HISTORIA DEL SHIBARI

La historia del Shibari comenzó con ilustraciones del arte conocido como Hojojutsu, un arte marcial practicado por los samuráis. Para que podamos entenderlo mejor, debemos remontarnos al pasado, al período más oscuro del Japón medieval, donde estas artes se practicaban en los campos de guerra. Esta práctica se basaba en capturar y detener al enemigo de la manera más rápida posible, utilizando las cuerdas. Con el tiempo y el estudio de este arte, los samuráis se especializaron en métodos de tortura extremadamente crueles.

A principios del siglo XVII, Tokugawa Ieyasu (1542-1616) era el gobernador, uno de los partidarios de Nobunaga más inteligentes. Llegó a convertirse en el hombre más poderoso de Japón y, rompiendo sus propias promesas, se volvió contra Hideyoshi (el joven Hideyori), para convertirse en el centro de poder del país. Durante el gobierno de Tokugawa, había cuatro formas de tortura que eran muy comunes: latigazos, piedras pesadas presionando partes del cuerpo del prisionero, restricción de movimientos y colgar con cuerdas. Las cuerdas se utilizaron para provocar restricción de la circulación sanguínea, inmovilización y posiciones humillantes para los presos.

En esta técnica se utilizaron cuerdas de diferentes tipos y colores con el fin de identificar el delito que había cometido el preso y también su clase social. Las últimas imágenes de estas antiguas técnicas de Hobaku-Jutsu fueron halladas en el Castillo de Matsumoto, donde las técnicas crueles y violentas comenzaron a ser eventualmente aplicadas para propuestas estéticas y sexuales.

La primera ilustración en la que se utilizó el Hobaku-Jutsu para propuestas sexuales apareció al final del período de Edo. Fue una época en la que Japón empezó a abrir sus puertas al mundo y los conceptos occidentales llegaron a la nación. A partir de ese momento, estas técnicas de tortura se siguen utilizando para provocar placer, belleza y sensualidad. En las fantasías sexuales, las cuerdas eran un símbolo de poder y control sobre las mujeres.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los japoneses tuvieron un estrecho contacto con los alemanes y aprendieron varios conceptos de sadomasoquismo de Occidente, así como todo el legado del Marqués de Sade. Cuando lo incorporaron todo a sus antiguas técnicas de tortura, se creó el concepto de estética, belleza y sensualidad del arte, que hoy se conoce como Shibari.

En 1960, la popularidad del Shibari había crecido a un nivel en el que incluso se organizaban sesiones especiales en los teatros. En Tokio, la gente pagaba para ver a un Maestro atando a su dorei (esclavo). El Maestro incluso podría elegir a una chica del público, desnudarla, atarla, suspenderla y torturarla sexualmente, frente a todos los espectadores.

El Shibari es un arte que, hasta el día de hoy, es apreciado por muchas personas y uno de los más bellos en la escena BDSM.

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “HISTORIA DEL SHIBARI”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *