ENTREVISTA A AMA EVA FETISH “NO SOY SÁDICA, SOY DÓMINA ERÓTICA”

Hablar de fetichismo es hablar de Eva Fetish. Elegancia y feminidad son adjetivos que la definen a la perfección. Viajamos hasta los dominios de Ama Eva en Madrid para compartir una tarde llena de risas, confesiones y mucho glamour. La reina del fetichismo, como una gran Señora, nos acogió con los brazos abiertos y una gran amabilidad. Más de veinte años avalan la exquisitez de esta Mistress no profesional apasionada del látex, el cuero, los tacones bien altos y toda prenda que realce la elegancia y sensualidad femenina. Su armario es todo un espectáculo digno de admirar.

 

Señora, el protocolo marca que nos tratemos de usted pero a estas alturas creo que vamos a saltárnoslo y nos tuteamos.

Pues si como no hay sumis presentes… ¡podemos hacerlo! Encantada de conocerte cielo, porque te conozco en la distancia desde hace muchísimo tiempo, desde que empezamos casi a  la par… las dos fuimos colaboradoras de la mítica revista Tacones Altos.

He de confesar que yo te tenia mucha envidia por aquello de “¡¡¡Vaya trajes de látex tiene esta mujer!!”

Lo mío siempre ha sido el cuero pero desde hace unos añitos tengo un sumiso de Barcelona que es experto en látex y ha sido él quien me ha ido descubriendo este  material. Porque yo veía esas modelos tan maravillosas, con esos trajes tan pegaditos, brillantes… y a  mí ni  me quedaban así ni me los podía poner, se me rompían o eran muy caros o cuando me llegaba un vestido no era lo que yo quería… y es gracias a este hombre que me ha descubierto los secretos que hay que saber del látex, como el cuidado, la calidad…

Lástima que sea un material perecedero, pero sí que la imagen que da y el tacto que tiene, son inigualables. Es una maravilla y gracias a este hombre tengo un extenso vestuario, y no solo de látex. Es literalmente mi asesor de imagen, me hace las máscaras como la que llevo ahora de látex, es un gran artesano y es un hombre que lleva toda su vida en este mundillo, que os ha conocido a muchas de las Dóminas más prestigiosas del país y que además tiene mucho que contar. De hecho se le menciona en uno de los capítulos del libro de Domina Zara. Yo le tengo muchísimo cariño y tengo que reconocer que la evolución que ha experimentado mi imagen en estos últimos años se la debo, casi en su totalidad, a él.

En el pasado, en las publicaciones de Tacones Altos, renovabas vestuario en cada número, ¿lo sigues haciendo?

A mí me gusta mucho experimentar con mi imagen y no quiero repetirme; no me gusta  repetir dos veces el mismo modelito con la misma persona. Me visto para él/ella, pero principalmente para mí, y disfruto jugando con mi imagen, siendo “muchas”…

 

Fotografía: Bebee

 

Cuando estás sesionando te sientes absolutamente mujer, aunque tienes tu faceta travesti.

Sí, soy hiper femenina y los hombres que me contactan (fetichistas en general), lo hacen por mi imagen, con lo cual tengo que presentarme súper atractiva, morbosa… en el sentido sexual de la palabra “morbo”; una imagen que seduzca, que provoque deseo. Y tengo jugar con las armas que tengo, partiendo de la base de que mi fisonomía carece de vuestros escotes, vuestro culazo, vuestras caderas, vuestra cintura… El hecho de ser esbelta, curvilínea y con buenas piernas son ventajas que aprovecho y a las que saco mucho partido poniéndome cosas que me realcen, como un buen par de botas por encima de la rodilla. Me gustan muchísimo los tacones muy altos y me desenvuelvo muy bien con ellos. Y, por supuesto, el vestuario es la base, pero no lo es todo. No es lo mismo vestirse de chica, que ser femenina. Que esa es la clave, la femineidad. Yo lo consigo con naturalidad, mi femineidad es fuerte y saco partido a todo lo que refuerce mi sensualidad. Gestos, voz, armonía en los movimientos… Esta evolución de tantos años da el resultado que ahora ves, el compendio de lo que se tiene por una mujer fetichista, morbosa y sensual: ¡una espectacular Dómina travesti!

Tienes tu propia Cueva fetichista… ¿qué podemos encontrar en tus dominios?

Un ambiente hiper fetichista, desde que cruzas el umbral de la puerta te sientes en otro mundo. Y el ambiente, la puesta en escena, para quienes nos sentimos fetichistas es ya el 80% del éxito.

 

Fotografía: AngelSatan

 

¿Qué tiempo requiere todo el mundo maravilloso de la dominación para una Ama como Dómina Eva?

