica cogió sus labios vaginales y los abrió, sólo sintió un tremendo calor.

-¿Paula, está goteando tu coño?

Le preguntó Alicia al ver la tremenda humedad del coño de su profesora. Aprovechó para hacer otra foto. Cogió un espejo y lo sostuvo ante el

coño de la profesora.

-Echa una mirada a tu coño, ya veras, estás empapadísima.

Paula miró su coño abierto y chorreante y se avergonzó mucho, se puso totalmente roja y con ojos llorosos. Le parecía tan extraño que su cuerpo la traicionara de esa manera…

-Espero que tu coño esté así de húmedo todo el tiempo.

-Sí, señorita Soto -murmuró casi sollozando la profesora.

-Ahora siéntate en esta silla.

-¿No ira usted a afeitarme la cabeza, señorita Soto?

-Por supuesto que no, pero ya que lo dices, te haré un bonito corte de pelo, para eso hago prácticas de peluquería. Además creo que estarás mucho más sexy con un estilo de pelo más corto.

Alicia cogió el peine y unas tijeras y al poco el pelo estaba cayendo al suelo y sobre los hombros de su profesora. Paula no podía ver qué estaba pasando, pero pensaba que era demasiado el pelo que estaba cayendo sobre el suelo. Al cabo de un cuarto de hora, Alicia le pidió a Paula que se pusiera de pie y se mirara al espejo.

Ella casi no se reconocía. Se veía diez años más joven y con su coño afeitado se sintió caliente. No podía creer lo que veían sus ojos y lo que sentía su cuerpo. Alicia le dio el collar a Paula y le ordenó ponérselo, advirtiéndole que lo llevaría todo el tiempo y para siempre y que en caso de que no estuvieran juntas se lo podría quitar, pero llevándolo en el bolso por si se veían, ponérselo inmediatamente.

-Sí, señorita Soto -le contestó la profesora desconcertada, mientras abrochaba la correa alrededor de su cuello.

Alicia enganchó la correa al collar.

-Bien, perrita, vamos a dar una paseo por la casa.

-Sí, señorita Soto -le contestó, mientras sentía un tirón en el cuello que la llevaba hacia la puerta.

Alicia se detuvo antes de salir del baño y tiró de la correa.

-A cuatro patas, perra -y Paula se dejó caer de rodillas inmediatamente ante la sonrisa de su alumna.

-Ahora vamos de paseo.

Tirando de la correa la sacó del dormitorio, dando un paseo lento. Paula nunca había hecho nada parecido, pero pensó que le hubiera gustado ver alguna foto de alguien siendo tratada como una perrita. Lo que no tardó en ocurrir, pues su alumna de nuevo sacó una foto.

-Vamos a la parte de abajo de la casa, al sótano -le ordenó Alicia.

Paula bajó como pudo las escaleras a cuatro patas con mucho cuidado. Llegó a la puerta del sotano y siguió bajando escalones sobre sus manos y rodillas. Una vez abajo, sus rodillas se resintieron del áspero y frío hormigón del suelo del sótano, se estremeció.

Alicia la dejó arrodillada mientras miraba el sótano pensando en el posible uso que podría darle. Después le ordenó a Paula que volviera a subir por los escalones pero yendo delante de su alumna. Siguiendo a su profesora, Alicia pudo admirar los bamboleantes pechos y disfrutó admirando sonriente el hermoso culo expuesto ante ella.

-Mueves muy bien el culo y es precioso, perrita.

Paula deseó ser invisible. Nunca se había sentido tan avergonzada. Cada vez se sentía más y más humillada bajo las órdenes de su estudiante, cada vez la cosa iba a más. Llegaron a la planta baja de la casa sin saber Paula qué sería los próximo humillante que se le ocurriría a aquella joven.

-Vamos al garaje, perra.

Paula gateó en dirección al garaje sintiendo la correa de su cuello tirante en manos de la estudiante. Alicia la dejó arrodillada en el centro del garaje y lo examinó buscando qué podía servirle para jugar o qué se podría hacer allí. Vio el botón que accionaba la puerta del garaje y lo apretó. Paula se alarmó.

