CÓMO ESCAPAR DE LA ESCLAVITUD FEMDOM

La verdad respecto a la esclavitud de la Dominación Femenina (FemDom) es que no es legalmente coercitiva, pero esto oculta el hecho de que, a pesar de todo, puede ser increíblemente coercitiva, tanto espiritual, emocional como mentalmente. Por consiguiente, aquí tienen una corta lista de las normas generales que pueden guiar un exitoso plan de fuga para aquellos que se hallen absolutamente esclavizados por una Mujer Dominante y que, a medida de que las semanas de esclavitud pasen a convertirse en meses, y los meses en años, empiecen a ansiar el respirar de nuevo el dulce aire de la libertad.

Regla 1 – No lo hables con ella

Tu plan de fuga debe de ser ser mantenido en el más alto secreto. Nunca le comuniques a ella tus intenciones, pues tomará todo lo que le digas como un insulto personal y, posiblemente, aún te atará más corto, con  una capa adicional de culpabilidad. No le enseñes las cartas que tienes en la mano.

Las mejores fugas se producen por sorpresa, sin previo aviso.

Regla 2 – No trates de hacer un túnel hacia la libertad: ¡ella te hundiría dentro!

Evita excusas como: “Pensaba que esto era lo que yo quería, pero…”, o “No creo que yo tenga madera para ser un verdadero esclavo”. Aunque pudiesen funcionar, te perseguiría, por el resto de tu vida, la expresión de absoluto desprecio que aparecería en su rostro cuando se las dieses.

Regla 3 – La escapatoria ha de parecer moralmente respetable

Busca una razón que te haga parecer como un santo o un mártir y no como un vago redomado que no puede soportar la carga de trabajo propia del esclavo. Utiliza una excusa que pueda funcionar, como la de una madre ya mayor y enferma, o la de tus responsabilidades con los tuyos, e incluso la de una novia que regresa del pasado. Haz que sea plausible y, al mismo tiempo, idealmente fáctica. Emplea la verdad lo menos posible y solo cuando sea preciso, pero evita las mentiras evidentes, porque las Mujeres Dominantes pueden ver, con mucha claridad, a través de las mentiras masculinas.

Regla 4 – No apuestes a la carta de la simpatía

Eso nunca funciona, ni en las relaciones “vainilla” (las “normales”) ni en las relaciones SM. Las mujeres solo tienen una auténtica simpatía por su propia especie. En el mejor de los casos, eso puede silenciar su reproche vocal hacia ti, pero de todos modos lo pensará, lo cual es igual de malo. Actúa como si lo estuvieses haciendo con todo el dolor de tu corazón y con un noble sentido del deber.

Regla 5 – Adula su ego

Si la excusa que has elegido se está desmoronando, sugiere o insinúa que parte del problema es, también, que te has enamorado de ella. Esto funcionará como algo al mismo tiempo muy halagador y profundamente preocupante para ella. ¡Es perfecto!

Regla 6 – ¡No mires atrás!

Puede que sea una gran Cabrona Superior y Dominante, pero puede interpretar el papel de la niñita herida e indefensa tan bien como cualquier otra mujer. Una vez hayas cruzado la alambrada, ¡corre como si te persiguiese el Diablo y no pares de correr!

Kwizikl

Encontrado en Internet, en la página El Hombre sin sombra.

N.d.T.: El que esto ha traducido es un ardiente enamorado y un gran defensor de la Dominación Femenina, pero le ha parecido que este texto es lo bastante interesante como para merecer su difusión en nuestra revista. Si algún esclavo o, mejor aún, alguna Dómina tiene una opinión contraria, nos encantaría reflejarla en esta misma publicación. Gracias anticipadas.   

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “CÓMO ESCAPAR DE LA ESCLAVITUD FEMDOM”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...