¡Uf! Pues mira, yo te diría que esta faceta me ocupa cerca de la mitad de mí tiempo

Y eso lo puedo hacer gracias a mi pareja, que estará leyendo esto, —te quiero mucho, mi vida—. Aparte de que ella siempre comprendió la importancia que para mí tiene esta faceta, ¡es que le encanta! y es mi admiradora número uno. Ella influye mucho en todo ello, tiene voz y voto acerca de qué fotos o vídeos pongo en la red, y por supuesto, es mi mejor asesora en cuanto al tipo de relaciones, imagen y todo lo que conlleva mi faceta pública como Ama Eva. Y aparte, compagino todo esto con mi profesión, que me realiza y de la que vivo perfectamente; ese es, principalmente, uno de los motivos por el cual no soy Dómina profesional —aunque podría serlo perfectamente—. Otro de los motivos es que al final, ser Dómina es una esclavitud (risas)

Si es que las Dóminas profesionales somos esclavas de nuestros esclavos…

Sí, admiro a las que podéis compaginar lo que más os gusta y ser capaces de vivir de ello pero sinceramente creo que en España es muy complicado vivir de la dominación profesional. Y tampoco quiero supeditar otras facetas de mi vida, por dedicarme profesionalmente al BDSM.

¿Qué consejo le darías a las personas travestis y a las que no que se están iniciando o a aquellos que quieran empezar una relación con el Bdsm?

Pues mira, ahí has tocado un tema… has tocado EL TEMA. Primero, lo más importante es DAR EL PASO, y no dejarlo en la fantasía, ni frenarse por culpabilidad ni remordimientos. Pasar de la fantasía a la realidad, esa es la clave.

En mi caso ¿sabes por qué me siento realizada en mi faceta Dómina travesti fetichista, y lo he podido llevar a cabo sin remordimientos…? Pues gracias a mi pareja. Ella lo ha entendido y lo ha apoyado, y ha participado activamente (aunque después no le va el sado), pero yo sin mi pareja no me imagino siendo quien soy. Con lo cual, el siguiente consejo es evidente: si tienes pareja, sinceridad ante todo.

Exactamente, la pregunta venía por esto, porque hoy por hoy vivimos en una sociedad muy hipócrita. Entonces, no todo el mundo tiene la suerte que tienes tú, Ama Eva, de tener una pareja que lo entienda y que libremente puedas comentarlo con ella y hacerla partícipe en tu relación con el fetichismo y el BDSM.

No es suerte, es una actitud. La mayoría de los hombres que me contactan y, tirando por lo bajo, me contactan unos 400  al año (contactos reales y “serios”, aunque después ni uno de cada 20 da el paso a la realidad), de ellos al menos 300 son casados y su pareja, evidentemente, no sabe nada de esto. A ver, cada uno que gestione su vida de pareja como quiera, pero si vives con una persona y no le transmites una cosa que para ti es esencial en tu sexualidad,  le estás ocultando algo importante, y si su mujer se entera sí lo va a percibir como una traición. Porque “¡es que has estado con una travesti!” Cuando he hablado con las mujeres de algunos de mis sumisos de esto, me dicen: “Ah es que yo creía que esto era otra cosa más grave”.

Los hombres tienden a ocultarlo, bien por miedo o porque no le quieren hacer daño a su pareja. Aunque me dicen “es que  mi mujer no lo entendería”, pienso para mí… “¿te has casado con una tontita, que no entiende las cosas?” Hasta mi padre, que tiene setenta y tantos años, ya no se escandaliza estas cosas. No me creo que tu señora esposa con la que compartes tu vida, hijos… no vaya a entender que a ti te atraiga en ciertos momentos de tu vida hacer ciertas cosas que con ella ni puedes, ni quieres… Otra cosa es que desees “forzar” el que a tu mujer le guste esto, eso ya es otro tema. Pero al menos, que lo sepa… pero en fin, yo lo respeto, cada cuál que gestione su intimidad como quiera, y yo le apoyaré. Soy súper discreta (tengo que serlo, de lo contrario ya habría acabado en una cuneta, jiji…) con lo que sé de mis sumisos y la gente que me contacta, con las fotos, con los vídeos, todo… La gente aparece siempre irreconocible, ni siquiera tengo este material en mi ordenador, lo tengo en discos duros aparte por si algún día se me mete un pirata o lo que sea. Soy… discreta no, lo siguiente.

Es que las que nos dedicamos a ello valemos más por lo que callamos que por lo que sabemos.

Absolutamente, la discreción es imprescindible.

¿Todos tus fetiches los has hecho realidad o te falta alguno por realizar?