-Toma las llaves del coche, sal fuera y mételo en el garaje. Pero sigue a cuatro patas.

Cogió las llaves del coche y a cuatro patas se dirigió hacia él, se montó lo más rápido posible y lo metió en el garaje. Se bajó intentando imitar a un perro a cuatro patas.

-Estás temblando, perrita, ¿no te gusta el frescor de la calle?

-Soy una perrita sensible al frío, señorita Soto.

-Ya veo, ya -le dijo Alicia alcanzando y pellizcándole un pezón.

-Vamos a la parte de arriba, perrita.

Paula de nuevo era consciente de que estaba desplegando todos los encantos de su cuerpo desnudo antes su alumna al ir a cuatro patas subiendo la escalera.

Pensaba en una manera de no ver tan expuesto su cuerpo, pero nada. Siguió subiendo los escalones contoneando su culo ante la mirada sonriente y lasciva de su joven alumna.

profesora05Paula paseó por los dos cuartos para invitados y luego llegó al cuarto de su hija. Alicia se entretuvo en inspeccionarlo por completo, incluido el armario, mientras Paula permanecía arrodillada en el centro del cuarto.

-Ahora vayamos a tu dormitorio, quiero ver tu ropa.

Cuando llegaron al dormitorio principal, de un tirón del collar, Alicia dejó de rodillas a Paula en el centro y se puso a mirar por los cajones. Los primeros que abrió eran del marido de Paula y no echó mucha cuenta.

Llegó a los cajones que pertenecían a Paula y en los primeros encontró bragas y sujetadores que sacó despectivamente y tiró encima de la cama. Terminó con los primeros cajones y tiró toda la ropa interior de Paula que había amontonado en la cama al suelo.

-Todo esto lo quiero en la basura, zorra.

Siguió con otros cajones y encontró cinturones, medias y ligueros que terminaron en el montón del suelo. Uno de los cinturones volvió al cajón, al igual que unos ligueros y unas medias. En otro cajón encontró camisetas y culotes para el gimnasio. Hizo que Paula se levantara y se probara las camisetas y los culotes. Guardó en el cajón tres camisetas y dos culotes de deporte y los demás terminaron en el montón del suelo.

En otro cajón estaban los sueters, de nuevo Paula se los fue probando y sólo tres volvieron al cajón, los más ceñidos. En el armario encontró vestidos de noche y camisones. Todo terminó en el montón, menos un traje de noche que Paula suplicó no la hiciera tirar, ya que era un regalo especial de su marido de cuando se casaron. Alicia exigió que se lo pusiera. Era muy estrecho y se pegaba al cuerpo desnudo de Paula. Apenas podía contener los pechos de Paula y el culo se marcaba exageradamente.

El traje al ser tan estrecho se transparentaba mucho y el coño desnudo era claramente visible. Alicia le hizo una foto. Paula se sentía aún más desnuda con el traje que si realmente no llevara nada y seguía cada vez más excitada por la situación que estaba viviendo. Alicia le ordenó que se quitara el vestido y éste volvió al armario. Luego fue al mueble donde Paula guardaba sus zapatos. Todos los zapatos planos fueron al motón y sólo quedaron tres en el mueble, los más altos y sexys.

-¿Estos son todos los zapatos que tienes, zorra?

-Hay algunos más de deporte en el fondo y algunos más en el fondo del armario.

Rápidamente Alicia inspeccionó el fondo del mueble y encontró varios pares de zapatillas de deporte, dejó dos y las otras, al motón. Luego en el fondo del armario encontró tres pares de sandalias de tacones de trece centímetros de afilados tacones.

-Vaya, ¿dónde compraste estos?

-Los compré por catálogo para llevar en fiestas, pero casi no los he usado, son terribles y me dolieron mucho los pies, además de hacerme algunas heridas.

-Ponte estos ahora y pon la posición que una esclava debe adoptar ante su dueña – y le tiró a sus pies el par más alto y con menos tirillas para sujetar el pie.

Paula se puso de pie y se puso los zapatos, al instante se tambaleó peligrosamente. Abrió sus piernas y colocó sus manos en la espalda. Alicia dio una vuelta a su alrededor, inspeccionando a su profesora.

