EL SUTIL Y DELICADO AROMA DEL CASTIGO

Me encuentro en pleno proceso de convertirme en sumiso de mi esposa, ella ya es mi Ama, me va domando poco a poco, y aunque me va a costar numerosas palizas, más pronto que tarde me convertiré en un sumiso del que su Ama se sienta orgullosa
Ahora estoy en el rincón de la alcoba, desnudo de cintura para abajo, y empiezo a sentir frío, frío en todo el cuerpo menos en el culo, el culo lo tengo hirviendo, y todavía le queda un buen rato así.

Mientras estoy así reflexiono un poco, y solo rememorar la tunda que acabas de darme hace que me excite, y pienso, seré vicioso…

Verte en zapatillas ya me pone cardíaco y si estás en plan Dominante spanker ya me salgo de los aparejos, cada vez que recuerdo alguno de tus gestos, tus frases, tus amenazas, tus movimientos, tus miradas me excito un poco más, y claro al final acabo con la tranca que toca la pared, tanto me gusta, que empiezo a acariciarme, eso sí con cuidado por si vienes, me pillas y me das otro repaso.

Pero eso que me da miedo por un lado, me excita por el otro, el caso es que te oigo llegar por el pasillo, el inconfundible sonido de tus zapatillas cuando las llevas en chancla o cuando son abiertas por detrás como es hoy, haces el sonido de una ametralladora tap tap tap tap tap tap.

Buf, es un sonido que me vuelve loco, pero loco de remate, mi excitación sigue en aumento, y claro cuando llegues, me temo que me vas a dar lo mío.

Pero ese día en vez de llegar como un torbellino como haces casi siempre, llegas calmada, eso me excita y asusta a la vez, me miras y disfrutas de las vistas, yo no me atrevo a mirarte a la cara, y tampoco digo nada.

Entonces te sientas en la cama, esta vez al contrario que casi siempre cruzas tu pierna izquierda por encima de la derecha, y te quedas mirándome, al poco recuperas tu posición normal y colocas tu pierna derecha cruzada por encima de la izquierda, chancleteas con la zapatilla, jugueteas con ella, y me miras divertida.

—Ven aquí anda.

Me acerco con mi enhiesta espada por delante, y sigo sin atreverme a mirarte a la cara.

Me miras y sin dejar de hacerlo me acaricias los huevos con tu zapatilla granate, esa que tanto dolor y placer me ha dado, me los restriegas de arriba abajo, y después me la pasas por mi aparato, por un lado, por otro, ese roce de la felpa y de la suela de goma hace que esté en el mismísimo Paraíso, me tienes entregado, comiendo en tu mano, sabes que en ese momento puedes hacer lo que quieras que conmigo.

—¿Qué voy a hacer contigo?

Ese tono mitad severo, mitad maternal me sigue volviendo loco.

—¿Matarte a palos? ¿Es eso lo que quieres que haga contigo?

—No cariño mío.

—¿Romperte la zapatilla en  el culo?

—No amor mío.

—¿Entonces cuándo vas a aprender a obedecerme? ¿Es que todavía no sabes que a mí hay que obedecerme? ¿Lo sabes o no lo sabes?

—Si, si lo sé.

—Lo sabes ¿verdad? Pues dámela.

Entonces estiras aún más tu pierna derecha y me empujas levemente con tu zapatilla, la cojo, me dices que la bese, y que te la dé, te hago caso, beso el empeine, me encanta sentir la suave felpa en mi cara, la beso por dentro y  beso la suela, y huelo el interior de la zapatilla, que huele a ti, a tu pie, es el olor del castigo… y me encanta.  Entonces cuando ya la tienes en tu mano, me miras, y tocándote tu regazo con la punta de la zapatilla, me dices:

—Ponte aquí anda, que tú no entiendes otro idioma…
Autor: slipper2013

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “EL SUTIL Y DELICADO AROMA DEL CASTIGO”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...