Pues la de estar con dos atletas negros con pollas de 30 cm aún no la he realizado (risas), pero pienso que las personas que vivimos con plenitud nuestra sexualidad, de lo que disfrutamos es de la antelación, más que de fantasear. Disfrutamos de la anticipación. Yo lo que hago es proyectar a futuro una escena que quiero llevar a cabo. Muchas de las fantasías son para hacerse pajas, y a veces es mejor que se queden ahí, en lo onírico, irrealizables. Sin embargo, cuando lo que haces es anticipar una escena que tu quieres llevar a cabo, y vas a poner de tu parte todo lo necesario para que esa escena se haga real… se podrá parecer o no a tu deseo, pero has puesto los medios para hacerla real.

Fotografía: Bebee

 

¿Sesión perfecta?

Fácil, la perfección es percibir que estás con alguien que te quiere agradar, complacer, y que te quiere hacer sentir estupenda. Y punto.

Que te hagan notar que eres su diosa

Ese es el tema, y yo así lo transmito. Mira, es que algunas veces, también en el sexo, se quiere dramatizar todo, complicar, exagerar… y las cosas en el fondo son bastante simples. Basta con que haya química.

¿Pero no crees que esto es porque la gente está muy mal informada?

Absolutamente. Y es que en Internet se puede ver BDSM de todo tipo, desde las más light hasta las prácticas más extremas. No sé por qué, los hombres que me contactan me preguntan asustados si yo le voy a hacer sangrar o a pegarles o a meterles un cipote como un zepelín. Tengo que tranquilizarles y explicarles que yo tengo mi propia manera de ejercer la dominación, que tiene que ver con el erotismo y la seducción, con ponerme guapísima y subyugar de esa manera a la persona que tengo delante hasta que sólo piense…“qué diosa tengo delante de mí”. No soy sádica, soy Dómina erótica.

Y el esclavo perfecto ¿existe?

La perfección es que durante el encuentro sienta que para él soy una diosa y que su deseo es lograr mi satisfacción. Tiene que haber flechazo, feeling. Y lo que después hagamos, vendrá por sí solo. Así que no tengo un esquema prefijado, puedo sentir desde los primeros momentos si va a haber empatía o no. Para eso, la intuición y la experiencia hacen mucho.

En los primeros encuentros la cosa es muy suavecita. Hablo mucho con él, le animo para que me hable de sus deseos. Algunos son reticentes a hacerlo, y yo soy experta, pero no soy adivina. Es muy importante que el sumiso me explique sus motivaciones, lo que le ha llevado hasta mí. Tampoco se trata de hacer una sesión “a medida”, pero la primera vez es muy importante que yo tenga la información necesaria, para que la sesión sea satisfactoria para ambos.

 

Fotografía: Bebee

 

¿Con qué disciplina disfrutas más?

Con todos los juegos que impliquen erotismo fetichista. Adoración, trampling, facesitting, denegación/prolongación del orgasmo, feminización, ataduras…

¿Cuál es el mejor castigo que se puede aplicar?

Me gusta el castigo como juego erótico. Porque castigar “de verdad”, es hacer justo lo contrario de lo que la otra persona desea… ¡y eso es frustrante!

¿Qué es lo más raro que te ha pedido un esclavo?

En la fase de contacto, aún sin conocernos cara a cara, los hombres suelen decir muchas tonterías. Sobre todo los que tienen poca o ninguna experiencia real, que hablan sólo desde la fantasía masturbatoria. Pero en la realidad de una relación ya física y cara a cara, los deseos que nos proponen son mucho más “normales”. Por ejemplo, me piden mucho el tener una sesión en que participe alguna otra Ama o sumisa amiga mía. Les excita más la puesta en escena, que las prácticas en sí.

¿Qué no haría bajo ningún concepto?

Cosas “sucias”, soy maniática de la higiene. Detesto lo relativo a jugar con fluidos. Y también me corta el rollo todo lo que implique sangre o dolor intenso.

¿Trabajas con un cuestionario previo antes de llevar a cabo el primer encuentro con un sumiso?

Lo tuve en su momento pero la verdad es que ahora prefiero que sea la conversación de los primeros minutos del encuentro, porque además eso ayuda a romper el hielo. No es que llegas aquí, te desnudas y hale! No… llegas aquí, te enseño el gabinete, hablamos, tú me haces preguntas, yo te las hago… me hablas de tu sexualidad… y en esos minutos previos, se consigue que la persona se tranquilice, porque vienen nerviosos (curiosamente, las mujeres no vienen tan nerviosas). Ese puntito de miedo, de emoción, que siempre mola. Esa emoción siempre tiene que estar ahí. pero sirve también para que vean que detrás de esta apariencia impactante hay una tía maja.