-Te sientan muy bien, estás fascinante, te hace las piernas muy largas y mucho más esculturales y tu culo mucho más respingón, es como una invitación a tocarlo, azotarlo, penetrarlo… Date una vuelta por la habitación.

Paula se movió cuidadosamente alrededor del dormitorio y Alicia de nuevo usó su cámara. Se sentía como si fuese una prostituta que tiene que exhibirse ante varios clientes para que la elijan. Era muy consciente de que su culo se bamboleaba de un lado a otro. Le era muy difícil caminar tan erguida. Sus pechos botaban ligeramente a cada paso. Sus pies le dolían, pero ante todo esto su coño estaba más húmedo aún, lo que no concordaba con la terrible vergüenza que estaba sintiendo.

-Señorita Soto, no puedo seguir caminando.

-No te preocupes, practicarás mucho a partir de ahora. Quédate aquí de pie a mi lado.

Alicia siguió trasteando en el armario e hizo que Paula se probara aún muchas cosas y muchas de estas prendas terminaron en el montón del suelo, que no paraba de crecer. Sólo volvían al armario las faldas más cortas y ceñidas, las blusas más escotadas y transparentes, algunas chaquetas… Lo último que fue a mirar Alicia era el cajón de la mesita de noche. Paula rogaba porque no mirara, ya que allí tenía guardado su vibrador, junto a un libro erótico de SM. Nadie había visto nunca ni el vibrador ni el libro, ni siquiera su marido. Hacía tiempo que los tenía escondidos en el fondo del cajón. Alicia empezó a trastear en el cajón, sacando cosas, hasta que dio con el libro.

-Vaya, Historia de O, no me extraña, bueno, lo dejaremos aquí de momento.

Alicia encontró el vibrador, puso en marcha el mecanismo y el aparato cobró vida.

-¿Usas mucho esto, perra?

-Sólo cuando mi marido no está, señorita Soto.

-¿Y cuántas veces lo usas cuando tu marido está de viaje?

-Cada noche, señorita Soto.

– Ponte en la cama y muéstrame cómo lo usas.

Alicia se sentó en la silla al extremo de la cama. Las manos de Paula no se movían, estaba paralizada, su mente se negaba a obedecer, eso era demasiado.

-¡¡¡¿A qué esperas, zorra?!!!

Las palabras causaron un efecto desagradable en la mente de Paula.

-Por favor, señorita Soto, no puedo hacer esto, por favor…

-¿No puedes o no quieres?

-No puedo, por favor…

-O haces lo que te digo o ya sabes lo que te espera, además tengo nuevas fotos y ya sabes lo que pasaría.

Aturdida comenzó a mover el vibrador por su cuerpo temblorosamente. Lo metió entre sus piernas y las cerró avergonzada, moviendo el aparato de adentro a fuera.

-Bien, zorra, abre bien esas piernas, quiero ver claramente cómo lo haces.

Paula intentaba concentrarse. Sin su marido el vibrador era fuente constante de placer, pero ahora… Extendió las piernas y las abrio todo lo que pudo. Un temblor recorrió el cuerpo de la profesora, se daba cuenta de que más que la amenaza, la que la empujaba era la excitación de ser tratada como siempre había soñado en sus sueños más húmedos.

Comenzó a masturbarse con el vibrador metiéndoselo bien adentro mientras que con la otra mano masajeaba sus pechos y pellizcaba sus pezones. La cámara de Alicia no dejaba de trabajar. La mente de Paula se olvidó de todo y volaba, sus manos y el aparato le daban placer, mucho más que cuando lo hacía en la soledad de su cuarto. Se sentía tan diferente, acariciaba su coño completamente afeitado y las sensaciones eran tan fuertes…

Su respiración se aceleraba cada vez más y pellizcaba con fuerza sus pezones, los retorcía cada vez más hinchados y duros. Sacó el vibrador y comenzó a restregarlo sobre su clítoris. Sentía claramente sus jugos chorrear por sus piernas y su pubis, estaba tan mojada… Sus caderas se contorsionaban y su culo se movía de arriba abajo. Alzó su culo todo lo que pudo y de golpe se introdujo el vibrador hasta lo más profundo.

Sudaba, jadeaba… sus ojos cerrados y su coño hinchado de placer. Sentía que iba a explotar, cuando… De repente, Alicia le sacó el vibrador y lo tiró al suelo, a la vez que le daba una bofetada a Paula.

-¡¡¡Quééééé…!!!

-A ver, zorra, parece que no te has enterado, tú estás completamente bajo mi mando y te correrás cuando yo quiera, cuando quieras ir al baño, será cuando yo quiera, vestirás lo que yo quiera, harás todo lo que yo quiera, eres mía, y sólo harás aquello que yo te ordene, te poseo en cuerpo y alma, ¿te enteras? tengo muchas más fotos ahora, eres mía.

-Sí, señorita Soto, soy completamente suya y le estoy muy agradecida que no enseñe esas fotos a nadie.

-Bien, ahora vete al baño y dúchate, coge todo lo que hay en este montón, mételo en bolsas y lo llevas al sótano. Luego hazme algo de comer. Sólo pon un plato en la mesa y todo lo harás con los zapatos puestos.

-Sí, señorita Soto.

-Otra cosa más, perra, no se te ocurra volver a tocar más tu cuerpo sin mi permiso, ni ahora ni nunca más en la vida. Y recuerda que te has ganado un castigo ejemplar por no mostrarme el respeto apropiado anteriormente. Ahora llévate todo esto.

Alicia cogió el libro y bajó al salón, encendió la televisión y se acomodó en un sillón. Mientras, Paula se duchó de nuevo. Estaba frustrada, quería terminar aquello que ella misma empezó, pero tenía miedo ¿o realmente no quería dejarlo? Alicia se había mostrado inflexible y ella no quería enojarla por nada.

Los pies le dolían horrores, sobre todo los talones, pero tenía que seguir llevando aquellos ridículos zapatos, maldito el día en que los compró porque le parecían sexys. Después de asearse y limpiar el baño, se encaminó hacia su dormitorio y recogió el gran montón de ropa que había en el suelo, pero aquello era demasiado, necesitaba bolsas de basura, y se encaminó hacia la cocina.

-¿Aún no has terminado, perra, date prisa, tengo hambre -le dijo Alicia a su paso por el salón.

Al final fueron tres enormes bolsas de basura las que terminaron en el sótano, para el día siguiente echarlas a la basura. Y esos malditos zapatos que no dejaban de torturarla… “¿Y que le gustará a Alicia para cenar?” se preguntó cuando llegó a la cocina de nuevo. “A todos los jóvenes les

gustan las hamburguesas y las patatas fritas”, así que tal y como lo pensó fue lo que cocinó. Al terminar de prepararlo sintió que también tenía mucha hambre. Paula fue a poner la mesa y recordó que le dijo que sólo pusiera un plato. “¿Dónde comeré yo?”, pensó.

-Señorita Soto, la cena está preparada.

Cuando Alicia entró en la cocina, vio la mesa puesta y a Paula desnuda de pie sobre los altísimos tacones y con una bandeja con la cena en la mano. Alicia sonrió complacida.

-Bien, muy bien, perrita, ahora quédate aquí de pie a mi lado, mientras yo como.

La profesora, hambrienta, se quedó completamente quieta de pie, con sus piernas abierta y con sus pies doloridos mientras veía comer a la joven.

-Tráeme una Coca-cola.

-Sólo tengo Pepsi, señorita Soto.

-Bien, de hoy en adelante sólo comprarás Coca-cola.

-Sí, señorita Soto.

-Está esto muy bueno, ¿te gustaría comer patatas fritas, perra?

-Sí, por favor, señorita Soto.

-Bien, abre tus piernas.

Desconcertada, Paula abrió sus piernas más aún. Alicia cogió una patata, la metió dentro del coño de Paula, la movió un poco en su interior y la sacó, llevándola a la boca de Paula.

-Aquí tienes, perrita.

La profesora, humillada, mantuvo su boca cerrada y su cara se tornó roja sólo de pensar lo que aquella joven acababa de hacer y pedirle.

-¡Abre bien esa boca, zorra!

Paula abrió la boca y Alicia le metió la patata frita embadurnada en su boca.

