Al servicio de Mi Señora

Quería escribirle unas palabras sobre mi última jornada en su casa…

Cuando me dijo que me arrodillara y le besara los pies, me sentí como su sumisa, no había discusión!!; una obediente sumisa que debía hacer lo que se le ordenaba… pero además noté en usted un “subidón” tan grande que me sentí reconfortada viendo su cara de disfrute, después de tanta frustración, tanta mala pata y tantas malas vibraciones….

Noté también que ese era mi puesto: recibir unos buenos azotes, mostrar mi ropa interior a su público para reconfortarla. Usted dijo que era un regalo para mi (y me siento muy halagada de ello, es más espero que no sea el último), pero sentí que también era un regalo para Usted…

Puede usarme tantas veces como quiera, seguramente superando mis límites poco a poco, quizás proponiendo yo misma cosas que atraigan a un selecto público a su cam… si me quiere poner un collar póngamelo, si debo usar correa o una mordaza que me prohíba hablar… hágalo.
Si en cualquier momento de mi servicio, quiere darme un buen cachete en mi culo, sin venir a cuento, zásss!!!. Me encantará sentirme manoseada como una vulgar camarera de motel, jejeje.

Disfrute, siéntase usted misma, gane dinero (es la única manera que puedo ofrecerme a ayudarla…). Quiero sentir otra vez su poderosa buena energía, y notar en mi comportamientos que nunca o casi nunca he notado…

Yo misma le daré ideas (dígame viciosa o maliciosa)… Se imagina el otro días tras el azote, enviarme a servirle una copa de cerveza mientras se despedía del público… guau!!! y no me deje quitarme el cinturón de castidad, aunque llore como una perra por ello. Es precisamente ese aparatito el que me mantiene atenta a sus necesidades y psicológicamente atada a sus deseos. Me habrá oído hablar alguna vez que no hay collar más poderoso y correa mas resistente que llevar puesto ese aparatito durante una semana o mas.

Con gran aprecio hacia usted y su humanidad me despido, esperando poder estar de nuevo a su servicio, sentirme tanto o más femenina como me hace sentir usted y deseando que pase pronto el verano!!!

Autor: Clarise de Nemours.

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “Al servicio de Mi Señora”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *