EL REENCUENTRO (PARTE II)

Y vi sus zapatos delante de mí… me acarició la cabeza y deslizó sus manos sobre los músculos del cuello y hombros para saber el estado de tensión en el que estaba y ordenó me pusiera en pie… uuuf iba a verle frente a frente apenas a unos centímetros de mi, me fui incorporando poco a poco hasta tenerle frente a mi, vi su rostro, sus cabellos rubios se habían tornado plateados, mantenía su corta coleta, no pude mirarle a los ojos hasta que me ordenó hacerlo, nuestras miradas se fundieron, fue como ver una aparición, algo místico y pensé: “hágase en mí según tu palabra” en ese instante supe que podría hacer conmigo lo que deseara.

Arrodillada ante Él me puso el collar y ordenó que le hiciera de perra.

Se tumbó en el sofá, a cuatro patas me acerqué al mueble en el cual a una altura adecuada para poder coger con la boca había depositado una pitillera de acero con sus iniciales grabadas, la cogí ente los dientes y a cuatro patas fui hacia Él, sorprendido la cogió, sonriendo me acarició la cabeza diciéndome “muy bien perra me ha gustado mucho el detalle”.

Subí al sofá y de rodillas con mis nalgas sobre los talones comencé a lamerle los pies, esos que tantas veces había adorado y añorado, le chupé los dedos uno a uno como si de un miembro se tratara, succionándolos, chupándolos, lamiéndolos, mordisqueándolos… mi culo se iba separando de los talones, se iba poniendo en pompa a medida que crecía mi excitación y se contoneaba a un lado y otro, me fui colando entre sus piernas separándolas para poder lamerle desde el empeine a la rodilla, hice lo mismo con la otra pierna y subí un poco más para seguir con los muslos. La excitación me podía deseosa de llegar a su miembro, pero sabía que debía ir despacio, lamí un muslo después el otro saboreando cada poro de su piel, ansiosa, excitadísima y babeando subí un poco más hasta llegar a la cima, lamí sus ingles con la punta de mi lengua y con movimientos rápidos saboreé el contorno de su miembro erecto, levanté la cabeza y con la boca abierta introduje su miembro en mi boca “despacio perra no seas ansiosa…saborea despacio la polla de tu Amo” y conteniendo mi excitación comencé a lamerle el prepucio, con la punta de la lengua lo rodeaba, lo succionaba, lo babeaba y hacía hincapié en el agujero de la uretra.

Fui mordisqueando el miembro a lo largo, un lado a otro lado, hacia arriba y hacia abajo dando lametazos largos una y otra vez hasta que de un largo lametón llegué hasta sus testículos, lamiéndolos le succioné uno y otro repetidas veces, mi sexo chorreante palpitaba desesperadamente, lamí el perineo hasta el ano y jugué un rato con él lamiéndolo, babeándole, intentando meterle la punta de mi lengua… seguí lamiendo volviendo por el perineo de nuevo a sus testículos, se acercaba el momento tan deseado… introduje su miembro en mi boca hasta lo más profundo, hasta hacerle sentir las contracciones de mi garganta, manteniéndole ahí “así perra… muy bien… aguanta”, mi culo en pompa, mi sexo abierto, deseoso, chorreante... con su mano empujaba mi cabeza follándome la boca, le lamía el miembro enloquecida, desesperada le succionaba y babeaba…”para perra aún no me quiero correr”.

Y así tal cual estaba como perra en celo jugó con mi sexo tan deseoso de ser ultrajado y entonces me ordenó le hiciera de puta.

Continuará…

 

_NeFeR_

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “EL REENCUENTRO (PARTE II)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.