-Ahora mastica lentamente, saboréala y trágatela.

La profesora hizo verdaderos esfuerzos por tragarse aquella patata.

-Ahora aquí tienes el plato, ve metiéndote las patatas en tu coño, muévelas bien para que se llenen con tus jugos y cómetelas.

profesora07Paula, acongojada, cogió la primera patata, se la metió en el coño, la movió y luego se la metió en la boca, y así siguió patata tras patata.

-¿Quieres hamburguesa, perrita?

-No, señorita Soto -dijo Paula temiéndose algo mientras seguía con su labor de comer.

-Seguro que sí quieres, aquí tienes un trozo bien grande. Ya sabes, métetela en el coño y cómetela.

Paula hizo lo que le pidió, el trozo de carne picada casi se deshace en su coño, luego se lo metió en la boca e hizo esfuerzos por no vomitar de la humillación de tener que hacer algo tan repugnante.

-Bien, límpialo todo y te espero en el salón. Tráete una cinta de medir, un papel y un lápiz. Y no tengo todo el día para estar esperándote.

Paula limpió rápidamente y después de coger lo que le pidió su estudiante, fue al salón.

-Estate aquí de pie delante mía -dijo Alicia a su llegada mirando el reloj.

Cogió la cinta métrica y empezó a medir a su profesora ordenándole que escribiera lo que le iba diciendo. Le tomó medidas de pecho, cintura y caderas, luego le ordenó que abriera las piernas y midió desde su entrepierna hasta tan sólo un par de centímetros del terminar de su culo y le fue diciendo las medidas.

-Bien, perrita, mañana cogerás las faldas que te dejé en los cajones y las deja tan cortas como la medida que te acabo de dar y a todas tus blusas le quitas los dos botones de arriba.

-Sí, señorita Soto.

-¿Te gustó la cena, perrita?

-No, señorita Soto, no me gusto.

-Eso es malo, ya aprenderás a apreciar el sabor de tu coño en la comida. Por cierto, ¿es bueno tu marido en la cama?

-Sí, señorita Soto -Paula estaba avergonzada de hablar de su vida privada con la joven.

-¿Te folla por el culo tu marido?

-No, nunca nadie me ha metido nada por el culo…

-¿Te gusta el sexo, perra? -preguntó sonriente Alicia.

La profesora, completamente desnuda, de pie, abierta de piernas, sus manos atrás, completamente roja, no podía creer lo que le estaban preguntando.

-Sí, señorita Soto.

-¿Le chupas la polla a tu marido, perra?

Con la cara muy roja, Paula asintió.

-¿Y te gusta?

-Sí, señorita Soto.

-¿Te tragas su corrida cuando se corre en tu boca?

-No, eso me da asco… por favor no me haga esas preguntas, señorita Soto.

-¿Antes de casarte a cuántos hombres te has follado, perra?

El coño de Paula estaba cada vez más húmedo cuando mentalmente contó tres antes de decirlo.

-¿Le comiste la polla a todos? -Paula asintió.

-¿Te gusta chupar pollas, perra?

-No, pero ellos me dijeron que lo hiciera, yo los amaba…

-¿Pero realmente te gusta chupar una buena polla, verdad, zorra?

-Sí -respondió casi imperceptible.

-¿Has follado con más de un hombre a la vez?

-Eso nunca.

-¿Nunca has follado con otra mujer?

-No, no me gusta nada eso, es asqueroso.

-¿Entonces nunca te ha besado en la boca una mujer?

-Nunca.

Aquel interrogatorio obsceno duró aún una hora más hasta que…

-Bien, estoy cansada, ya está bien por hoy. Mañana nos espera un gran día, así que vámonos para arriba.

Cuando llegaron al dormitorio, Alicia cogió unos trozos de cuerda, ordenó que Paula se sentara en el suelo y ató cada muñeca de su profesora a cada tobillo quedando abierta de piernas.

-Esta postura tiene dos cometidos, uno, que no te toques el coño durante la noche y otra que voy a usar esta correa para que en adelante me muestres más respeto y obedezcas mis órdenes sin rechistar.

