AGRADECIMIENTO

Nosotras las sissys, las sumisas y los sumisos tenemos que tener presente muchas cosas del mundo bdsm que nos dan nuestra Señoras o Señor Dominante. Una tarde me encontraba en la casa de mi Señora, esa tarde era un poco atípica, porque a llegar yo a su casa para que el servicio diario,  me dispuse a cambiarme de indumentaria y con la sorpresa, que me encontré encima del mueble de mis uniformes, un top negro de tirantes y una bonita falda de polipiel entallada por debajo de las rodillas. Cogí las dos pendas y me dirigí hacia mi Señora para preguntarle por esas dos pendas. Llegué donde se encontraba y le pregunté: “¿Señora he encontrado estas dos pendas encima de donde guardo mis uniformes, que hago con ellas?”  Mi Señora respondió: “si están ahí puestas es para probártelas”, no me lo podría creer, ésa tarde mí Señora quería que me probase esas dos pendas.

Me fui corriendo a la habitación, me desvestí, me empecé a poner el cinturón de castidad, a continuación me puse una lencería acorde con las pendas, algo sexy, braguita, no mejor tanga, unos pantys, no mejor unas medias con sus ligueros, el sujetador a juego, me puse la falda, me la coloqué en mi cintura, empecé a cerrar la cremallera y  !!! Bien¡¡¡, me quedaban que ni en pintura, sentí en ese mismo momento un placer incondicional me sentía feliz por dentro de mi cuerpo, después me metí el top, también me sentía genial, me puse los últimos detalles, pendientes y zapatos, y me dirigí hacia mi Señora, me postré de rodillas, la saludé, y mí Señora me ordenó que me incorporase, y ella me revisó como estaba vestida, noté que le gustaba lo que me había puesto, me salté un poco el protocolo y la miré a los ojos y le dije, Gracias Señora, por verme así.

Otra tarde ya me había vestido con el  indumentario correcto para el servicio de mi Señora, con la lencería correspondiente, con la bata de servir y el delantal, me ordenó una limpieza a fondo de la cocina, mueble por mueble, sacar lo que había y limpiar el mueble y los objetos que había en su interior. Me metí en faena, yo estaba haciendo mis cosas y de pronto me hizo una visita mi Señora,  me preguntó: “¿nena como vas la faena?”, lo que respondí: “Señora bien, Gracias Señora por poder hacer esto”

Estaba mi Señora esa tarde muy alegre feliz, quiero recordar que estaba hasta canturreado canciones, esa  tarde me encomendó hacer el cuarto de baño, yo como Pedro por su casa, me preparé, cogí mis utensilios para ponerme a limpiar y me puse manos a la obra, empecé a limpiar todo el bañó desde los sanitarios (el Walter, el lavado, el plato de ducha), hasta los azulejos, y una vez que terminé y recogí todos los utensilios de limpieza, me preguntó mí Señora que cómo estaba y cómo había terminado la tarea, y yo le respondí “Gracias Señora por poderte limpiar”

En otra ocasión mi Señora me dijo: “nena esta tarde te voy a enseñar principios básicos del protocolo del Bdsm”, me puso de rodillas delante suya, y empezó a sacarme y enseñarme artilugios de juego de Bdsm y para qué se usan, sus fines, sus medidas de seguridad y cómo se debería de limpiar seguramente, también me estuvo hablando de cómo tenía que ser mí conducta de sissy, y después dejó para lo último el tema de saber esta en reuniones  BDSM, osea el protocolo que quería inculcarme como sissy, los saludos, cómo tenía que tratar a las demás Señoras y Señores Dominantes, tuvimos un gran charla o mejor dicho me estuvo instruyendo durante toda la tarde. Me encontraba ansiosa de estar oyendo las nociones básicas de protocolo BDSM, cuando terminó la explicación de mi Señora, me preguntó y me dio la palabra para  preguntarle las dudas que me podrían haber surgido, lo que accedí encantadamente, y  aclaró algunas de mis dudas, y le respondí GRACIAS SEÑORA.

En otra ocasión mi Señora me preparó por la tarde, tuvo la gentileza  de llevarme a un cuarto que nunca había entrado ya que siempre se encontraba con la puerta cerrada, yo iba vestida con mi uniforme habitual de servidumbre, cuando llegamos a la puerta de la habitación, la abrió y  me encontré en el medio como un clase de trípode, mi Señora me estuvo explicando qué era ése artefacto, cómo se llamaba y sus usos, lo cual decidimos probarlo y tener mi primera experiencia en ése artefacto y cuando terminamos de usarlo, mi Señora me preguntó que tal había ido la experiencia, a lo que respondí “muy bien Señora, GRACIAS SEÑORA, por haberlo probado”

Ahora ya ha llegado el momento de explicar todos los expuestos anteriormente, fijando en los detalles más significativos que ha habido, que una Señora Domina, se ha delicado e invertido sus tiempo en enseñar, educar, en hacer realidad unos sueños, en ser confidente de nuestro mayor secreto, por eso y por más, una sissy, una sumisa y un sumiso, no son nada ni nadie sin no tiene una Señora o Señor Dominante, Gracias por existir. 

Autor: Sissy Chantal

Etiquetas

También puede interesarte...

0 thoughts on “AGRADECIMIENTO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Encuestas

¿Dominas o te dejas someter?

View Results

Cargando ... Cargando ...