Además tú impresionas…

Lo reconozco, tengo una imagen espectacular e impactante. Es más, entiendo que haya hombres que tengan miedo y no se atrevan a dar el paso, y lo respeto, y eso es algo que me pasa con relativa frecuencia. “Eva, hace mucho que te sigo y me pones caliente, pero es que al mismo tiempo me impones mucho…”  y mi respuesta: mira querido, si no lo tienes claro… espera a tenerlo claro. Y es verdad es que yo podría quitarles esos miedos y “convencerles”… pero prefiero no hacerlo, porque dar un exceso de explicaciones, le quita mucha magia. Mejor que se convenzan ellos solos.

Me preguntaba un sumiso el otro día… pero ¿qué es el fetichismo?  El fetichismo es ponerte guapa para el sexo, punto. Tú te tienes que ver fascinante, y comprobar que la reacción que provocas a la persona que está contigo es de fascinación. Cuando empezaba en este mundillo, mi faceta de Dómina no la tenía muy clara…  pero lo de ser fetichista, y buscar gente fetichista, lo he tenido siempre clarísimo. De hecho, yo a la gente que me contacta no les exijo ser sumisos, ni mucho menos —también vienen muchos dominantes, hombres y mujeres— pero el principal requisito es que sean fetichistas.  Que mi imagen les erotice, y a veces que pueda usar con ellos fetiches también. Eso no quiere decir que yo a “todos” los tíos les vista de nenas, pero a muchos sí, porque la mayoría de los que me contactan, y que te contactan a ti, llevan una putita dentro. Y nosotras conseguimos esa catarsis para ellos —es increíble lo putas que son los tíos—, a mí me encanta porque eso nos permite jugar con ellos. Los deseos habituales que me piden realizar es que les emputezca, que les feminice, que les sodomice y les “obligue” a interactuar con otros sumisos. Reconozco que ese tipo de prácticas, de feminización y emputecimiento, las hago muy bien.

 

Fotografía: Carlos Torreblanca

 

¿Cuándo vienen los sumisos a tus dominios ellos traen el material y se visten o tu aportas el vestuario?

Aquí tengo bastante ropa y calzado, pero sí me gusta, más por morbo que por otra cosa, que traigan puesta ropa interior femenina  debajo de su ropa. Porque el hecho de hacerles venir con unas medias debajo de sus vaqueros, el hecho de hacerse con esas ropas, el hecho de ponérselas en su casa o en su oficina para venir aquí y caminar por la calle mientras van sintiendo que llevan puestas unas medias, uff… cuando llegan a la puerta están ya… al 99% . Puro morbo. Aunque aquí suelo tener algo de vestuario. Por higiene lo ideal es que cada sumiso tenga su equipo. Pero no solo me gustan los sumisos putitas, también me gustan los tíos vestidos de forma fetichista, pero en plan masculino. O sea, un arnés, unos pantalones de cuero, unas botas de montar, un uniforme… el fetichismo no es exclusivo de las mujeres.

 

Muchas gracias por esta entrevista, ha sido un placer charlar con una mujer tan interesante como tú, y espero que repitamos muy pronto.

Tenemos que repetir y profundizar mucho más. Bienvenida a mi armario, el placer ha sido mío.

 

Eva Fetish y Lady Monique de Nemours durante la entrevista

 

AZOTE DE PREGUNTAS:

¿Fetiche preferido? botas altas por encima de la rodilla y tacones de 15cm.

¿Color preferido? el negro!! elegante, sienta bien, se combina bien… el negro es NUESTRO color!!

¿Comida preferida? ligerita, que puedas tomar estando encorsetada… el marisco, ideal!

Una prenda que no puede faltar: el corsé, por supuesto.

Lo que más detesta: la falta de higiene. Parece mentira, que a algunos haya que recordarles que se duchen…

Lo que ama: ¡a mi parejita!!

Una palabra que le defina: soy el morbo personificado.

Un recuerdo bonito: la primera vez que mi pareja me depiló entera…

¿Cómo se ve de mayor? como una abuela sexy… mientras no se me caiga el culo!

Frase o lema personal: Siempre hay un camino, si el deseo va unido al valor.

 

Web: 

www.ama-eva.com

 
Blog:
 
Videos:
Fotografías: AngelSatan – Bebee – Carlos Torreblanca.

 

Etiquetas

También puede interesarte...

One thought on “ENTREVISTA A AMA EVA FETISH “NO SOY SÁDICA, SOY DÓMINA ERÓTICA””

  1. Ludi dice:

    Es una persona tan mágica, eficaz y real que no necesita fingir o esconder su ego. Esa es precisamente la fuerza de su seducción aparte de su gran atractivo y morbo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...