Alicia tumbó de lado a Paula y cogió la correa y comenzó a azotar el culo de Paula con fuerza entre las súplicas de ésta de que parara, que en adelante se portaría bien, que no siguiera azotándola, pero Paula siguió azotándola con todas sus fuerzas mientras Paula sollozaba.

-Van veinte azotes, te daré treinta, así que cállate y no sigas suplicando.

Alicia siguió azotando cada vez con más fuerza, Paula gritaba.

-Bien, ya está bien por esta noche. Ahora, zorra, agradéceme que me moleste en enseñarte a respetarme.

-Gracias, señorita Soto, gracias por enseñarme a respetarla -dijo entre sollozos Paula, humillada y con su culo ardiendo.

Alicia cogió la cámara e hizo varias fotos a la profesora desde varios ángulos, luego se dirigió a la cama, se desnudó completamente y se acostó dejando a su profesora atada y sentada en el suelo, sollozante.

-Buenas noches, perrita -y apagó la luz.

-Buenas noches, señorita Soto…

Alicia se despertó sobre las nueve de la mañana al escuchar a su profesora lloriquear en el suelo al lado de la cama. Al levantarse vio a Paula sentada junto a la cama, completamente abierta de piernas con sus muñecas aún atadas a los tobillos. Sus ojos estaban rojos por haber llorado.

-¿Ocurre algo, perrita?

Paula vio el cuerpo totalmente desnudo de Alicia por primera vez y sin quererlo sintió una oleada de calor, era realmente bonito con sus 19 años, pechos grandes y perfectamente proporcionados, curvas perfectas y le gustó que su pubis también estuviera completamente rasurado.

-No puedo seguir con esto, Alicia, es demasiado difícil de llevar para mí.

-A ver si me explico, ya está sobradamente claro que esto te gusta muchísimo, además, ¿cómo explicarás todas estas nuevas fotos que tienes? -le dijo mostrándole la nueva colección de fotos Polaroid que le había hecho hasta el momento- Mira ésta misma, cómo te masturbas con tu vibrador, está claro por tu cara que estás disfrutando de lo lindo. Así que tú dirás qué hacemos.

-Por favor, Alicia, haré todo lo que me ordenes sin rechistar.

-Bien, pero sigo viendo que no has aprendido el respeto que me debes, que todo lo que hicimos ayer no te sirvió para nada, así que comenzaremos el día con un recordatorio de cómo debes tratarme y el respeto que debes mostrarme.

-Por favor, señorita Soto, lo siento, de verdad, a partir de ahora lo haré todo bien, se lo prometo.

-¿Tú crees que debo creérmelo sin que seas castigada?

Paula no sabía qué decir, ella quería agradar a su estudiante, no quería volver a fallarle.

-¿No es verdad que mereces un castigo, perra?

-Sí, señorita Soto -dijo Paula sollozando.

-Bien, entonces me pedirás que azote tu culo para que puedas aprender a respetarme.

-Por favor, señorita Soto, azóteme en el culo para que pueda aprender.

-¿Cuántos azotes crees que mereces para conseguir que aprendas?

-No me haga esto, haga lo que quiera, pero no me pida esas cosas.

-¡¿Cuántos, perra?!

-Uno -dijo la profesora avergonzada.

-Bien, yo pensaba que diez, pero ya que dices uno, serán veinte.

Alicia cogió a Paula y la obligó a colocarse sobre su regazo, alzó su mano y lanzó un fuerte y doloroso azote sobre el expuesto y marcado culo

de Paula, que sollozaba rendida viéndose sin escape. Paula le suplicaba que no continuara, pero los golpes caían uno tras otro a buen ritmo y en aumento. El culo le ardía y a cada golpe, Paula gritaba sollozante. Terminó con los veinte azotes y Alicia acarició y pellizcó el culo caliente de Paula, luego deslizó sus dedos hasta la entrepierna y metio un par de dedos en el coño de su profesora.

-¿Qué es esto? Estás completamente mojada, ¿te gusta que te azoten en el culo, perra?

Paula no podía contestar, abrumada por la humillación de que además sentía un gran placer con todo aquello. Alicia desató a Paula y ésta se estiró para desentumecer sus piernas y brazos.

