EL PODER DE LA SUMISIÓN

Para entender el poder de la sumisión, primero hay que entender lo que es un sumiso, de dónde viene y cómo se expresa.

La verdadera sumisión es algo que viene de lo profundo de una persona y es una parte esencial de su naturaleza. Es algo expresado desde el alma y como tal, va mucho más profundo que el mero acto físico / sexual de ofrecerse uno mismo a un Amo por placer. Una persona puede comportarse de una manera sumisa, pero esto no es lo mismo que ser “sumiso”.

Ofrecerse completamente a otro, entregar todas las elecciones y el “poder” requiere una fuerza interior excepcional. Alta autoestima y un conocimiento con el fin de renunciar  al poder y dárselo a otro, así como la comprensión de que poseer ese poder interior es esencial.

Abrazar y expresar mi naturaleza sumisa me ha dado las más poderosas oportunidades para encontrar los niveles más profundos de confianza e  intimidad que sólo pueden surgir del vínculo entre un Amo y sub. Es la expresión final del equilibrio, la oposición arquetípica del yin (el principio receptivo) y el yang (el principio activo). Ambos lados son perfectamente iguales, pero formando un todo perfecto. Mutualmente interdependientes del otro.

Como sumisa, mis metas son venir ante el Master como un cáliz vacío para ser llenado … o un lienzo negro para ser pintado … arcilla sin forma esperando ser moldeada. A través de este intercambio, sé que voy a ser más de lo que era antes … el Amo toma la materia prima, o el lienzo en blanco o la piedra preciosa sin procesar y saca el brillo interior. En esta experiencia, lo que muchos malinterpretan es que ellos asumen que el Amo impone Su voluntad sobre el sumiso y ella se convierte en lo que Él quiere que ella sea. Yo no estaría de acuerdo … para mí, el Amo hace resaltar las cualidades de la sumisión de una manera más pronunciada. Más bien se le dice que “actúe” de una manera sumisa, es el papel de la sumisa quitar el velo hasta que ella se convierte en el reflejo perfecto del servicio devoto y en servir a su Amo, ella encuentra una alegría y equilibrio interior que viene de saber que con cada velo removido, cada frontera cruzada, se vuelve MÁS de quién y lo que ya es.

Cuando me siento, oigo y veo el orgullo de mi Amo en mí, sé que  estoy elevada y adorada por encima de todas las mujeres. He dado verdaderamente el don de mi alma a Él y en ese intercambio Él se vuelve tan ligado a mí como lo soy a Él. Esa es la belleza de la sumisión para mí. Existe una dinámica donde cuanto más me pide mi Amo, más puedo dar, y más profundo se vuelve nuestro límite. Crece exponencialmente. El yin / yang perfecto del Amo siendo ese principio activo en el TOMANDO y el sumiso siendo el receptivo en el DAR.

Mi sumisión se expresa de muchas maneras: a nivel físico, mental, emocional y espiritual. Sin todos esos niveles, de nuevo, se convierte simplemente en un acto físico. Hay una santidad para la sumisión también para mí. Como la oración u otros actos de devoción, está viviendo mi vida con una intención y enfoque que siempre se esfuerza por la más alta y más pura expresión. Poner la relación primero … siempre buscando maneras de complacer y ofrecer más de mí misma de lo que creo que puedo. Es esto ir más allá y empujar los límites que se convierte en la recompensa más importante de la sumisión para mí … el lugar de empoderamiento y el conocimiento de uno mismo y la resultante fuerza interior / transformación. También está bailando con las sombras internas … las partes de mí que están sobre el miedo y siendo tomadas en el viaje por alguien (el Amo) que estará allí para atraparlo para que nunca realmente se caiga.

La parte más especial de la sumisión para mí es el nivel de intimidad y conexión del alma con otro. Cada velo que se quita, cada frontera cruzada, cada latigazo aceptado y suplicado, cada vez de ser llevado a las regiones ultraperiféricas de dejar ir el control … todo esto es el pegamento que une al Amo y se suma completamente el uno al otro. Para convertirse completamente desnudo y vulnerable en cada nivel, a continuación, dar más de lo que creo que puedo y ver el orgullo, el amor y la devoción en los ojos de mi Amo es el mayor regalo imaginable.

 

Autor: rarejewel    Hallado en Internet,  en IronGate.com

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “EL PODER DE LA SUMISIÓN”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Vídeos

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...