-Bien, perrita, quiero que me prepares un café y unas tostadas para el desayuno. Ni se te ocurra tocar tu coño, ya lo sabes, y ponte de nuevo los zapatos de ayer -Le ordenó Alicia a la vez que le daba un fuerte azote en el culo.

-Perdón, señorita Soto, necesito ir al baño.

-Ve a la cocina y prepárame el desayuno mientras yo me ducho, quizás si eres buena, te dejaré que vayas a mear más tarde.

Paula se fue a la cocina mientras Alicia se tomaba una lenta ducha. Cuando Alicia fue hacia la cocina sólo envuelta en una toalla, se encontró con Paula sentada cómodamente con un café en sus manos.

-¡¡¡¿Pero qué es esto, quién te dio permiso para sentarte, quién te dio permiso para que tomaras café?!!! -y varias bofetadas cayeron sobre Paula

-Perdón, señorita Soto, ni siquiera pensé lo que hacía…

-¡Tira ahora mismo ese café por el fregadero y échate sobre la mesa!

Paula se levantó de un salto, tomó la taza de café y la virtió en el fregadero, luego se echó sobre la mesa asustada por el enfado de su alumna.

-¡Quiero tus pechos apoyados sobre el borde de la mesa, tus manos atrás y tu piernas bien abiertas!

Paula hizo lo que le ordenó, pero el equilibrio era peligroso con los tacones de trece centímetros y tan abierta de piernas. Sus pechos soportaban todo su peso y los zapatos amenazaban con resbalarse.

-Ahora te quedarás así mientras yo desayuno y decido qué coño hacer contigo para que aprendas, ¿no te dije que necesitabas permiso absolutamente para TODO?

-Sí, señorita Soto, lo siento mucho, perdóneme, se me olvidó, no me di cuenta…

Alicia se sentó tranquilamente a tomar el café y las tostadas que tan amablemente le había preparado su profesora. Paula, mientras, empezaba a sentir un gran dolor en sus pechos por la presión del peso de su cuerpo sobre ellos y sus piernas comenzaban a temblar. Todo su cuerpo estaba en dolorosa tensión.

-Por favor, señorita Soto, necesito ir al baño, por favor…

-¡Cállate mientras desayuno. Esta es otra demostración de falta de respeto, no puedes interrumpir mi comida con tus estúpidas necesidades.

Paula se calló y se concentró en aguantar su necesidad de ir al baño. Ella ya tenía suficientes problemas intentando soportar la postura sobre el borde de la mesa. Alicia terminó su desayuno y cogió de nuevo la cámara y le hizo una nueva foto a Paula en aquella postura en su propia cocina. Paula se estremeció sólo de pensar la imagen que daría esa foto.

Ella escuchaba cómo Alicia trasteaba en los cajones de la cocina.

Un fuerte azote sobre su culo la desconcertó y tapó su culo con sus manos, para defenderse de la gran cuchara de palo que esgrimía Alicia y con la que la había azotado.

profesora08

 

-¡Quita inmediatamente tus manos de ahí, zorra! No tienes ni idea de respeto ni de obediencia, pero yo te haré aprender -y de nuevo descargó un nuevo golpe con la cuchara en el culo de Paula.

-Lo siento, señorita Soto, no volverá a ocurrir.

-Eso espero, ahora te acabas de ganar diez azotes con la cuchara.

-Hágalo, señorita Soto, pero por favor, luego déjeme ir al baño, por favor…

Alicia alzó la mano y dejó descargar el instrumento diez veces seguidas con fuerza y rapidez. Paula casi termina en el suelo, al perder el equilibrio por el dolor. Después Alicia cogió la correa, la enganchó al collar…

-Bien, ahora a cuatro patas, vamos a ir a que mi perra mee.

Paula no podía creer que la estaba llevando hacia el patio. Llegaron y la puso en el centro del patio, y se paró sosteniendo la correa.

profesora09-Venga, perra, a qué esperas, ésta es la única oportunidad que tendrá de ir al baño hasta que volvamos de las compras de la mañana, así que aprovéchate.

-Por favor, señorita Soto, no puedo hacer esto aquí y delante suya, por favor, déjeme usar el baño.

-El baño es sólo para las personas, y ya que no quieres aprovechar para mear, yo puedo esperar hasta la tarde cuando lleguemos a casa, a no ser que prefieras mear en la calle junto a un árbol -Dijo Alicia al tiempo que tiraba de la correa hacia el interior de la casa.

Paula no sabía qué hacer, le era imposible seguir aguantando y su vientre le dolía ya horrores. Tenía que hacer un esfuerzo y hacerlo allí mismo delante de la joven.

-¡Espere, lo haré aquí!

-Pues venga, que no tengo todo el día para tus tonterías -Alicia sentía algo de frío envuelta sólo con una toalla, pero sabía que el frío estimularía a su profesora para que hiciera sus necesidades allí mismo.

Paula intentó hacer aquel acto tan humillante con la mayor elegancia. Se puso en cuclillas y lanzó un potente chorro sobre el cesped del patio bajo el ojo atento de su alumna, que aprovechó la escena para hacer una nueva foto de su profesora.

-Ya he terminado, señorita Soto.

-Bien, pues vamos arriba a arreglarnos, que tengo pensado hacer un buen uso de tus tarjetas de crédito, necesitas algunas cositas nuevas, ya que hemos tirado casi toda tus cosas -y Alicia dio un tirón de la correa hacia el interior de la casa.

-Dúchate y te espero en tu cuarto. Date prisa y no se te ocurra tocarte el coño, me daría cuenta.

Después de una ducha rápida, Paula se encontró sentada sobre su cama a Alicia vestida con unos vaqueros desgastados y una camiseta.

-Siéntate, perrita, yo me encargaré de maquillarte y peinarte.

Alicia peinó a Paula y la maquilló exageradamente, muy cargada de colores, Paula al mirarse al espejo casi ni se reconoció. Luego le dio unos ligueros y unas medias de colores y le ordenó que se las pusiera.

-¿Puedo sentarme sobre la cama, señorita Soto? -Paula quería pedir permiso para todo, para evitar nuevos castigos. Alicia le dio permiso complacida. Mientras estaba sentada, Alicia le dio de nuevo las sandalias de tacones para que se las pusiera. Paula se alzó con las medias, los ligueros y los zapatos, realmente sexy. Alicia aprovechó para hacer una nueva foto. Paula pudo ver en el espejo lo mucho que resaltaba su pubis afeitado en el marco de los ligueros y las medias, se sentía muy sexy.

-Bien, perrita, ya que casi no tienes ropa apropiada hasta que la compremos, vamos al cuarto de tu hija que allí encontraremos algo apropiado para que te pongas ahora.

-Pero, señorita Soto, la ropa de mi hija es demasiado pequeña para mí.

-Ya lo sé, por eso mismo.profesora10

Alicia escogió del armario de la hija de Paula una faldita cortísima que mostraba el terminar de las medias y el comienzo del culo y una camisetita corta blanca, que al ponérsela Paula mostraba claramente sus pezones oscuros.

De nuevo Alicia aprovechó para fotografiar la descarada y fresca imagen de Paula.

Paula se miró al espejo y le reflejó la imagen de una vulgar puta y se dio cuenta que pasaría un día verdaderamente humillante mostrando sus pechos y enseñando su culo y si hacía algún movimiento, incluso su coño afeitado sería visible, ya que por supuesto, Alicia no le permitiría usar bragas, dándose cuenta en ese momento de que ni siquiera ya tenía bragas en su casa. Lo peor era que cualquier conocido que la viera la podría reconocer.

-Bien, ponte tu collar y vámonos, iremos a un centro comercial de otra ciudad, así damos un bonito paseo en coche.

Aquello, en cierta forma, tranquilizó a Paula que, completamente colorada, cruzaba el umbral de su casa hacía la calle, donde tenía que esperar a que Alicia sacara el coche del garaje…

Continuará…

Texto: José Luis Carranco – Iustraciones: José Morilla

Etiquetas

También puede interesarte...

One thought on “LA ALUMNA – 1ª PARTE”

  1. Lassie dice:

    Con ganas de más!!! Yo me siento igual que la perra de la profesora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *